Relaciones Internacionales

The «Libertarian State of the Union», as seen by the CATO Institute

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=FuU1K80ZJDo]

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=HEqiyAd9leY&feature=feedu]

 

Hungría y la presidencia del Consejo Europeo

El siguiente artículo, titulado «Budapest nos ataca a todos los europeos», fue publicado por ABC con firma de Hermann Terstch. Se puede consultar íntegro haciendo click aquí. Les dejo algunos fragmentos:

«El gobierno derechista de Viktor Orban acaba de imponer en Hungría una ley para tener una prensa tan amable con el poder como aquella. Con la diferencia de que, como sospecha que en Hungría aún son muchos los periodistas y los medios que luchan por su independencia y no se someten voluntariamente al régimen, ha elaborado una ley que le da los instrumentos para convencer a los medios de que se comporten como se espera de ellos. Es decir, que publiquen, cuando el Gobierno desee, editoriales comunes; que sepan bien que su futuro empresarial depende de sus buenas relaciones con el poder; que acepte que el criterio final sobre el bien común lo tiene el gobierno y que la libertad de expresión se supedita a este bien supremo»

«La ley entra en vigor coincidiendo con la llegada de Hungría a la presidencia de la UE. Europa debe entenderla como una provocación y un desafío al espíritu y la letra de la Unión. La ley es sencillamente intolerable en un miembro de la UE. Es de esperar que, cuanto antes, se deje claro a Orban que o anula esta ley o se enfrenta a sanciones. ¿Con qué argumentos defendemos la libertad de prensa en Cuba, China o Bielorrusia cuando permitimos a un miembro esa ley aberrante? Que el presidente de la UE, Herman Van Rumpuy, aplaudiera a Orban hace unos días en Budapest sin mencionar siquiera la ley mordaza revela la inanidad del personaje. Días antes glorificaba en Madrid la gestión económica de Zapatero. Dos insultos a la inteligencia»

«La ley da mano libre al control y la intervención administrativa de los medios por el Gobierno, hace posible la censura y la imposición de multas que supondrían el cierre de los medios afectados. Contundente todo. Orban puede. En 2010 arrasó en las urnas. Con casi el 53 por ciento de los votos, tiene mayoría de dos tercios en el Parlamento. La deriva nacionalista de Orban ha sido espectacular. Pero no engaña a quienes seguimos sus avatares como joven líder de Fidesz, unas juventudes liberales en la oposición al comunismo. Orban es demasiado sofisticado y culto como para creer en las virtudes de la nación monolítica o desconocer los peligros que encierra su deriva. Siempre la justifica con sus esfuerzos para cerrar el paso a la ultraderecha. Tiene poco sentido cerrar el paso a un mal, asumiendo el mal como objetivo. Estudiar derecho en el movimiento antitotalitario bajo el comunismo, y el liberalismo inglés en Oxford, no vacunó a Orban contra la peste del caudillismo»

«Hungría fue adalid de la lucha por la libertad en momentos clave del siglo XX. Cuando se rebeló contra la URSS en 1956, sin esperanza. Y cuando llenó de esperanza Europa, al romper el telón de acero. Pero también ha alcanzado cimas de barbarie, como la orgía genocida de los Flechas Cruzadas nazis, en los que se inspira el partido Jobbik, que cuenta con un 17 por ciento de los votos. La ley de prensa húngara es inaceptable. Pero sólo un síntoma. El populismo de Orban aspira a perpetuarse —como el frentepopulismo zapaterista pretendía en España—. Ha acabado con la alternancia democrática en el futuro previsible. Hay que impedir que la involución se consolide. Y que prolifere. Con esta ley Budapest nos ataca a todos»

Algo similar apunta José María de Areilza, también en ABC y en su bitácora BlogEuropa:

«Durante el semestre húngaro deberíamos prestar más atención a la Unión de 27 países y a sus aspectos políticos y no sólo a la zona euro, aunque la crisis existencial de la moneda no se haya resuelto todavía. Hay vida fuera del euro, pero es mucho más dura. Los húngaros lo saben bien después de haberse endeudado en euros, devaluado y sufrido la intervención del Fondo Monetario Internacional, cuya ayuda va acompañada de una durísima condicionalidad»

«El gobierno de Viktor Orban ha tomado medidas de ajuste a la vez que ha comenzado una deriva nacionalista, con la aprobación de una ley impresentable que permite la censura de medios de comunicación y de otra que discrimina a las grandes empresas europeas instaladas en el país. Su semestre europeo empieza con muy mal pie y hoy Durao Barroso visita a Orban para transmitirle este mensaje. Si Budapest aspira a ser en los próximos meses un poco capital de Europa tendrá que recuperar el espíritu paneuropeo y abierto que le hace ser la ciudad más hermosa del Danubio»

Así funciona la «democracia» venezolana

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=71yVxWUX02o]

En pleno programa de televisión, Hugo Chávez llama por teléfono al presidente del Banco Provincial, filial del español BBVA, y amenaza con expropiar y nacionalizar la entidad financiera. Estamos solamente ante un ejemplo más del totalitarismo populista conocido como «socialismo del S. XXI», que camina impune y sin reposo hacia el arrase absoluto de las libertades, la propiedad y el progreso en Venezuela.

Si bien existen ya muchos textos sobre el triste desarrollo del régimen chavista, les recomiendo los siguientes papeles de Xavier Reyes Matheus, publicados a lo largo de los últimos años.

«Chávez, el terrorismo y la política exterior española»
«El totalitarismo paródico»
«Venezuela: la destrucción revolucionaria»

En cualquier caso, vídeos como el que aquí les ofrezco dejan claro que la democracia, la libertad y el Estado de Derecho no existen en Venezuela.

 

El Discurso del Estado de la Unión en EEUU – 2011


El cuadro previo muestra las palabras más recurrentes escuchadas anoche en el Congreso norteamericano. Para consultar el discurso íntegro del Presidente de los Estados Unidos, haga click aquí. Barack Obama centró su intervención en subrayar la necesidad de relanzar la competitividad estadounidense en el mundo. Presionado por los Republicanos, Obama asumió la necesidad de reducir el gasto federal y revocar parte de su reforma sanitaria.

Sin duda, el panorama político ha cambiado tremendamente desde las Elecciones Legislativas celebradas hace un par de meses. La presión del GOP ha conseguido algunas cesiones por parte de la Presidencia, alienando a los votantes demócratas más radicales pero consiguiendo el primer repunte en muchos meses en la popularidad del Presidente estadounidense.

Tras el fracaso de los grandes planos de gasto, advertidos una y otra vez por diversos think-tanks como el CATO Institute, Barack Obama ha acabado moviéndose en terreno republicano para revitalizar su presidencia. Eso sí: de momento, las promesas no se han traducido en grandes cambios, con la salvedad de la extensión de las reducciones de impuestos aprobadas en la legislatura anterior (algo que Obama criticó hasta verse sin otra opción que apoyar su prórroga).

Obama ha vuelto a evocar el «sueño americano», un verdadero paradigma del liberalismo clásico y el hombre hecho a sí mismo, remarcando que EEUU es la primera nación que se fundó sobre una idea: la idea de que cada individuo merece la oportunidad de forjarse su propio destino». El presidente demócrata también asumió la necesidad «reformar nuestro gobierno» y de «tomar responsabilidad por nuestro déficit», y destacó la necesidad de «confrontar el hecho de que el gobierno gasta más de lo que tiene, y eso no es sostenible».

Mientras tanto, el desempleo coquetea con el 10% y la economía no consigue recuperarse, ante la falta de seguridad y certidumbre en las expectativas empresariales.

Ante dicha perspectiva, la respuesta oficial del Partido Republicano no podía centrarse en otro tema diferente a la economía. El influjo de las ideas del Tea Party ha marcado irremediablemente el debate político en Washington, como demostró ayer el congresista Paul Ryan en su intervención. A continuación, las frases más destacadas de la misma:

«Nuestra deuda es producto de muchos presidentes y muchas legislaturas, durante muchos años»

«Sin duda, el Presidente llegó a la Casa Blanca en medio de una crisis económica y fiscal muy severa. Por desgracia, en vez de restaurar los fundamentos de la economía próspera, eligió aplicar paquetes de estímulo que no solamente no han cumplido la promesa de crear empleo, sino que han hundido al país en una espiral de endeudamiento»

«Veamos lo que ocurre en Grecia, Irlanda, Reino Unido y otras naciones Europeas. No actuaron a tiempo, y sus gobiernos se ven ahora forzados a tomar dolorosas medidas de austeridad. Su día del juicio ha llegado, y el nuestro está a la vuelta de la esquina, por lo que debemos actuar ahora»

«Estamos ante una perfecta oportunidad para hacer lo que Lincoln propuso: reconstruir las ideas centrales de la República»

«Necesitamos un compromiso renovado con la limitación del gobierno para relanzar nuestra economía y crear millones de nuevos trabajos y oportunidades para que toda la gente, de toda procedencia, pueda tener éxito y prosperar. Así las cosas, el espíritu del emprendimiento, y no las decisiones políticas, deberá determinar ese éxito»

Al mismo tiempo, el líder republicano en el Senado Mitch McConnell anunció una nueva votación para revocar la reforma sanitaria aprobada hace meses. Dicha iniciativa contaba inicialmente con un gran apoyo popular, pero su alto coste y sus múltiples lagunas acabaron rebajando su aprobación a niveles de franca impopularidad.

Barack Obama promete «reducir la regulación» en defensa del libre mercado

Como apunta El Economista, el presidente de EEUU Barack Obama, ha dado un giro en su retórica y trata de tender puentes hacia la América corporativa. Para ello, nada mejor que un artículo de opinión en el diario financiero y republicano por excelencia, The Wall Street Journal, en el que promete reducir la regulación. El giro comienza con una defensa del libre mercado. «Durante dos siglos, el libre mercado americano no ha sido sólo la fuente de ideas deslumbrantes y productos, ha sido también la fuerza más grande para la prosperidad que el mundo ha conocido nunca».

En el artículo, títulado Hacia un sistema regulatorio del siglo XXI, Obama dice que va a emitir una orden ejecutiva para iniciar una revisión que «haga segura que evitemos regulaciones redundantes, inconsistentes y excesivas», normas que «ahogan la creación de empleos y hacen nuestra economía menos competitiva». También ha apuntado que muchas normas “han impuesto cargas poco razonables en los negocios, cargas que han agotado la innovación» y han afectado al crecimiento. Por eso, el presidente de EEUU sugiere que las futuras regulaciones deben hacer su trabajo y al mismo tiempo «promover el crecimiento económico». Consulten aquí el texto íntegro.

Sin embargo, no podemos olvidar que, mientras Obama lanza este tipo de mensajes, su Administración sigue avanzando el poder del Estado federal en ámbitos como internet. Tienen más información sobre dicha iniciativa en este enlace del Instituto Juan de Mariana.

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies