Reformas

Paso a paso hacia un mundo mejor

Interesante artículo de opinión de Gabriela Calderón:

Celebremos el mejor año de la historia. 2013 lo fue. Nunca antes en la historia de la humanidad tantas personas habían vivido vidas tan largas ni tan cómodas. La pobreza, la violencia, el trabajo y la mortalidad infantil, todos han caído alrededor del mundo a niveles sin precedente histórico. Entre 1990 y 2010 la proporción de la población mundial que vivía con menos de $1,25 (cifra ajustada para la paridad del poder adquisitivo) al día cayó de 43,1% a 20,6% o, visto de otra forma, 693 millones de personas abandonaron la pobreza.

El promedio mundial de expectativa de vida al momento de nacer ha pasado de 52 años en 1960 a 69 años en 2010. De cada 1.000 niños que nacían en 1960, un promedio de 108 fallecían antes de cumplir 5 años. Hoy, esa cifra ha caído a 28 en 2011. En 2012 la Organización Mundial de Salud declaró que la proporción de personas sin acceso a una fuente de agua potable se redujo en más de la mitad: a 11% desde 24% de la población mundial en 1990. Cada vez menos niños trabajan: en 1950 cerca del 40% de los niños en África trabajaban, para 2010 esta proporción había caído a menos de 25%. Esta es una tendencia que se sostiene a nivel mundial, cayendo la proporción mundial de niños que trabajan de más de 25% en 1950 a alrededor de 5% en 2010.

Puede que estemos viviendo en los tiempos más pacíficos de la historia de la humanidad. Steven Pinker de la Universidad de Harvard dice en su libro The Better Angels of Our Nature que: “las guerras tribales eran nueve veces más mortales que las guerras y los genocidios del siglo veinte. La tasa de asesinatos en la Europa medieval era más de treinta veces lo que es hoy. La esclavitud, los castigos sádicos, y las ejecuciones frívolas eran características normales de la vida durante milenios, luego fueron abolidas repentinamente. Las guerras entre los países desarrollados han desaparecido e incluso en el mundo en vías desarrollo, las guerras ahora matan a una fracción de la cantidad de gente que mataban hace tan solo unas cuantas décadas”.

Vivimos en un mundo más saludable. Por ejemplo, los datos señalan que se ha detenido el avance del VIH/SIDA cayendo el total de muertes a nivel mundial por causa de esta enfermedad de 1.936.100 en 2004 a 1.662.900. Esto podría ser el resultado de la creciente cobertura de terapia antiretroviral: en 2004 solo 17% de aquellos con un caso avanzado de VIH tenían dicha cobertura, en 2009 esta proporción había aumentado a casi 37%.

Desde la crisis financiera en 2007-2008 una ola de pesimismo ha invadido gran parte de la discusión. Algunos vieron la oportunidad perfecta para cuestionar la globalización/capitalismo y hacer un llamado a un rol más protagónico del Estado en las economías. Pero como pueden ver, la narrativa de un mundo en declive simplemente no está respaldada con datos. Lo que si se desprende de los datos es que la última ola de globalización ha coincidido con impresionantes mejoras en la calidad de vida para millones de personas alrededor del mundo.

Similares reflexiones hace Mario Noya en esta columna:

Nos puede parecer increíble a los españoles, pero lo cierto es que el mundo está mejor que nunca. La proporción de gente que vive con menos de 1,25 dólares diarios ha pasado del 43,1% en 1990 al 20,6% en 2010; la expectativa media de vida era de 52 años de 1960 pero de 69 en 2010; la mortalidad en menores de 5 años se cifraba en el 108 por 1.000 en 1960 y en cambio en el 28 por 1.000 en 2011; la tasa de población sin agua potable ascendía al 24% en 1990 y se reducía al 11% en 2012… Mi compañero Diego Sánchez de la Cruz ofrece más datos fabulosos en este post, descriptivamente titulado “El mundo va a mejor”. No dejen de leerlo.

No se trata de emular al inefable Pangloss sino, ya digo, de reparar en los datos, de “ver en lo que es”, que diría Stendhal. Y ‘lo que es’ es que la Humanidad está viviendo los mejores momentos de su historia. Desde la Revolución Industrial y el advenimiento del capitalismo moderno, concreta y no casualmente. De ahí que, por ejemplo, sea injusto denominar al XX “el siglo de la Megamuerte”, a pesar de las guerras mundiales y la Shoá y otras espantosas devastaciones: “Si tenemos en cuenta que durante el siglo XX murieron más de seis mil millones de personas”, anota Steven Pinker en su monumental ‘Los ángeles que llevamos dentro’, “podemos estimar que durante ese siglo murió en combate en torno al 0,7% de la población mundial”. Si incluimos en la lista negra a los caídos por hambrunas y enfermedades relacionadas con la guerra, así como a los que perdieron la vida en “genocidios, purgas y otros desastres provocados por el hombre”, ese 0,7 se convierte en un 3%. Hagan click aquí y comparen con tiempos pasados. Con todos los tiempos pasados.

¿Moraleja? A pesar de todos los pesares, que siempre estarán ahí porque el mundo jamás será perfecto –¡ni lo quiera Dios!, que diría Lola Flores–, estamos mucho más mal que bien. Seamos realistas: hemos materializado innumerables veces lo imposible. Así que no tiremos al niño con el agua sucia, que los árboles no nos impidan ver el bosque… ¡y mucho cuidado con los atrasistas!: esta manga de liberticidas pretende llevarnos de vuelta a la barbarie milenaria con el obsceno cuento del buen salvaje y sus infames ideologías promisorias, que sólo garantizan muerte y miseria.

Uno de cada tres euros prestados a las empresas españolas procede ya del extranjero

Atención a esta información de El País

Uno de cada tres euros prestados a las empresas españolas procede ya del extranjero, según los datos más recientes del Banco de España, correspondientes al mes de octubre pasado. Cuando empezó la crisis, en el año 2008, los bancos españoles eran protagonistas del 76,2% y los préstamos del exterior solo suponían el 23,8%. Tras cinco años y medio, la financiación procedente del exterior se ha disparado y esos préstamos concedidos desde el extranjero representan un 33,2%, una cuota récord en toda la serie estadística del Banco de España.

Los datos sugieren que las empresas han ido buscando cada vez más financiación en el exterior ante los problemas de buena parte del sistema financiero español, que ha cerrado el grifo del crédito a las empresas y ha preferido centrarse en la deuda pública.

Los préstamos del exterior a las sociedades no financieras se situaron en octubre en 331.346 millones, según los datos del Banco de España, una cifra superior en 4.000 millones a la de cierre del año 2012. En cambio, los préstamos de la banca española (incluidos los que han sido titulizados y están fuera de balance y los transferidos al banco malo) han descendido más de 115.000 millones en un año (un 15%) y más de 70.000 millones en lo que va de 2013. Encadenan 37 meses consecutivos a la baja.

“Los datos muestran que la caída del crédito no se debe solo a falta de demanda”, señala Sara Baliña, socia de AFI. La economista destaca que son sobre todo las grandes empresas, con acceso a la banca internacional, las que han optado por lograr fuera el dinero. Las pymes se encuentran con el doble problema de que la banca española reduce el crédito y de que ellas no tienen fácil el acceso a préstamos del exterior. Baliña considera que ha llegado el momento de que la banca española empiece a abrir el grifo a las empresas, no ya por el bien de la economía, sino porque es el único segmento que le puede permitir la mejora de sus márgenes de negocio.

Los problemas de oferta parecen verse también en el crédito a los hogares. Aunque aquí los préstamos del exterior son una mínima parte (pues la inmensa mayoría de las familias no tiene acceso a ellos), no solo han crecido durante el año, sino que se encuentran en niveles casi récord (3.056 millones). Mientras, los préstamos de la banca española a los hogares se han recortado 40.000 millones en lo que va de año.

Las empresas piden dinero al extranjero

"La universidad pública es un lobby centrado en obtener rentas públicas”: Clara Eugenia Núñez

Carlos Sánchez reseña el nuevo libro de Clara Eugenia Núñez sobre las universidades españolas:

La España de las autonomías se ha llenado de campus universitarios bajo la atenta mirada del poder político, que, como dice Clara Eugenia Núñez, han inventado la biblioteca-espectáculo, poco espacio para el estudio y el depósito de libros y mucho para el divertimento. Algunos datos lo corroboran. En 1975, había en España 28 universidades, pero en 2007 ya eran 77 (de ellas, 50 públicas) con 132 campus universitarios. Es decir, una por provincia. Hoy existen tantos campus como institutos de enseñanza media había en España a comienzos del siglo XX.

Clara Eugenia NúñezTanto dispendio, sin embargo, no evita una realidad dolorosa: ninguna universidad española se encuentra entre las 200 mejores del mundo, lo que da idea de tan excelsa mediocridad. Y lo que probablemente sea más preocupante: su irrelevancia social es absoluta. Eso es, precisamente, lo que denuncia Clara Eugenia Núñez en Universidad y Ciencia en España, un libro que acaba de ver la luz y que refleja las miserias desde dentro (cinco años como directora general de Universidades) de una institución esencial en la formación de sociedades avanzadas, pero que en España se ha convertido (salvo en excepciones) en una inmensa agencia de colocación de profesores desmotivados y mal pagados, y en un inmenso aparcamiento de jóvenes condenados al paro o al subempleo.

Señala la autora que, en España, el clientelismo político y el caos organizativo se han apoderado del funcionamiento de las universidades. Algo en lo que tiene mucho que ver, como sostiene en su libro, su deficiente diseño institucional, que resulta calcado al de las comunidades autónomas, que son quienes meten mano en su funcionamiento al margen de cualquier racionalidad académica.

La autora del libro pone un ejemplo. Es evidente que cada año hay un desfase brutal entre la oferta de plazas universitarias y la demanda de titulaciones, lo que obliga a muchos alumnos que no alcanzan la nota a matricularse en otras disciplinas que no desean, con el consiguiente fracaso académico y económico. ¿Y por qué no se cambia el sistema?, se pregunta Núñez. Su respuesta no deja lugar dudas. A nadie importa la oferta educativa, “sino la permanencia en sus puestos de miles de profesores, muchos de ellos redundantes en la Universidad”.

Su conclusión es que la Universidad se ha convertido “en un lobby cuyo principal objetivo es obtener rentas públicas” bajo la amenaza permanente de presión política y movilización en la calle. El resultado sólo puede ser uno: España gasta en centros universitarios una cantidad “comparable” con otros países de la OCDE, pero los resultados académicos están muy por debajo de lo que cabría esperar en un país que destina tantos recursos a su sostenimiento. Sin duda, porque la Universidad tiene mucho más que ver con la política que con el conocimiento.

Dos casos lo acreditan. En la Universidad Carlos III, la plantilla de profesores contratados creció sospechosamente antes de unas elecciones a rector (impulsadas por el rector saliente Peces-Barba) para que su voto determinara los resultados de la votación a favor de su candidato; mientras que el exrector Berzosa, de la Universidad Complutense, lo que hizo fue subir los sueldos a los trabajadores para lograr la reelección (lo cual consiguió). Como dice Núñez, “su liberalidad, con los fondos públicos por supuesto, puso en apuros a todas las demás universidades públicas de Madrid, cuyos sindicatos empezaron a presionar a favor de un trato similar en aras de una supuesta equidad”.

Y es que el nepotismo, el compadreo, viene de lejos. La exdirectora general de Universidades de Madrid recuerda que la primera reforma –de 1983– permitió el ascenso a catedráticos de los entonces llamados profesores agregados. ¿El resultado? “Muchos diputados a Cortes y altos cargos en el Gobierno socialista se beneficiaron de esta medida”.

Educación concertada y privada: menos coste, más profesor por alumno, mejores resultados académicos

Como ha explicado Domingo Soriano tomando datos del Informe PISA, “en España, el número de alumnos por aula en primaria es de 20,1, por debajo de la media de la OCDE (21,3) y casi al mismo nivel que la UE-21 (19,9). en la clasificación del tamaño estimado (tiene en cuenta el número de materias a las que asiste cada alumno) la proporción es incluso mejor. En primaria, por ejemplo, el número de alumnos por profesor es de 13,1 frente al 16,1 de media en la OCDE y la UE-21”.

El think tank Civismo ha puesto la lupa sobre esta cuestión, detallando la diferencia en la ratio profesor/alumno en las diferentes autonomías españolas. Los datos son del INE, la OCDE y la Confederación Española de Centros de Enseñanza. Esta es la comparativa resultante:

Alumnos por profesor Pública vs Privada Educación España

Vemos que la media de los colegios públicos (9,7%) es claramente inferior a la de los centros concertados o privados (18,9%). Por tanto, podemos decir que derivar el gasto en educación hacia un “cheque educativo” repercutirá necesariamente en un aumento de la ratio profesor/alumno. A esto se uniría el ahorro fiscal y la mejora académica derivada de dicha reforma.

En relación con el “ahorro fiscal” que supondría el “cheque educativo”, Civismo destaca que “el coste de la educación concertada es de entre el 35% y el 51% de la plaza pública”. En relación con la mejora académica que acarrearía este cambio de paradigma, Civismo señala que “el País Vasco es un buen ejemplo, pues seis de cada diez alumnos estudian en un centro privado y se obtienen algunas de las mejores puntuaciones en el informe PISA”. Ambos datos provienen del estudio Libertad de Educación en España publicado por CECE.

Sistema de pensiones en Chile ha impactado en un 8,5% sobre el PIB en 30 años

La siguiente noticia de Emol.com analiza el impacto socioeconómico del modelo de pensiones de gestión privada implementado por Chile:

La implementación del sistema previsional de capitalización individual habría tenido un impacto positivo en el PIB chileno de 8,55%, es una de las principales conclusiones que arroja el estudio “Contribución del sistema privado de pensiones al desarrollo económico de Latinoamérica”.

La investigación, que analiza las experiencias de Colombia, México, Chile y Perú, fue presentada este jueves durante un foro organizado por Sura Asset Management. De acuerdo a las conclusiones, si bien el impacto del sistema de capitalización individual es positivo en todos los países analizados, se registraron diferencias que se explican por el diseño del sistema de pensiones; del programa de capitalización individual y su transición; el contexto macroeconómico; el perfeccionamiento de la regulación, y las características del mercado laboral, entre otras.

El estudio, coordinado por el economista Rodrigo Acuña, replica el cálculo hecho el año 2003 por Vittorio Corbo y Klaus Schmidt-Hebbel quienes analizaron los efectos de la reforma al sistema de pensiones sobre el nivel del producto y el crecimiento económico durante los primeros 20 años del cambio de sistema.

Según la publicación, tras la creación del sistema de capitalización individual se produce un importante incremento del ahorro nacional, el que alcanza niveles en torno al 25% del PIB, muy superiores a los históricos (en torno al 15%). Entre 1981 y 2012 el flujo de ahorro previsional obligatorio  alcanzó un promedio de 4,86% del PIB, y la reforma implicó un aumento del ahorro total de 3,11% del PIB.

De acuerdo al estudio, las principales modificaciones realizadas en 1981 con impacto macroeconómico fueron el ahorro forzoso; el déficit fiscal previsional de transición; el aumento de la demanda por instrumentos financieros de largo plazo, y la reducción de cotizaciones de trabajadores desde un 26% a un 10,5%, lo que generó un aumento en el salario líquido y en el empleo.

“El efecto de la reforma está conformado por un aumento del PIB por trabajador en 5,7% debido al aumento en la inversión, 8,8% debido al incremento de la productividad y eficiencia del mercado financiero. Lo cual es contrarrestado parcialmente por una aumento del 1,3% de empleo que genera el efecto final de 8,55% sobre PIB total en 30 años”, explicó la entidad.

Sin embargo, las mayores tasas de crecimiento del PIB impulsadas por el nacimiento del  sistema de pensiones fueron México (12,9%), seguido por Colombia (12,75%); en tanto, Perú anotó 6,22%. “Cabe hacer notar que hay algunas diferencias metodológicas que no hace estrictamente comparables estos resultados con el de Chile, pero entregan órdenes de magnitud”, agregó el documento.

El CEO de Sura Asset Management, Andrés Castro, destacó que el estudio permite confirmar que “existe un círculo virtuoso entre los sistemas de pensiones y el desarrollo de las economías en que están insertos”.

José Piñera, arquitecto del modelo AFP, ha compartido en Twitter otros aspectos de dinamización de la economía que Chile ha desarrollado gracias a este paradigma:

1. El sistema AFP conduce a una menor volatilidad del ciclo económico, por la mayor estabilidad en oferta de fondos que ofrecen las gestoras de pensiones a bancos y empresas. Además, el largoplacismo de sus inversiones influye positivamente en este sentido. 2. El modelo de gestión privada de pensiones también ha protegido a los accionistas minoritarios y ha integrado a Chile en los mercados de capitales internacionales.
3. El sistema chileno mejora la calidad de la información y del gobierno corporativo, ya que el voto de las AFP en Juntas y Directorios fortalece la gestión excelente y los objetivos a largo plazo.
4. El paradigma AFP contribuye al perfeccionamiento de la legislación y la institucionalidad de los mercados de inversión chilenos.

IE University y Universidad de Navarra, entre las mejores del mundo

El ámbito de las escuelas de negocio, sin duda el espectro más liberalizado de la educación española, es todo un caso de éxito para nuestro país. No en vano, centros como el Instituto de Empresa (IE Business School), el IESE o el ESADE figuran de forma rutinaria entre los mejores del mundo.

Ese modelo “llega” a la universidad privada gracias a centros asociados a estas entidades de reconocido prestigio. Los dos mejores ejemplos son la IE University o la Universidad de Navarra. Ambas acaban de ser incluidas entre las 100 mejores del mundo por un ranking que publica anualmente el New York Times.

Se trata de la Encuesta Global de Empleabilidad en Universidades (“Global Employability Survey and University Ranking”), con la que las empresas evalúan la calidad de estos centros y valoran las oportunidades de reclutamiento que generan sus programas de formación. Unos 5.000 directivos y expertos han formado parte de la encuesta.

La IE University, en la que tengo el honor de trabajar como profesor asociado, ha mejorado nueve posiciones en el ranking de 2013 respecto al de 2012: sube hasta la posición número 36. Por su parte, la Universidad de Navarra alcanza el puesto 36.

Además, la Universidad Ramón Llul también figura en la tabla, alcanzando el lugar 121. No es casualidad que dicho centro también esté vinculado a ESADE.

Gasto en Educación vs Resultados Académicos: una gráfica vale más que mil palabras

Desde 1970, el gasto público en educación ha subido en EEUU cerca de un 50% (línea morada). La ratio de profesores por alumno creció en un 70% (línea intermitente). Sin embargo, las evaluaciones académicas de lectura, ciencias y matemáticas (barras roja, amarilla y azul) se han mantenido prácticamente iguales.

Gasto Resultados Educación

El silencioso auge de la educación privada en España

Interesantes anotaciones del blog “Contando estrelas” sobre la educación española:

– Según Eurostatel informe PISA de la OCDE y la UNESCO, décadas de hegemonía socialista en las leyes educativas no han impedido que nuestro país esté a la cola de Europa.
– La patronal de la escuela privada CECE publicó en 2011 el informe “Indicadores de la libertad de educación en España”. Los datos son muy reveladores: en el curso 2004-2005 había en España 6.348 colegios privados, pero seis años después, y a pesar de la crisis ya eran 8.241, el 31% del total.
– En la Comunidad de Madrid, el salto experimentado entre 2004-2005 y 2010-2011 ha sido de 483 a 588 colegios privados. Tomando como referencia datos publicados por Comisiones Obreras, el incremento es del 30%. Por otra parte, el número de alumnos que acude a centros concertados ya es del 45%, frente al 37% que asiste a colegios de gestión pública.
– España invierte 7.861 euros por alumno frente a los 6.820 que se gastan, de media, en la UE. En secundaria, el diferencial es aún mayor (8.516 euros vs 6.701 euros).
– Es llamativo que entre los 100 mejores colegios privados y concertados de España, solamente cuatro tienen un coste por alumno mayor que el de la enseñanza pública. Implantar el cheque escolar, al igual que han hecho países como Suecia, permitiría ahorrar dinero a los contribuyentes al tiempo que abriría las puertas de estos centros a millones de alumnos.

Pueden leer aquí todo el texto. Por otro lado, también les recomiendo la información de Sara Polo en el Suplemento Campus publicado por El Mundo el 2 de octubre de 2013. Dicha información trata el mayor peso de la universidad privada en España:

– En la Comunidad de Madrid ya hay más centros universitarios privados que públicos. Andalucía ya tiene su primera universidad de este tipo (Loyola).
– Desde 2005, el número de estudiantes de la privada crece un 30% frente al 6% que avanza la pública.

Como ha explicado Libre Mercado, estudiar en la universidad pública tiene un coste para el contribuyente superior a los 9.100 euros. La media en la privada es similar, si bien hay informes que elevan el coste a niveles superiores.

Por último, les dejo un artículo reciente de Juan Ramón Rallo sobre este tema.

Retiran la beca a 20.000 universitarios por mal rendimiento académico

Cuenta El País, no sin cierto tono quejumbroso, que alrededor de 20.000 estudiantes universitarios han perdido su beca. ¿El motivo? El Estado ha reclamado la devolución de estas ayudas a aquellos alumnos que han suspendido la mitad de los asignaturas. Semejante desempeño académico parece más que suficiente para cancelar estas ayudas, especialmente si recordamos que el 80% de la matrícula está subvencionado.

Si queremos tomarnos en serio la cuestión de las becas y la promoción de la excelencia educativa, medidas de este tipo se antojan del todo necesarias para impulsar un sistema basado en la meritocracia, el esfuerzo y el buen desempeño académico. De lo contrario, el contribuyente seguirá financiando un modelo universitario que premia sobremanera a quienes peores resultados consiguen.

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies