Liberalismo económico

El 24-O sale a la venta “Progreso”, escrito por Johan Norberg y traducido por Diego Sánchez de la Cruz

El próximo día 24 de octubre, Ediciones Deusto publica mi nuevo proyecto: la traducción del libro “Progreso”, de Johan Norberg. Juan Ramón Rallo colabora escribiendo el prólogo del ensayo. El lanzamiento se enmarca en la colección de libros auspiciada por la gestora Cobas Asset Management, de Francisco García Paramés, y por el Instituto Juan de Mariana, del que soy miembro.

Continuar Leyendo

El legado de la Escuela de Chicago en Chile

El economista Cristián Larroulet, Ministro Secretario General de la Presidencia del Gobierno de Chile, ha escrito recientemente sobre los vínculos entre el liberalismo económico en su país y la Escuela de Chicago:

Como es bien sabido, se ha dado el nombre de Chicago boys a un conjunto de economistas chilenos que, a partir de la década de los 50, cursaron estudios de posgrado en la Universidad de Chicago, inicialmente gracias a un convenio de colaboración celebrado con la Universidad Católica de Chile en 1956. Esto permitió a un grupo de profesionales de nuestro país tomar contacto con la investigación económica más avanzada del planeta y empaparse de unas teorías que, por entonces, eran todavía prácticamente desconocidas en el mundo político, con muy contadas excepciones. Más tarde, el Movimiento Gremial, fundado por Jaime Guzmán y antecedente directo de la UDI, fue el primer grupo político chileno en incorporar en su ideario estos principios económicos.

Pero en el más de medio siglo transcurrido desde entonces las cosas han cambiado mucho. Con matices en el instrumental con que se las aplica, enriquecidas por los resultados de nuevas investigaciones y con las necesarias adaptaciones a contextos históricos diferentes, las teorías de Chicago forman parte hoy del sentido común económico en Chile y en buena parte del mundo. Chicago ayudó a entender que entregar amplios espacios a la iniciativa privada colabora más al desarrollo que la omnipresencia de un Estado planificador y empresario, que el libre comercio internacional es mejor que el proteccionismo, y que el equilibrio fiscal y la estabilidad monetaria son preferibles al déficit crónico y la inflación. Para comprobarlo, basta con recordar cuán diferente fue la conducción económica de Ricardo Lagos a la de Salvador Allende, o la de Eduardo Frei Ruiz-Tagle a la de Eduardo Frei Montalva; como también apreciar el amplio consenso que hoy existe en torno a las ventajas de un Banco Central autónomo. Por eso, no es nada extraño ni mucho menos preocupante que los economistas que defienden esas ideas tengan hoy vínculos políticos mucho más diversificados.

Larroulet también ha escrito recientemente sobre el positivo desempeño de la economía chilena entre 2010 y 2013. El avance, en su opinión, se debe a la intensificación de la libertad económica que ha desarrollado el gobierno de Sebastián Piñera. 

Las cifras de crecimiento que muestran que nuestra economía se expandió en los tres años recién pasados a un promedio de 5,8% -muy superior al 3,3% de los cuatro años previos- provienen del Banco Central, de cuya autonomía y rigor técnico nadie duda. Adicionalmente, son los antecedentes recopilados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) los que permiten concluir que, entre 2006 y 2009, Chile creció 0,3 puntos menos que Latinoamérica y únicamente 0,1 más que el mundo; mientras que, entre 2010 y 2012, lo hizo 1,2 puntos más que Latinoamérica y 1,7 más que el mundo.

Los datos de empleo del INE, que indican que en los últimos tres años se crearon más de 800 mil puestos de trabajo -comparados con 440.000 de los cuatro anteriores- son plenamente consistentes con los que arroja la encuesta de empleo de la Universidad de Chile, según la cual solo en el Gran Santiago, donde vive poco más de un tercio de los chilenos, se han generado 270 mil empleos.

La reducción de la pobreza que permitió conocer la encuesta Casen de 2011 -que registró un mínimo histórico de 2,8% para la pobreza extrema- coincide con la tendencia que reveló la Cepal. La caída en la desigualdad de ingresos, que llegó al nivel más bajo medido por la Casen desde que comenzó a hacerse en 1987 -luego de haber subido entre 2006 y 2009-, está en línea con la encuesta de empleo de la Universidad de Chile, que ha mostrado que en los últimos tres años la desigualdad de ingresos ha sido la más baja de los casi cuarenta últimos años.

La clara disminución del número de personas víctimas de delitos que reflejó la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana (Enusc) de 2012, que arrojó el dato más bajo desde que empezó a realizarse en 2003, es perfectamente congruente con los antecedentes de la Fundación Paz Ciudadana y los datos de denuncias del Ministerio Público. La mejora en los resultados de aprendizaje escolar que evidencia el Simce resulta corroborada por las pruebas internacionales Timss y Pisa.

Adicionalmente, hay muchos otros rankings internacionales que reflejan los logros de nuestro país. En el Índice de Desarrollo Humano, que elabora el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y que mide tanto ingresos económicos como niveles de educación y salud, no solo subimos del lugar 42° al 40° del mundo, sino que nos convertimos en el primer país de Latinoamérica que superó a uno de Europa Occidental (Portugal).

Según el Índice de Percepción de Corrupción, de Transparencia Internacional, pasamos de ser el 25° a ser el 20° país menos corrupto del planeta, superando tanto a Estados Unidos como a la mayoría de los miembros de la Unión Europea. De acuerdo al Banco Mundial, en materia de facilidad para hacer negocios, que es también clave para el desarrollo, avanzamos del lugar 53° al 37°. Y el Índice de Eficiencia del Gasto Público, del Foro Económico Mundial, comprobó un súbito ascenso del 40° al 10° lugar, lo que significa que los recursos de todos los chilenos se están empleando de un modo mucho más fructífero.

A continuación pueden consultar una entrevista con Cristián Larroulet en la que trata algunos de los temas de su libro “Chile, camino al desarrollo”.

Por último, no dejen de ver esta conferencia en la que José Piñera analiza los retos pendientes de América Latina en materia de desarrollo socioeconómico:

Valores de hierro: recordando a Lady Thatcher

valores de hierroValores de hierro: recordando a Lady Thatcher” es un libro breve que pretende hacer memoria del paso de Margaret Thatcher por el gobierno de Gran Bretaña. La histórica dirigente conservadora fundió conservadurismo y liberalismo para reordenar por completo la plataforma electoral de la derecha política del Reino Unido. Dio la batalla de las ideas mientras ejerció un liderazgo firme que redujo el peso del Estado, aumentó la libertad empresarial y controló la inflación desbocada.

Heredó un país enfermo, rescatado en dos ocasiones por el FMI y sumido en una crisis marcada por la radicalización sindical y el inmovilismo gubernamental. A cambio, entregó un país en expansión, admirado en el mundo como ejemplo de reforma y adaptado por fin a las exigencias de la globalización económica. Este breve libro hace balance de todo aquello, ponderando también sus decisiones en materia de política exterior y evaluando además algunos episodios interesantes de su trayectoria personal.

Pueden descargar “Valores de hierro” haciendo click aquí.

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies