Internacional

Los presos británicos tendrán que trabajar ocho horas diarias

El Gobierno británico quiere acabar con la “forzada holgazanería” de la población reclusa y ponerla a trabajar ocho horas diarias en la cárcel, por las que los presos recibirían el salario mínimo interprofesional (unos 220 euros a la semana).
Los reclusos podrían depositar sus ahorros en una libreta bancaria y remitir parte de sus ingresos a sus familias, al tiempo que estarían obligados a destinar una quinta parte del sueldo a asociaciones de víctimas.
El plan, anunciado por el ministro de Justicia, Kenneth Clarke, en el congreso del Partido Conservador, cuenta con algunas dificultades para su ejecución, como la reticencia del sector privado a situar minifactorías en las prisiones y la necesidad de que esos puestos laborales no sean robados al mercado de trabajo. Pero Clarke insistió en la conveniencia de inculcar “un régimen de duro trabajo” a los presos con el fin de preparlos para el mercado de trabajo cuando hayan cumplido sus penas.
“La mayoría de los presos lleva una vida de forzada y aburrida holgazanería, en la que levantarse de la cama es opcional. Si queremos reducir los crímenes que esa gente pueda cometer fuera, al tiempo que incrementamos la cantidad destinada a ayudar a las víctimas, necesitamos que tantos presos como sea posible trabajen duro las normales horas de trabajo”, afirmó el ministro.
En la actualidad, los presos que trabajan en talleres carcelarios cobran unos 10 euros a la semana por trabajos a tiempo parcial, mientras que quienes se ocupan de tareas básicas en la marcha de la prisión, como limpiza y lavandería, cobran la mitad. Las cárceles británicas cuentan con 85.000 reclusos.
Clarke admitió que existen dificultades para la puesta en marcha de este plan. Así, reconoció la reticencia de la iniciativa privada, debido a la mala imagen que puede suponer, el coste de la puesta en marcha de esos puestos de trabajo y la incoveniencia de tener que fomar a presos con estancias cortas en prisión. También indicó que la producción de bienes tendría que limitarse a productos que llegan al Reino Unide desde fuera de la Unión Europea con el fin de evitar dar la impresión que se “roban legítimos puestos de trabajo”.
Entidades que se dedican a la promoción personal de la población reclusa han dado la bienvenida a la iniciativa, aunque de un modo tibio por sus dudas sobre la viabilidad del plan.

Ecuador: censura mediática y falso golpe (Aparicio Caicedo Castillo en El Mundo)

Enlace original disponible aquí.

Lo que se está viviendo en Ecuador es macondiano. Se impuso una vez más el sinsentido, el más absoluto sinsentido. Un puñado de policías, reclamando prebendas y privilegios, ha sido capaz de colapsar el país entero. La debilidad institucional es obvia, manifiesta, pero a eso estamos ya más que acostumbrados. No es novedad. No se trató de un amago de golpe de Estado, apenas una huelga de la policía, secundada por uno que otro militar que quiso pescar en río revuelto.

Al final, eso ha sido lo mejor que le podría haber pasado al régimen de Correa, que se dará un bañito de popularidad, mientras explota las escenas cursis de un presidente llamando a la muerte, a la vez que su propia guardia pretoriana repartía plomo ante unos manifestantes sin nada más que gases lacrimógenos. Cualquiera se hubiera envalentonado, porque en Ecuador nadie teme a la policía, saben que les cobran cada bala que disparan, cuando tienen alguna que disparar con sus vetustas pistolas. Eso y algunas hordas de delincuentes de medio pelo, oportunistas que saquearon tiendas en barrios populares.

Ha pasado inadvertido en el mundo entero el espectáculo de censura mediática implementado. Esa sí que ha sido la única novedad de lo ocurrido en Ecuador, suceso inédito. Correa inmediatamente ordenó sacar del aire a las emisoras de radio y televisión privadas, para llenar su espacio con la propaganda goebbeliana emitida por los medios públicos. Desde el hospital en el que estaba supuestamente secuestrado, pudo ordenar la censura, declarar el Estado de excepción, y seguir “demostrando” lo bravo que era.

Ni la omnipresente CNN internacional tenía más que emitir que lo que le filtraba el Gobierno. La única versión de los hechos que el mundo conoce es la que el Estado ecuatoriano ha querido dar. Y por muchas horas esa fue la única versión que incluso los ecuatorianos conocieron. El espectáculo de las redes sociales ha sido penoso, con decenas de periodistas en twitter, mendigando al menudeo alguna fuente independiente de información. Y nada. La respuesta recibida del director de un canal de televisión local: “nos han dicho que si emitimos nos cierran”.

Mientras, las fuerzas armadas, esos eternos parásitos, que en Latinoamérica terminan siempre fungiendo de árbitros del bien y del mal, llamaron a la calma, supuestamente “subordinadas al Gobierno”, pero sin olvidarse de imponer ciertas condiciones: asegurarse más privilegios. Una facción del Estado chantajeando a la otra, lo de siempre. Y todas sacaron algo.

Sabemos también lo que vendrá. La tartufocracia correísta iniciará una campaña de victimización, aprovecharán la ocasión para sumar más poder, para arrinconar más la poca libertad que el Estado no haya engullido todavía. La patria lo valdrá todo, todo sacrificio, todo abuso.

Un nuevo episodio de bananorepublicanismo. Pero nosotros ya estamos acostumbrados. Y mientras, la OEA, esa gran insignificante, monta el número, improvisa un guión perogrullesco. Al final del día tendrán la culpa lo yanquis, o las oligarquías.

Para ponerle más exuberancia, el ministro español Moratinos advierte que desplegará todo el “arsenal diplomático español”. Supongo que nada es poco para defender los feudos de poder de sus coleguitas latinoamericanos.

Algo se demostró y se demostrará. La oposición, y la propia sociedad civil, no tiene capacidad de reacción en Ecuador, ya no. Cerraron canales, y los periodistas cedían antes las amenazas del Gobierno. Mientras, todos los “analistas” internacionales justificarán sus honorarios y atención hablando de democracia, de respeto al orden inconstitucional. Y estaré de acuerdo con ello. No habría nada peor para Ecuador que dejar que el gorillorium castrense tome el poder, o dirima su ocupante nuevamente. Pero pocos, muy pocos, reconocerán que gran parte de lo que analizan es un encuadre mediático urdido desde Quito, que se apuró a poner los filtros adecuados tan pronto pudo, y dominó el flujo de información con facilidad.

Anotaciones sobre la crisis en Ecuador

Sobre los incidentes ocurridos ayer en Ecuador conviene hacer las siguientes anotaciones:

– La protesta de la policía no constituyó en forma alguna un golpe de Estado, sino una mera revuelta sin ambición ni plan alguno para tomar el poder. Por lo tanto, si bien este tipo de iniciativas no se corresponde con un comportamiento fiel a la legalidad democrática, no cabe hablar de golpe de Estado. Además, cabe señalar que la represión coordinada ayer por el gobierno ecuatoriano en contestación a la protesta policial provocó dos víctimas mortales, además de decenas de heridos.

– La policía ecuatoriana, en su rol como garante de la seguridad en el país, enfrenta desde hace años una situación insostenible:

  • El gobierno de Rafael Correa inauguró su primer mandato indultando a cientos de colaboradores del narcotráfico (“mulas”) y reuniéndose con la organización narco-terrorista de las FARC.
  • Se ha reformado el Código Penal para relajar el castigo legal a la delincuencia (relajando profundamente el criterio fijado para juzgar los robos), lo que ha supuesto un aumento notable en la delincuencia registrada, como confirma el propio gobierno. Sin embargo, en vez de rectificar, el Ejecutivo opta por aprobar una “Ley Seca” y vincular el crimen al “consumo de alcohol”.
  • En la primera mitad de 2010, el número de secuestros express casi duplica el registrado en 2008 (104 frente a 194).

– La libertad de expresión en Ecuador es nula, como se comprobó ayer con la suspensión “indefinida” de las transmisiones de todas las televisiones independientes del país. Durante toda la “crisis”, la única información televisada que recibieron los ecuatorianos fue la de uno de los canales controlados por el gobierno, ECUATV. Cabe señalar que desde 2008, el gobierno se ha dotado con decenas de medios de comunicación (radios, periódicos, televisiones) como herramienta de propaganda. A ello se le unen las “cadenas presidenciales”, con las que el Ejecutivo puede interrumpir la programación de las televisiones o radios privadas.

– Ecuador no ha parado de empobrecerse en los últimos años, siendo uno de los pocos países latinoamericanos que no ha avanzado económicamente en los últimos tiempos. Las tasas de crecimiento en América del Sur alcanzan cifras positivas en todos los países menos Ecuador y Venezuela. El Banco Central de Ecuador, fuertemente controlado por el gobierno desde la llegada de Correa, reconoció un crecimiento cero para el primer trimestre de 2010. Mientras tanto, los países vecinos (Colombia y Perú) avanzaban al 4,4% y al 9,2%.

– Las leyes y actitudes aprobadas por el Ejecutivo atentan contra la propiedad privada (algo que avanzaba ya la Constitución aprobada por el gobierno – analizada aquí por la articulista Gabriela Calderón de Burgos haciendo click aquí), la independencia de las instituciones judiciales (cuya corrupción está personalizada en el fiscal Washington Pesántez), la libertad educativa (como demuestra la nueva Ley de Educación Superior), etc.

España, el quinto país europeo con mayor Impuesto de Sociedades

España es el quinto país de la UE-27 que presenta el tipo máximo más alto en el Impuesto sobre Sociedades, con un 30%, lejos de la media comunitaria, situada en el 23,2%, según datos del Instituto de Estudios Económicos (IEE). Nuestro país sigue estando entre los países de cabeza, tras Malta, Francia, Bélgica e Italia, cuyos tipos máximos en Sociedades se alcanzan, respectivamente, el 35%, el 34,4%, 34% y el 31,4%.

No todos los países viven esta situación de alta presión fiscal al emprendimiento: por ejemplo, es el caso de Alemania y Bulgaria, donde el tipo máximo se ha reducido en 21,8 y 22,5 puntos desde el año 2000 a 2010, frente a los cinco puntos en los que ha descendido en España en este mismo periodo.

Precisamente, Bulgaria es, junto con Chipre, el país que presenta el tipo máximo más bajo de la UE, con tan sólo un 10%. También por debajo de la media comunitaria del 23,2% se sitúan Lituania y Letonia (15%); Rumanía (16%); Eslovaquia, Polonia y República Checa (19%); Eslovenia (20%), Hungría (20,6%), Estonia (21%). Por encima del promedio europeo se encuentran Grecia (24%); Austria y Dinamarca (25%), Países Bajos (25,5%), Finlandia (26%), Suecia (26,3%), Portugal (26,5%), Reino Unido (28%), Luxemburgo (28,6%), Alemania (29,8%), España (30%), Italia (31,4%), Bélgica (34%), Francia (34,4%), Malta (35%).

Títulos universitarios de papel mojado

Texto tomado de Libertad Digital, disponible aquí.

Érase una vez una España con 52 provincias y 73 universidades distintas. Así podría comenzar la historia, con tintes trágicos, del sistema educativo español, caracterizado  por la habilidad de engendrar estudiantes cuyo perfil académico no se adapta a las necesidades de las empresas.

Con el inicio de la Democracia, los gobiernos se propusieron tumbar las vallas que habían mantenido a las facultades al alcance de sólo unos pocos para conseguir las generaciones mejor preparadas. El proceso derivó  luego, al albur de las competencias que fueron adquiriendo las comunidades autónomas, en un auténtico despliegue de centros universitarios sin parangón en el resto de Europa.

Un ejemplo: Alemania, meca europea de la ingeniería, prácticamente duplica la población española y, sin embargo, tiene un 40% de centros menos. Veinte años después de cultivar este campo de setas, las autoridades académicas se echan las manos a la cabeza.

España ha desembocado en lo que Santiago Molina García, doctor en Ciencias de la Educación y catedrático de Educación Especial de la Universidad de Zaragoza, denomina “la masificación democrática de la universidad”. Sus señas prácticas: miles de licenciados arrinconados por el propio mercado.

Como resume Manuel O. Del Campo, experto en Recursos Humanos, los poderes públicos han orientado desde hace años a los jóvenes hacia la universidad por su interés de otorgar un grado más elevado de preparación a los habitantes. Pero de lo que no se estaban dando cuenta era de que se estaban produciendo dos fenómenos a la vez: la saturación y la escasez de personas capacitadas para desempeñar “profesiones”.

La necesidad de pintores, técnicos informáticos o electricistas responde a una regla de oro que no conviene obviar: el mercado laboral es quien redirecciona la oferta formativa, y no a la inversa. O dicho en clave metafórica: tener una espléndida plantación de papayas no sirve de nada si las familias sólo llenan su cesta de la compra de manzanas golden y plátanos canarios. Precisamente, el creciente interés por la Formación Profesional viene a rellenar este vacío en el mercado laboral.

FP: más formados y… mejor pagados

Según los últimos datos del Ministerio de Educación, en el curso 2006/2007 se habían matriculado en ciclos formativos de FP cerca de medio millón de alumnos (232.653, en grados medios y 212.802, en superiores).

Los tradicionales perfiles de electrónica o mecánica (por cierto, aún muy demandados) conviven con otras veintidós ramas profesionales, que aglutinan 140 titulaciones. Algunas tan novedosas como el Grado Medio de Técnico en Farmacia y Parafarmacia, creado a raíz de la escasez de personal especializado en asesorar a los consumidores cada vez más aficionados a visitar este tipo de establecimientos.

El propio diseño de estos estudios, que garantiza por ley un 30% del tiempo invertido en prácticas, es uno de los secretos del valor creciente de la FP. De hecho, la tasa de inserción laboral de estos titulados se sitúa en el 92,6%, en el caso de Grado Medio, y en el 88,8%, en el Grado Superior, según los datos del Observatorio Joven de Empleo en España.

El antiguo concepto de la FP como una alternativa a los alumnos menos brillantes se ha transformado en una formación que responde a la demanda real de empleo, diluyendo trasnochados prejuicios, en los que no se detienen el resto de europeos.

Mientras la media de estudiantes de FP de Grado Medio de la UE ronda el 55%, superando al Bachillerato, en España tan sólo el 36% de los jóvenes se decanta por esta opción, según el informe Panorama de la Educación 2007 de la OCDE.

Estas cifras contrastan con los crecientes seguidores de la Universidad. Al término del pasado curso han salido de ella alrededor de 187.000 licenciados y diplomados, un 90% más que hace una década. Aunque la voz del mercado está comenzando a mandar. El acceso a la FP de grado superior ha crecido hasta el 22%, por encima de la media europea, a la vez que la tasa de entrada en la educación universitaria comienza a disminuir gradualmente.

Además de ahorrar tiempo (la titulación de grado medio requiere uno o dos años de estudios), los estudiantes de FP se encuentran entre los perfiles profesionales más demandados. Según el Informe Infoempleo 2007, el 23,3% de la oferta analizada solicita titulados de FP.

Las salidas de Formación Profesional

Entre ellos, los más demandados fueron aquellos perfiles de la familia de Fabricación Mecánica, con casi el 30% de la oferta, seguidos de las familias de electricidad y electrónica (25,5%) y Administración (15%). El 30% restante de la oferta se dirige a las áreas de Comercio y Marketing, Edificación y Obra Civil , Química, Informática y Automoción, Mantenimiento y Servicios y, por último, Sanidad.

Según la experiencia de varias consejerías de empleo autonómicas, ocho de cada diez  graduados en FP encuentran empleo antes de seis meses, un lujo que se pueden permitir pocos universitarios. Además, se estima que en su primer contrato pueden llegar a cobrar hasta un 20% más que los universitarios.

El nuevo ministro de Educación, Ángel Gabilondo, deberá hacer frente a la puesta en marcha de la reforma de la FP, anunciada en octubre pasado. Por el momento, el real decreto que permitirá a los trabajadores convalidar la experiencia adquirida en un oficio por módulos de la FP todavía está en proceso de tramitación.

El Gobierno tenía prevista su aprobación el pasado enero. Entre otras mejoras, se abrirá la opción de reconocer la experiencia como formación, bien para obtener un título o bien para optar a un sistema de evaluación que conduzca hacia la acreditación formal. Una vez superada la prueba de evaluación, el candidato recibe un documento que avala su competencia profesional, válido en cualquier lugar de España.

Un modelo obsoleto

Cada año salen de las facultades españolas alrededor de 180.000 jóvenes con un título bajo el brazo que sólo da derecho a conseguir un trabajo entre medio y un año después de la graduación, según Universia, y a un sueldo inicial que ronda los 1.200 euros mensuales.

El Estado puede controlar, a través de las notas de corte, cuántos alumnos estudiarán cada carrera. Este método ha desembocado en que el 23% de las 3.569 titulaciones que hay en España bastan para cubrir el 100% de las plazas ofertadas.

Es decir, 30 títulos aglutinan a la mitad del alumnado, lo que, según los analistas, prueba que la red tan extensa de universidades no está justificada. De otro lado, queda la frustración de quienes no pueden estudiar lo que desean. En Ciencias de la Salud, por ejemplo, la demanda supera en un 365% la oferta.

Del dinero fácil a la frustración

Según el Informe Pisa elaborado por la OCDE, los españoles de quince años no sólo están en el furgón de cola en los conocimientos de matemáticas y ciencias, sino que en la última edición (2006) se ha ido observando un fuerte retroceso en lectura, lo que ha desatado el horror entre las familias y la desazón del profesorado. Quizá este factor explique que el 30% de los alumnos no accede al Bachillerato, tras pasar por la Educación Secundaria Obligatoria (ESO).

Aunque hay otra explicación: miles de chicos abandonaron sus estudios por la relativa facilidad de encontrar un empleo, en la anterior etapa de bonanza. De hecho, hasta el 2007 los expertos constataron este “efecto animoso”, por el que los potenciales trabajadores (a partir de los 16 años) se deciden a colgar los libros por la tentación de tener un sueldo propio.

Claro que, muerta la gallina de los huevos de oro (el sector de la construcción), estos jóvenes trabajadores tienen un doble problema: una formación raquítica y un bolsillo vacío. Otra razón estriba en el factor desánimo de saber que no se accederá luego a la carrera deseada, por las notas de corte.

Desde hace tres meses, China y Taiwán disfrutan un acuerdo de libre comercio

Mientras Occidente se refugia en un creciente recelo a la libertad de empresa e intercambio, delegaciones de China y de Taiwán firmaron el pasado mes de junio el Acuerdo Marco de Cooperación Económica (AMCE), un tratado de libre comercio que abre una nueva era en las relaciones entre dos territorios enfrentados desde 1949.

El tratado fue firmado por los presidentes de la Asociación para las Relaciones a través del Estrecho (ARATS) y la Fundación Intercambios del Estrecho (SEF), dos entidades que desde hace más de 15 años conducen las negociaciones entre ambos territorios.

El acuerdo reducirá aranceles para unos 800 productos chinos y taiwaneses en los respectivos mercados y, según ambas partes, es el más importante firmado en seis décadas, pues será clave para el futuro económico de Taiwán y marca un acercamiento sin precedentes de Pekín a la “isla rebelde”.

A Greenpeace no le gusta que los españoles vivan cerca del mar

Pueden consultar el artículo completo, de D. Soriano, haciendo click aquí.

El 44% de los españoles vive en municipios costeros, el 25% del litoral de algunas regiones es artificial y ya hay 416 campos de golf en España. Es posible que ninguno de estos datos parezca demasiado preocupante… hasta que uno lee el último informe de Greenpeace: Destrucción a toda costa.

La primera cifra que aparece en el resumen de la página 18 del estudio nos informa de que el 44% de la población vive en municipios costeros. Como está cerca de otros muchos datos que son claramente criticados por Greenpeace, hay que suponer que a la organización ecologista le molesta que tantos españoles vivan cerca del mar. Conviene señalar, lógicamente, que esto es algo habitual a lo largo de la historia de la humanidad: casi todas las grandes civilizaciones se han desarrollado cerca del mar, porque dicho emplazamiento facilita el comercio y ofrece un clima más benigno…

En el apartado dedicado al turismo, Greenpeace guarda unos párrafos especiales para dos de sus tradicionales bestias negras: el golf y los puertos deportivos. Dos actividades que hasta ahora eran coto de las clases altas se han popularizado mucho en las últimas décadas, lo que ha provocado que se hayan construido numerosos campos de golf y atraques para embarcaciones de recreo.

En el primer caso, los ecologistas denuncian que un recorrido de 18 hoyos necesita hasta “medio millón de metros cúbicos de agua al año, lo mismo que una población de 10.000 habitantes”. No aclaran por qué esto es malo o qué usos deben prevalecer sobre los campos de golf, ni tampoco se explica que la gran mayoría de los campos tienen lagos propios de donde sacan el agua de riego y que ésta debe ser no potable.

En la parte central del informe, Greenpeace coloca fotos de paisajes españoles de la actualidad enfrentadas al mismo paisaje cincuenta años antes. La organización ecologista parece sugerir que las antiguas instanténeas son mucho más atrayentes y hablan de una vida “mejor que la actual”; sin embargo, es difícil llegar a esa conclusión mirándolas con objetividad.  Para ilustrar esta conclusión, Greenpeace compara el antiguo puerto de Marbella (austero y apenas poblado por pescadores) con su situación actual (convertido en un elegante enclave turístico que genera millones de euros y miles de puestos de trabajo año tras año).

“Una promesa a Estados Unidos”: el manifiesto del Partido Republicano para las elecciones de noviembre

Pueden consultar el documento completo en http://pledge.gop.com

“Una economía constreñida por una presión fiscal elevada jamás producirá el suficiente beneficio para conseguir un equilibrio en los presupuestos federales, como tampoco creará el empleo suficiente para el país” (John F. Kennedy)

“La visión que tienen la mayoría de los gobernantes sobre la economía se puede resumir en una frase: si se mueve, ponle un impuesto. Si se sigue moviendo, ponle más regulación. Y si deja de moverse… ponle un subsidio” (Ronald Reagan)

“Hoy en día, el gobierno federal gasta $7 millones de dólares cada minuto, día tras día, durante todo un año. La deuda nacional acumulada equivale a una factura de $42,000 dólares para cada hombre, mujer o niño residente en América”

“La nueva legislación sanitaria aprobada por la Administración Obama supuso, hasta el 31 de julio, 3,833 páginas de regulaciones y disposiciones legales. Además, el nuevo paradigma creará un cúmulo de organismos burócratas costoso e ineficiente, que incluye la formación de 160 nuevos comités”

“Hay que luchar para exigirle al Congreso norteamericano más transparencia y responsabilidad en sus labores de gobierno. Hay que seguir peleando para detener el continuo crecimiento del Estado frente a los individuos. No podemos permitir que se aprueben más “estímulos económicos” que endeudarán aún más a nuestra nación”

Logros del liberalismo español entre 1812 y 1929

A partir del libro “¡Viva la Pepa!”, de Felipe-José de Vicente Algueró, citamos a continuación algunos de los principales logros del liberalismo político en España, durante el periodo comprendido entre 1812 y 1929.

– 1812: Primera Constitución Española.

– 1812-1836: Abolición del régimen señorial.

– 1812-1836: Desarrollo jurídico del derecho de propiedad.

– 1812-1836: Desarrollo jurídico de la libertad de empresa.

– 1821: Primer proyecto de Código Civil.

– 1822: Primer Código Penal.

– 1833: División provincial española.

– 1833-1836: Leyes sobre el cercenamiento de fincas.

– 1834: Estatuto Real. Inicios del bicameralismo.

– 1835: Creación del cuerpo de ingenieros civiles.

– 1835: Prohibición del tráfico de esclavos.

– 1836: Desamortización de Mendizábal.

– 1836: Fin de los privilegios de los gremios y de la Mesta.

– 1836: Plena libertad de empresa.

– 1837: Constitución Española de 1837. Incluye la primera declaración detallada de derechos ciudadanos.

– 1837: Prohibición de la esclavitud en el territorio metropolitano.

– 1841: Eliminación de las últimas aduanas interiores existentes. Libre circulación de mercancías por el territorio español.

– 1844: Creación de la Guardia Civil.

– 1844: Primera legislación sobre ferrocarriles.

– 1845: Constitución Española de 1845. También “Constitución Moderada”.

– 1845: Reforma fiscal Mon-Santillán.

– 1848: Nuevo Código Penal.

– 1848-1880: Unificación de pesas y medidas sobre la base del sistema métrico decimal.

– 1848: Unificación monetaria en base al real.

– 1850: Creación del sello de correos.

– 1852-1918: Primera Ley de Funcionarios.

– 1855: Desamortización de Madoz.

– 1855: Ley General Ferroviaria.

– 1856: Leyes e Bancos de Emisión y Sociedades de Crédito.

– 1857-1970: Ley de Educación.

– 1861: Ley Hipotecaria.

– 1862: Ley del Notariado.

– 1866: Ley de Aguas.

– 1868: Decreto de Bases de Legislación Minera.

– 1869: Primeras elecciones con sufragio universal masculino.

– 1869: Constitución Española de 1869. También llamada “Constitución liberal democrática”.

– 1869: Establecimiento de la peseta como unidad monetaria.

– 1869: Ley de Sociedades Anónimas.

– 1869: Ley de Bases Arancelarias. Marcado carácter librecambista.

– 1870: Ley de Matrimonio Civil y de Registro Civil.

– 1870: Nuevo Código Penal. Marcado carácter liberal.

– 1870: Ley Orgánica del Poder Judicial.

– 1870: Ley Municipal y Provincial. Establecimiento del sufragio universal masculino en la elección de concejales.

– 1872: Creación del Banco Hipotecario.

– 1873: Abolición de la esclavitud en la colonia de Puerto Rico.

– 1874: Concesión del monopolio de emisión de billetes al Banco de España.

– 1876: Constitución Española de 1876. Aprobada en amplio consenso liberal.

– 1876: Creación de la Institución Libre de Enseñanza.

– 1876-1878: Derogación de los fueros vascos, manteniendo régimen fiscal propio.

– 1878: Ley Constitutiva del Ejército.

– 1880: Abolición de la esclavitud en la colonia de Cuba.

– 1881: Ley de Enjuiciamiento Civil.

– 1881: Reconocimiento definitivo de la libertad de cátedra.

– 1882: Ley Provincial.

– 1883: Ley de Libertad de Imprenta. Ampara una amplia libertad de expresión.

– 1883: Creación de la Comisión de Reformas Sociales.

– 1885: Código de Comercio.

– 1887: Ley de Asociaciones.

– 1888: Ley del Jurado.

– 1889: Nuevo Código Civil.

– 1890: Código de Justicia Militar.

– 1890: Ley del sufragio universal masculino.

– 1899: Reforma fiscal y modernización de la Hacienda.

– 1900: Ley de Condiciones de Trabajo de las mujeres y los niños.

– 1902: Plan General de Canales de Riego y Pantanos.

– 1907: Ley Electoral.

– 1909: Ley para el fomento de las comunicaciones marítimas e industrias navales.

– 1909: Ley de huelgas y coaliciones.

– 1908: Ley de Consejos de Conciliación y Arbitraje.

– 1908: Creación de los Tribunales Industriales.

– 1910: Creación de la Residencia de Estudiantes.

– 1911: Ley de Riegos.

– 1913: Decreto de creación de las mancomunidades.

– 1918: Creación del Instituto-Escuela.

“¿Es usted liberal?” (Anotaciones de Pedro Schwartz al libro de David Boaz)

Por su interés, a continuación se recogen fragmentos del prólogo de Pedro Schwartz al libro “¿Es usted liberal?”, de David Boaz (vicepresidente del CATO Institute).

En 1995, estaba en pleno auge en los Estados Unidos un nuevo liberalismo, empeñado en la reducción del tamaño del Estado. Eran los momentos del Contrato con América, promovido por Newt Gingrich. No sólo iba a conseguirse una reducción de impuestos, también unas cuentas públicas equilibradas, un menor intervencionismo público en la educación, una privatización de las pensiones y del servicio de salud, una regulación del mercado más ligera, una descentralización del poder de Washington a favor de los estados de la Unión.

Muchas de esas esperanzas se frustraron, pese a que la Casa Blanca ha estado ocupada por un presidente republicano entre 2000 y 2008. Sin embargo, esa situación entonces halagüeña no cegó los ojos de gente como David Boaz, número dos del Instituto CATO, quien sigue demostrando que no está dispuesto a permitir que la marea liberal entre en retroceso. Al fin y al cabo, en todo círculo liberal subyace el pensamiento de que toda victoria de dicho pensamiento es siempre provisional, por lo que es permanente la necesidad de reafirmar y aclarar los principios liberales con rigor, convicción y entusiasmo.

Entre los principios del liberalismo que describe David Boaz en “Liberalismo, una aproximación”, debemos tener bien presentes los siguientes:

– Individualismo. El liberal toma al individuo como realidad fundamental de la vida en sociedad. Todo en la vida social ha de ser reducible a las acciones y planes de los individuos y a sus consecuencias inesperadas.

– Derechos individuales. Consisten en los derechos humanos en sentido estricto, que idealmente se definen como el derecho de propiedad sobre la propia persona y sobre los bienes y recursos con los que ella cuenta. Su ejercicio excluye la violencia, la coacción y el engaño.

– Dignidad del trabajo. Las personas se dignifican aplicando su ingenio, su inventiva, su esfuerzo, su ahorro e inversión a mejorar su condición y la de su familia. El Estado no debe favorecer la búsqueda de rentas públicas, discriminar con sus impuestos a los más afortunados ni fomentar la corrupción del Estado de Bienestar.

– Orden espontáneo. Las sociedades humanas se armonizan en el marco de la ley, sin que nadie las organice centralmente. Ello ocurre como si las guiara una mano escondida, movida por los acuerdos de intercambio voluntario de bienes y servicios que toman los individuos. Esos acuerdos son en mutuo beneficio precisamente porque los intereses de unos y otros no coinciden.

– Soberanía de la ley. No basta con proclamar el “Estado de Derecho”, en el que la legislación acordada por mayoría y promulgada formalmente puede imponer lo que quieran quienes detenten el poder político. La soberanía de la ley es algo más. Es la obediencia a una Constitución acordada unánimemente, que protege la vida, la persona y las propiedades de los individuos y permite acuerdos comunales cuando los ciudadanos los consideren en beneficio de todos.

– Igualdad ante la ley. La ley no puede hacer distingos por motivos de sexo, religión, raza o jerarquía. No son aceptables la discriminación positiva ni la igualación artificial de oportunidades –que son cosa distinta de la carrera abierta para todos los talentos.

– Mercado libre. En un marco de competencia suficiente, el libre mercado no sólo fomenta la riqueza de todos, sino que es un poderoso baluarte de las libertades individuales. El Estado no debe, pues, intervenir precios, intereses ni alquileres; tampoco debe prohibir contratos libremente acordados entre adultos, como serían los laborales o los de comercio de sustancias que sólo afectan a sus consumidores.

Muchas voces antiliberales critican estos principios. El principal argumento es que el libre movimiento del mercado crea pobreza y tiende a aumentar la distancia entre pobres y ricos. Muy al contrario, el economista Xavier Sala i Martín leva algunos años esforzándose por mostrar que la pobreza y la desigualdad del mundo están reduciéndose gracias a la globalización. En uno de sus últimos trabajos llega a la conclusión de que, a partir de 1970, el número absoluto de pobres ha disminuido (…), pese a que la población mundial ha crecido notablemente: dependiendo de la definición de pobreza que se quiera usar, el número absoluto de pobres cayó entre 212 y 248 millones de personas, pese a un aumento demográfico de aproximadamente 2.000 millones de personas entre 1970 y 2000.

¿Qué decir de la globalización? Otra crítica de los socialistas sin doctrina dirigida contra el capitalismo democrático se centra en este punto. Según algunos, la globalización permite “que las grandes corporaciones se estén adueñando del mundo”, que “consigan imponer una cultura uniforme a todas las naciones”, etc.

Primeramente, no es tan fácil mantenerse en un puesto destacado en un mercado competitivo: así, según la clasificación de Fortune Magazine, de las veinte mayores empresas del mundo clasificadas por ventas en abril de 1992, sólo un tercio se mantenía en la misma lista en abril de 2002; clasificadas por beneficios, igualmente un tercio; y clasificadas por capitalización bursátil, sólo la mitad. La eficacia, el buen hacer y la respuesta a las demandas de los consumidores no están al alcance de las organizaciones sin un esfuerzo continuo e inteligente.

En segundo lugar, la cultura, el deporte, los idiomas evolucionan a instancias de los individuos que los crean, los usan o los demandan: de hecho, la demanda de productos culturales diferenciados aumenta precisamente cuando los individuos gozan de una prosperidad que les libera de la esclavitud del hambre y el trabajo agotador.

En tercer lugar, la mundialización es cierto que contiene el poder que los Estados habían ido acumulando gracias al refinamiento de la tecnología burocrática a lo largo del siglo XX: ahora los individuos están adquiriendo capacidad de zafarse del brazo del Ogro filantrópico, que es como Octavio Paz llamaba a esa Administración que se cree con poderes para decidir qué fuman, comen, beben o a quién compran sexo las personas adultas, o cuál es el contenido de sus contratos laborales, o qué es lo que tienen que aprender en la escuela; en cambio, la globalización no hace sino ayudar a la realización de las funciones necesarias del Estado, merced a acuerdos más fácilmente realizables gracias a la mayor facilidad de contactos políticos internacionales.

Otro argumento contra la economía libre y la libertad individual es de orden moral. Muchos intelectuales a la violeta consideran que el capitalismo es inmoral porque, dicen, se basa en el egoísmo individual. Naturalmente, los políticos que pretenden gobernar nuestras vidas hasta el más mínimo detalle son profundamente altruistas y no buscan perpetuarse en el cargo con toda clase de triquiñuelas electorales. Es de todo el mundo sabido que en las religiones o en las ONG o en las instituciones sin ánimo de lucro no hay en absoluto luchas por el poder. Sólo la competencia y la claridad informativa disciplinan el natural interés propio de los individuos. Sólo en el capitalismo reinan la información y la competencia como en ninguna otra parte.

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies