Reducción de la Pobreza

El 24-O sale a la venta “Progreso”, escrito por Johan Norberg y traducido por Diego Sánchez de la Cruz

El próximo día 24 de octubre, Ediciones Deusto publica mi nuevo proyecto: la traducción del libro “Progreso”, de Johan Norberg. Juan Ramón Rallo colabora escribiendo el prólogo del ensayo. El lanzamiento se enmarca en la colección de libros auspiciada por la gestora Cobas Asset Management, de Francisco García Paramés, y por el Instituto Juan de Mariana, del que soy miembro.

Continuar Leyendo

El legado de la Escuela de Chicago en Chile

El economista Cristián Larroulet, Ministro Secretario General de la Presidencia del Gobierno de Chile, ha escrito recientemente sobre los vínculos entre el liberalismo económico en su país y la Escuela de Chicago:

Como es bien sabido, se ha dado el nombre de Chicago boys a un conjunto de economistas chilenos que, a partir de la década de los 50, cursaron estudios de posgrado en la Universidad de Chicago, inicialmente gracias a un convenio de colaboración celebrado con la Universidad Católica de Chile en 1956. Esto permitió a un grupo de profesionales de nuestro país tomar contacto con la investigación económica más avanzada del planeta y empaparse de unas teorías que, por entonces, eran todavía prácticamente desconocidas en el mundo político, con muy contadas excepciones. Más tarde, el Movimiento Gremial, fundado por Jaime Guzmán y antecedente directo de la UDI, fue el primer grupo político chileno en incorporar en su ideario estos principios económicos.

Pero en el más de medio siglo transcurrido desde entonces las cosas han cambiado mucho. Con matices en el instrumental con que se las aplica, enriquecidas por los resultados de nuevas investigaciones y con las necesarias adaptaciones a contextos históricos diferentes, las teorías de Chicago forman parte hoy del sentido común económico en Chile y en buena parte del mundo. Chicago ayudó a entender que entregar amplios espacios a la iniciativa privada colabora más al desarrollo que la omnipresencia de un Estado planificador y empresario, que el libre comercio internacional es mejor que el proteccionismo, y que el equilibrio fiscal y la estabilidad monetaria son preferibles al déficit crónico y la inflación. Para comprobarlo, basta con recordar cuán diferente fue la conducción económica de Ricardo Lagos a la de Salvador Allende, o la de Eduardo Frei Ruiz-Tagle a la de Eduardo Frei Montalva; como también apreciar el amplio consenso que hoy existe en torno a las ventajas de un Banco Central autónomo. Por eso, no es nada extraño ni mucho menos preocupante que los economistas que defienden esas ideas tengan hoy vínculos políticos mucho más diversificados.

Larroulet también ha escrito recientemente sobre el positivo desempeño de la economía chilena entre 2010 y 2013. El avance, en su opinión, se debe a la intensificación de la libertad económica que ha desarrollado el gobierno de Sebastián Piñera. 

Las cifras de crecimiento que muestran que nuestra economía se expandió en los tres años recién pasados a un promedio de 5,8% -muy superior al 3,3% de los cuatro años previos- provienen del Banco Central, de cuya autonomía y rigor técnico nadie duda. Adicionalmente, son los antecedentes recopilados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) los que permiten concluir que, entre 2006 y 2009, Chile creció 0,3 puntos menos que Latinoamérica y únicamente 0,1 más que el mundo; mientras que, entre 2010 y 2012, lo hizo 1,2 puntos más que Latinoamérica y 1,7 más que el mundo.

Los datos de empleo del INE, que indican que en los últimos tres años se crearon más de 800 mil puestos de trabajo -comparados con 440.000 de los cuatro anteriores- son plenamente consistentes con los que arroja la encuesta de empleo de la Universidad de Chile, según la cual solo en el Gran Santiago, donde vive poco más de un tercio de los chilenos, se han generado 270 mil empleos.

La reducción de la pobreza que permitió conocer la encuesta Casen de 2011 -que registró un mínimo histórico de 2,8% para la pobreza extrema- coincide con la tendencia que reveló la Cepal. La caída en la desigualdad de ingresos, que llegó al nivel más bajo medido por la Casen desde que comenzó a hacerse en 1987 -luego de haber subido entre 2006 y 2009-, está en línea con la encuesta de empleo de la Universidad de Chile, que ha mostrado que en los últimos tres años la desigualdad de ingresos ha sido la más baja de los casi cuarenta últimos años.

La clara disminución del número de personas víctimas de delitos que reflejó la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana (Enusc) de 2012, que arrojó el dato más bajo desde que empezó a realizarse en 2003, es perfectamente congruente con los antecedentes de la Fundación Paz Ciudadana y los datos de denuncias del Ministerio Público. La mejora en los resultados de aprendizaje escolar que evidencia el Simce resulta corroborada por las pruebas internacionales Timss y Pisa.

Adicionalmente, hay muchos otros rankings internacionales que reflejan los logros de nuestro país. En el Índice de Desarrollo Humano, que elabora el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y que mide tanto ingresos económicos como niveles de educación y salud, no solo subimos del lugar 42° al 40° del mundo, sino que nos convertimos en el primer país de Latinoamérica que superó a uno de Europa Occidental (Portugal).

Según el Índice de Percepción de Corrupción, de Transparencia Internacional, pasamos de ser el 25° a ser el 20° país menos corrupto del planeta, superando tanto a Estados Unidos como a la mayoría de los miembros de la Unión Europea. De acuerdo al Banco Mundial, en materia de facilidad para hacer negocios, que es también clave para el desarrollo, avanzamos del lugar 53° al 37°. Y el Índice de Eficiencia del Gasto Público, del Foro Económico Mundial, comprobó un súbito ascenso del 40° al 10° lugar, lo que significa que los recursos de todos los chilenos se están empleando de un modo mucho más fructífero.

A continuación pueden consultar una entrevista con Cristián Larroulet en la que trata algunos de los temas de su libro “Chile, camino al desarrollo”.

Por último, no dejen de ver esta conferencia en la que José Piñera analiza los retos pendientes de América Latina en materia de desarrollo socioeconómico:

Cae la pobreza en Colombia

El último informe de coyuntura económica de BBVA Research para Colombia dedica un apartado especial al importante proceso de reducción de la pobreza que ha vivido el país latinoamericano en los últimos años. A continuación recojo dos párrafos y dos gráficas al respecto, pero pueden leer el documento al completo haciendo click aquí

En lo corrido de este siglo la pobreza en Colombia ha presentado una tendencia decreciente con resultados importantes en cuanto al número de personas que han superado esta condición. Entre 2002 y 2012 el número de pobres se redujo en 5,3 millones de personas y el de pobres extremos en 2,4 millones de personas. En términos porcentuales la pobreza se redujo en 17 p.p., pasando de 49,7% en 2002 a 32,7% en 2012, y la pobreza extrema en 7,3 p.p., pasando de 17,7% a 10,4%

Pobreza en Colombia

Adicionalmente, el recientemente aplicado en Colombia, Índice de pobreza Multidimensional (IPM) ha mostrado mejoras importantes en las condiciones de vida de los más pobres, con una reducción del número de pobres de 1,2 millones de personas entre 2010 y 2012. Este indicador, implementado desde 2010 complementa el indicador de pobreza monetaria en el sentido en que mide la pobreza directamente, en dimensiones como la educación, la salud, las condiciones de la vivienda, entre otros. Los principales avances presentados entre 2010 y 2012 se debieron a mejoras en las condiciones de vida de los hogares, principalmente en acceso a la salud, atención a la primera infancia, logros educativos y mayor infraestructura de vivienda.

Se acaba 2012, el mejor año de la Historia

Reproduzco varios párrafos de un fantástico artículo que ha publicado Jorge Alcalde para cerrar el año 2012. Gracias de corazón a las decenas de miles de personas que han visitado esta bitácora con ánimo de compartir información e ideas. 

A estas alturas, decir que 2012 es un buen año es de juzgado de guardia. Pero es que los datos dicen que así ha sido. Y los datos son inmisericordes con la realidad de quienes sufren y sufrirán (sufriremos) la peor de las crisis que este país recuerda.

Los indicadores de desarrollo global están en 2012 en verde chillón. Lean:

En 1990, las Naciones Unidas lanzaron el programa Objetivos del Milenio para, entre otras cosas, reducir a la mitad el número de habitantes del planeta bajo el umbral de la pobreza para 2015. Ahora sabemos que el objetivo se logró en 2008, sin merecer grandes titulares. Eso sugiere que probablemente nos encontremos en el momento de la historia de la humanidad con menores índices globales de pobreza.

También es probable que estemos a punto de alcanzar el récord mundial de disponibilidad de recursos energéticos. A pesar de las constantes amenazas sobre el fin de las reservas (especialmente petrolíferas), la ciencia y la tecnología se las han ingeniado para hallar nuevas vías de suministro antes impensables. El advenimiento delfracking (fractura hidráulica) se ha convertido en una de las noticias científicas del año: un nuevo método para mejorar la extracción de gas y petróleo del subsuelo. Como no podía ser de otro modo, las organizaciones ecologistas se han opuesto a la aplicación generalizada de esta tecnología, pero, querámoslo o no, supone un paso único para el aumento de las reservas de energía fósil disponible hasta niveles no vistos en la historia de la humanidad.

Ni que decir tiene que la población mundial nunca ha estado tan sana como este año. Por primera vez, la esperanza media de vida al nacer de un africano ha superado los 55 años, y las personas aquejadas de malaria son hoy una quinta parte de lo que sumaban en 2000.

Estamos más cerca que nunca de hallar una vacuna contra el SIDA, y avanzamos en la definitiva erradicación mundial de la polio.

Según el Instituto de Estudios para la Paz de Oslo, este año han muerto menos personas en guerras que en ningún otro año en el último siglo. Lo que es lo mismo que decir que es el año con menos víctimas bélicas de la historia.

Por supuesto ninguno de estos datos les importan (nos importan) a los acomodados ciudadanos del Occidente fértil. Para nosotros, 2012 ha sido el año de la peor crisis, que pone en peligro las bases de un hipertrofiado Estado de Bienestar y nos condena a vivir menos cómodamente que nuestros padres. Obligados a luchar en el día a día de nuestras necesidades laborales, nos olvidamos de que para la mayor parte de la humanidad la vida sigue mejorando. Y lo hace gracias a que nunca antes ha habido tanto progreso científico, tantalibertad de mercado y tanta democracia como en 2012.

Es cierto que quedan muchas sombras en la fotografía de nuestro devenir. Demasiadas cortapisas al progreso, demasiadas ataduras al desarrollo y demasiados tiranos. Pero nadie puede dudar de que mientras el llamado oeste del planeta se lame las heridas de la crisis, la imparable carrera de la razón y la libertar está arrancando más y más almas de las garras de la pobreza, la ignorancia y la enfermedad.

El que viene va a ser un año duro, nos dicen nuestros gobernantes. Sí, lo será para nosotros. Para usted y para mí, condenados a seguir remando en un país de políticos cortoplacistas, sectas territoriales, recortes a la investigación y soflamas pseudocientíficas. Pero para más de dos tercios de la humanidad 2013 puede ser un año con más alimentos transgénicos que dar de comer a los hijos, más tecnología antiparasitaria para combatir enfermedades, más ordenadores portátiles en escuelas aisladas del mundo, más mujeres alfabetizadas, algún que otro dictador caribeño menos y mucha más ciencia… Sí, esa ciencia que huye como una hemorragia del panorama que los políticos patrios han pergeñado para España.

Hagan click en el siguiente enlace para leer el artículo de la revista Foreign Policy sobre el progreso del desarrollo humano en la última década: Charles Kenny – Best Decade Ever 

¡Felices Fiestas y Feliz Año Nuevo!

Capindialismo: el impasse de las reformas aperturistas en India

En una excelente serie de tres artículos publicada por el Instituto Juan de Mariana, Francisco Moreno traza un breve recorrido por la historia económica moderna de India. La primera parte de la serie analiza los “dislates tras la independencia” (pueden leerla al completo aquí).

“Después de la independencia en 1947, buena parte de los recursos de la India se orientaron hacia la creación de un Estado democrático, pero centralizado y de exaltación nacionalista (…). La India se adhirió de forma entusiasta al modelo de desarrollo socialista desde su independencia. Se impuso una economía de planificación centralizada. El padre de su emancipación moderna, JawāharlālNehru, fue un rendido admirador de la economía soviética y de Stalin (la misma URSS ofreció apoyo a la descolonización india)”

“Las reiteradas manipulaciones en los procesos de mercado fueron llevadas a cabo mediante sucesivos planes quinquenales aún hoy existentes (el año próximo estrenarán su duodécimo plan económico). Con frecuencia se olvida que la India era la séptima nación industrial antes de su independencia”

“La heredada burocracia del imperio británico no hizo sino crecer y perfeccionarse tras su independencia. Llegó a límites irracionales. Como botón de muestra mencionaremos la licencia Raj, vigente hasta 1991. Con la coartada de distribuir (¡ah, los distribuidores!) equitativamente el trabajo entre todos los indios y todas las regiones de la India, durante más de cuarenta años toda actividad económica de aquel país estuvo sometida a innumerables permisos por parte de laberínticas instancias burocráticas”

“El nivel promedio de aranceles llegó a ser del 87%. Las teorías de Raúl F. Prebisch y de Gunnar Myrdal fueron las inspiradoras de tamaño desvarío al ignorar que el comercio es siempre una fructífera relación entre comprador y vendedor. Otros “hitos” de la emancipación nacional vinieron luego de la mano de Indira Gandhi al decretar la autonomía alimentaria, así como los programas de esterilización semiforzosa en un intento de diseño arrogante de desarrollo. En consonancia con estas ideas dominantes de entonces, muy pocas voces se alzaron contra dicho modelo aberrante de crecimiento. Sólo la honestidad intelectual del lúcido Peter Th. Bauer brilló con luz propia como excepción crítica frente aquella opinión mayoritaria”

“El populismo reinante de aquellos años se reflejó asimismo en una tributación confiscatoria y caprichosa. Mientras la actividad agrícola quedó exenta, los tipos del impuesto directo fueron aumentando gradualmente hasta llegar a alcanzar el 97,5% (!) en el tipo marginal superior. El impuesto de sociedades, por su parte, vio fluctuar su tipo impositivo entre el 55 y el 80%. Era probablemente el país con la mayor carga tributaria del mundo. La evasión se convirtió en una cuestión de supervivencia”

A finales de los 80, el desastre económico cambió el rumbo de las políticas económicas indias, alimentando un giro de corte liberal que Francisco Moreno describe en la segunda parte de la trilogía (pueden acceder a dicha entrega haciendo click aquí).

“En julio de 1991, caído el muro de Berlín y estando ya la planificada economía soviética y la propia URSS ambas en coma, se desregularon en la India muchos sectores, se bajaron decididamente los impuestos, se devaluó la rupia junto a su progresiva convertibilidad, se controló la inflación, se redujo el déficit presupuestario, se cortaron subsidios y subvenciones, se privatizaron algunas industrias estatales, se desmanteló la infausta licencia Raj, disminuyó el control del gobierno sobre el comercio exterior y se fomentaron las inversiones del exterior, entre otras. Sólo a partir de aquellas medidas patrocinadas por Narasimha Rao y, más tarde, por Manmohan Singh, la economía india se puso verdaderamente en marcha al desembarazarse de muchas de las trabas sangrantes que impedían su desarrollo desde que obtuvo la independencia

“El muy imperfecto capitalismo activado hace ya veinte años está dando sus frutos. Las exportaciones, las importaciones y las reservas han ido aumentando sostenidamente cada año. La famosa “tasa de crecimiento hindú” quedó más que duplicada desde entonces. Si observamos la propiedad de sus principales empresas por volumen de facturación, el 41% son estatales, otro 41% son propiedad de tradicionales sagas familiares (Birla, Tata, Ambani, Singhania, Mittal, Mahindra, Agarwal…) y el 18% restante son de titularidad institucional o tienen el accionariado más difuso. Sin embargo el grueso del entramado empresarial está formado por millones de pequeñas o medianas empresas dispersas por doquier que han resurgido al calor de las reformas de 1991. Sus anhelos y proyectos modestos contribuyen a su manera a la modernización y prosperidad de su país. Estas pymes son las que contratan la mayor parte de la fuerza laboral india; muchas de ellas operan en la economía sumergida”

“Inesperadamente la nueva economía india se especializó en servicios de software y en la tercerización de otros servicios técnicos y de información. En concreto, la industria de la tecnología de la información fue el primer sector que tuvo éxito fuera de sus fronteras sin ser parte de ninguno de los planes del gobierno de la India. La Administración no supo cómo regular ni hacer tributar todo lo relativo a dicha tecnología. La dejó a su suerte –en contraste con las computadoras y demás equipos de hardware-, por lo que se convirtió por sí sola en una de las actividades más pujantes e innovadoras del país”

“El índice de pobreza en la India, según estándares actualizados del Banco Mundial, que estaba en torno al 55% de la población en 1980, pasó al 45,3% en 1994 para descender acusadamente al 29,8% en 2011″

No obstante, aquella liberalización parcial no será suficiente para asegurar la prosperidad. De ahí que Francisco Moreno haya publicado un tercer artículo en el que llama a India a asumir una nueva ronda aperturista para evitar el impasse actual y recuperar la senda del crecimiento y el desarrollo. Pueden leer esa tercera pieza en su totalidad haciendo click aquí.

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies