Europa

Austeridad para el crecimiento en Europa: qué países lo han logrado

Cuenta Manuel Llamas en Libre Mercado que donde más ha caído el gasto respecto al nivel máximo registrado durante la crisis es en Irlanda (-22,6 puntos porcentuales tras el rescate bancario de 2010 y -5,3 puntos desde 2009), Lituania (-10,5), Letonia (-7,5), Estonia (-6,4) e incluso Alemania (-3,6). Es decir, los países bálticos, Irlanda y Alemania, han reducido mucho más el gasto que el resto. Como consecuencia, sus respectivos déficits también han bajado con mayor intensidad. Alemania y Estonia, por ejemplo, han situado a cero sus respectivos desajustes fiscales, Irlanda lo ha recortado en casi 7 puntos del PIB desde 2009, mientras que Letonia y Lituania lo han reducido en cerca de 8 y 7 puntos, respectivamente, dejándolo por debajo del límite máximo que marca el Pacto de Estabilidad (3% del PIB)”.

gasto-euro
Según los partidarios del intervencionismo económico, esta apuesta es incompatible con el crecimiento. Sin embargo, los datos nos muestran todo lo contrario: “mientras que el PIB de la zona euro apenas avanzará un 0,8% este ejercicio, Irlanda, Lituania y Letonia liderarán el crecimiento de la zona euro, con tasas del 4,6%, 2,7% y 2,6%, respectivamente. Y lo mismo sucederá en 2015 y 2016, donde estas tres economías registrarán avances próximos o superiores al 3% interanual”.

crecimiento-euro1Sigan leyendo para saber más.

El gobierno de Renzi y el dúo Valls-Macron, sorprendentes revulsivos liberales en Italia y Francia

Siempre decimos los liberales que nuestras ideas no son de izquierdas ni de derechas. En la historia reciente, líderes progresistas de Canadá, Suecia, Alemania, EEUU, Gran Bretaña… han confirmado esta transversalidad de las reformas de mercado. Ahora, son los gobiernos de Italia y Francia los que parecen haber asumido la necesidad de abrazar el liberalismo y abandonar las tesis del socialismo.

En Italia, Renzi acaba de aprobar la mayor rebaja de impuestos de la historia de la República transalpina. Nunca antes un Ejecutivo había movilizado 18.000 millones de euros para aprobar sucesivos recortes de la presión fiscal que, además, van acompañados del correspondiente ajuste en el gasto público. Pero hay más: Renzi también se ha enfrentado a los sindicatos y ha propuesta nuevas leyes laborales que ayuden a flexibilizar un mercado de trabajo necesitado de cambios estructurales.

Matteo Renzi Baja Impuestos
También la izquierda gala ha reaccionado. El nombramiento de Manuel Valls como Primer Ministro anticipó la senda reformista que ha acelerado Emmanuel Macron, el nuevo Ministro de Economía de la República Francesa. El País habla de una clara apuesta por la liberalización económica, al hilo de medidas como la libertad de horarios comerciales, el recorte de tasas e impuestos, la privatización de empresas públicas, etc.

Emmanuel Macron Liberalismo
Bien por Italia y Francia, ojalá estas primeras medidas sean el preludio de una agenda aún más ambiciosa.

Monheim, un refugio liberal a pocos minutos de Düsseldorf

Interesante noticia en El Mundo sobre la gestión de Daniel Zimmermann en Monheim, una localidad alemana de 43.000 habitantes situada a escasos minutos de Düsseldorf:

Un joven alcalde de 32 años ha puesto en jaque a la Federación de Municipios alemana. Se llama Daniel Zimmermann, es desde 2009 alcalde de Monheim, una ciudad de 43.000 habitantes cercana a Düsseldorf, y ha sido reelegido con el 95% de los votos gracias a un extraordinario saneamiento de las finanzas del ayuntamiento.

“Creo que la gente está satisfecha y es lo que se percibe en la votación. En las fiestas del año pasado ya habíamos pagado el último crédito y desde entonces estamos exentos de deuda. Incluso estamos ahorrando y disponemos ya de 130 millones de euros de reserva para el año que viene. Así debe ser de ahora en adelante”, afirma con seguridad, convertido en una denuncia con patas de las políticas que siguen el resto de sus colegas alcaldes.

El secreto de este saneamiento financiero no es la austeridad extrema, ni mucho menos, sino una potente rebaja de los impuestos a las empresas que puso en marcha apenas llegó a la habitación 142 del Rathaus local, que hace las veces de despacho pero que no es más que un cuarto con una mesa, un teléfono y un ordenador, adoleciendo de cualquier decoración o elemento simbólico.

Así, Zimmermann ha hecho de Monheim la sede fiscal más barata de Alemania. “Al ofrecer tasas de impuestos muy bajos a las empresas, son muchas las que deciden trasladar aquí su sede, lo que automáticamente genera ingresos públicos y puestos de trabajo”, explica. “Ecolab, por ejemplo, tiene aquí 4 plantas con unos 700 empleados. Su decisión de radicar en Monheim una mayor parte de su actividad nos permite recaudar 200 millones de euros anuales en lugar de los 20 millones de antes, ese es el único secreto. Gracias a eso podemos permitirnos el lujo de que todas las guarderías sean gratuitas, por ejemplo, y estamos a punto de inaugurar una nueva escuela de música”, presume.

Tiene detractores, pero no están en su ciudad, sino en los ayuntamientos de las ciudades vecinas, que observan con alarma cómo aumenta a diario el número de grandes empresas y pymes que se mudan a Monheim en busca de un régimen fiscal más acogedor. “En Alemania ya hay tres o cuatro ciudades con este tipo reducido de gravamen para las empresas”, dice Frank Schneider, alcalde de la vecina Langenfeld, “esto no puede seguir así porque el dumping fiscal causa a largo plazo más perjuicios que beneficios a las ciudades”.

Pero Zimmermann solo ve beneficios: “El año pasado captamos hasta una empresa holandesa que paga actualmente en impuestos unos 4 millones de euros al año. El objetivo ahora es consolidar la contribución fiscal ofreciendo a ésta y otras empresas cuantas comodidades podamos, fidelizarlas a nuestro municipio”.

Comparando la moral de los berlineses, según su situación en la Guerra Fría

Curioso experimento académico el que han desarrollado los profesores Dan Ariely, Ximena García-Rada, Lars Hornuf y Heather Mann. La prueba consistió en localizar a ciudadanos residentes en Berlín y ponerles a prueba en diferentes tareas, estableciendo previamente si su familia se crió en la Alemania comunista o en la Alemania libre.

El resultado fue reveleador: los participantes del segundo grupo hicieron menos trampas, mientras que los del primero sí cometieron infracciones varias. De hecho, una mayor exposición al socialismo se tradujo en una mayor probabilidad de hacer trampas. Así las cosas, una mayor presencia del Estado en la vida de las personas vendría traduciéndose en una degradación moral creciente.

Estonia, ejemplo de liberalización

Alberto Redondo habla en Qué Aprendemos Hoy sobre Estonia, uno de los países europeos que más han liberalizado su economía desde los años 90 hasta hoy.

Cuando el 20 de agosto de 1991 Estonia consiguió su independencia de la Unión Soviética, la economía estaba devastada. Antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando era un país independiente, su PIB per cápita era similar al de la vecina Finlandia. Cincuenta años después, mientras el PIB per cápita de Finlandia era de 14.370 dólares, el de Estonia era de tan solo 2.000.

Este importante retraso económico, unido a una tasa de inflación desbocada del 1.076 por ciento, había provocado que el experimento comunista dejara al pequeño país báltico, de apenas 1.200.000 habitantes, al borde del colapso.

Para asegurar la viabilidad del nuevo estado independiente, el Primer Ministro de Estonia, Mart Laar, decidió implementar un agresivo programa destinado a liberalizar la economía de Estonia como medio para superar tan dramática crisis.

Durante los dos años que duró el primer mandato de Mart Laar, Estonia fue el primer país europeo en establecer un tipo único de tributación tanto para el impuesto sobre la renta de las personas físicas como para el impuesto de sociedades.

Además, el ritmo de privatización de las anquilosadas instituciones de la era soviética se aceleró hasta convertir a Estonia en uno de los países del mundo con la menor intervención del estado en la economía.

Las antiguas propiedades estatales se vendieron primero a los propios ciudadanos estonios y luego a inversores extranjeros, que con su entrada en el país convirtieron unos recursos infrautilizados en valiosos recursos que contribuyeron a la recuperación económica del país.

A la reforma fiscal y a las privatizaciones le siguió la apertura comercial. Estonia liberalizó su comercio y pasó de depender de Rusia a principios de los 90, a desarrollar una economía orientada a Occidente.

Si en 1991 las transacciones con Rusia suponían el 83 por ciento del comercio exterior de Estonia, al año que siguió a la liberalización del comercio exterior este porcentaje descendió hasta el 35 por ciento, situándose en la actualidad en torno al 10 por ciento.

Estonia se abrió a Occidente y dirigió su mirada hacia el Mar Báltico. Buena prueba de ello es que sus principales socios comerciales en la actualidad son Finlandia y Suecia. El país culminó este giro a Occidente ingresando en la Unión Europea en 2004 y siendo la primera de las repúblicas bálticas en adoptar el euro en enero de 2011.

UN EXPERIMENTO CON ÉXITO

El pequeño tamaño del país y de su economía convierte a Estonia en un campo de pruebas ideal para políticas económicas. Estonia es, en cierto modo, un laboratorio económico por el que casi todos los economistas del mundo han mostrado interés.

Este pequeño tamaño y su alta exposición al comercio internacional provocaron que la crisis financiera de 2008 golpeara a Estonia con especial dureza. En 2009, el PIB sufrió un hundimiento de casi el 10 por ciento.

Muchos pusieron en tela de juicio las políticas económicas liberales aplicadas en Estonia, incluido el Premio Nobel de Economía e influyente economista neokeynesiano Paul Krugman. Sin embargo, la economía de Estonia se recuperó del mazazo y en 2011 el crecimiento anual del PIB alcanzó de nuevo el 4 por ciento anual, un ritmo de crecimiento anterior a la crisis de 2008.

A una cifra de crecimiento robusta hay que añadir que Estonia goza de las finanzas públicas más equilibradas de toda la Unión Europea. Es el país europeo con menor deuda pública en relación a su PIB, apenas un 6 por ciento. Esta cifra contrasta con la de España, donde se espera que la deuda pública alcance este año por primera vez la cota del 100 por cien del Producto Interior Bruto, y con la de otros países como Grecia, Portugal o Italia, donde la deuda pública supera holgadamente el umbral del 100 por cien del PIB.

Otro aspecto en el que Estonia nos gana por goleada es el desempleo. Mientras que en España la tasa de paro ronda el 25 por ciento de la población activa, en Estonia el paro es del 8,5 por ciento.

Resulta palpable que el modelo económico de Estonia funciona. Pero hay una pregunta que ronda la cabeza de todos los economistas: ¿cómo ha podido un país sin recursos naturales, sin turismo y escasamente poblado haberse convertido en una de las economías más vibrantes de la Unión Europea?

En Estonia, fundar una empresa, votar o declarar impuestos se puede hacer por internet en cuestión de minutos. Estonia es uno de los países donde los ciudadanos más usan internet (un 77 por ciento de los estonios lo utilizan habitualmente) y donde la innovación tecnológica encuentra menos barreras burocráticas. Además, Estonia exporta talento, y buena prueba de ello es Skype, la compañía fundada en 2003 por cinco jóvenes informáticos, tres de ellos estonios. Apenas diez años después de su fundación, Skype está valorado en más de 6.000 millones de euros.

Una economía de mercado, unida a un gasto público discreto, unos bajos impuestos, una burocracia mínima y una educación universitaria, tanto pública como privada, de calidad y orientada a la innovación han creado el caldo de cultivo para que una pequeña república exsoviética de poco más de un millón de habitantes se haya convertido en un caso de éxito económico histórico.

España, un infierno fiscal: impuestos altos para sueldos bajos

El documento del Día de la Liberación Fiscal, elaborado por la economista Cristina Berechet para Civismo, establece una interesante comparativa entre la fiscalidad del trabajo en España y el resto de Europa. Aquí podemos ver que el 40,5% español se compara negativamente con el 26,68% irlandés, el 31,54% británico, el 37,9% de Dinamarca o el 37,98% de Luxemburgo. De hecho, el escenario español está más cerca del caso sueco, donde el tipo impositivo real sobre el trabajo es del 42,87%.

Eso sí: el salario neto mensual en el cálculo de la situación española es de 1.646 euros, muy por debajo de los niveles de ingresos registrados en otros países. Por eso llama la atención el caso de nuestro país, porque con niveles medios de retribución mucho menores, el esfuerzo fiscal es mucho mayor.

Fiscalidad del trabajo España Europa(1)La comparativa con el resto de Europa también es especialmente dura en el caso de las familias. Asumiendo el caso de una pareja con hijos que recibe un sueldo, vemos que la Hacienda española se lleva el 34,8% del salario bruto frente al 26,4% de la OCDE. El diferencial se mantiene en el caso de una familia monoparental con hijos (30,3% en España vs 17,2% en la OCDE).

Esfuerzo fiscal pareja con hijos España(1)Leer más en Libre Mercado.

30 gráficas sobre el mercado laboral español

A continuación pueden consultar las 30 gráficas más interesantes del estudio sobre el mercado laboral español que ha elaborado la Fundación Faes. El informe al completo está disponible aquí.

Mercado Laboral Fundación Faes 1 Mercado Laboral Fundación Faes 2 Mercado Laboral Fundación Faes 3 Mercado Laboral Fundación Faes 4 Mercado Laboral Fundación Faes 5 Mercado Laboral Fundación Faes 6 Mercado Laboral Fundación Faes 7

 

Mercado Laboral Fundación Faes 8 Mercado Laboral Fundación Faes 9 Mercado Laboral Fundación Faes 10 Mercado Laboral Fundación Faes 11 Mercado Laboral Fundación Faes 12 Mercado Laboral Fundación Faes 13 Mercado Laboral Fundación Faes 14 Mercado Laboral Fundación Faes 15 Mercado Laboral Fundación Faes 16

Mercado Laboral Fundación Faes 17 Mercado Laboral Fundación Faes 18 Mercado Laboral Fundación Faes 19 Mercado Laboral Fundación Faes 20 Mercado Laboral Fundación Faes 21 Mercado Laboral Fundación Faes 22 Mercado Laboral Fundación Faes 23 Mercado Laboral Fundación Faes 24 Mercado Laboral Fundación Faes 25 Mercado Laboral Fundación Faes 26 Mercado Laboral Fundación Faes 27 Mercado Laboral Fundación Faes 28 Mercado Laboral Fundación Faes 29 Mercado Laboral Fundación Faes 30Aquí pueden ver el vídeo de la presentación del informe:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=OQK0bKt6kNY]

A continuación, diez propuestas claves del informe, destacadas por Libre Mercado:

1. “Ahondar en la simplificación contractual haciendo converger los costes de todos los contratos en niveles más moderados, incluidos los costes de despido”: simplificar el número demodalidades de contratación es una asignatura pendiente del mercado laboral español. Se ha hablado mucho del contrato único, aunque el Gobierno ha negado esta opción por activa y por pasiva. Sin llegar a este extremo, se podría reducir el número de contratos y reducir la brecha entre fijos y temporales, un camino que ya se emprendió en la reforma de 2012.

2. “Complementar con ayudas del Estado eventuales reducciones del salario mínimo para favorecer la contratación de colectivos específicos garantizando su nivel de bienestar”: tocar el salario mínimo es muy complicado políticamente. El problema es que más allá de la demagogia que acompaña al tema, lo cierto es que obligar a un empresario a pagar un sueldo reduce las posibilidades de que contrate al empleado. Para la mayoría de los trabajadores, el SMI no es un problema, porque sus puestos de trabajo están remunerados muy por encima de ese límite. Pero para determinados colectivos (jóvenes o personas que llevan mucho tiempo en paro), la única forma de acceder al mercado laboral puede ser a través de un salario reducido. FAES propone rebajar el SMI para estos colectivos y que sea el Gobierno, con algún tipo de subsidio, el que complemente los ingresos del empleado.

3. “Concentrar un importe sustancial de la prestación por desempleo en los primeros meses de vigencia, sin perjuicio de mantener, o incluso aumentar, el volumen total de la cuantía”: el diseño de la prestación por desempleo en España ha sufrido numerosas críticas. No es tanto la cuantía o la duración (hay países en Europa con cifras similares) como por los incentivos que ofrece a los desempleados. Según el Observatorio Laboral de la Crisis de Fedea, entre dos parados con las mismas características (edad, tiempo en desempleo, profesión,…), uno con derecho a prestación y otro que no, el primero tiene la mitad de posibilidades de encontrar un trabajo. FAEs propone subir el subsidio en los primeros meses e ir reduciéndolo de forma más rápida.

4. “Avanzar en la reducción de los costes generales vinculados a la contratación, con una evaluación de la eficacia de la multitud de bonificaciones actuales”: la mayoría de los estudios coinciden en que la política de bonificaciones no tiene efectos sobre la cantidad de empleo neto. Lo que hacen los empresarios es cambiar de fichas (contratan a un empleado que dé derecho a la ayuda a cambio de otro que no tenga esa característica). FAES propone rediseñar estas políticas.

5. “Aumentar la penetración de las Agencias Privadas de Colocación y de las ETT en la intermediación para activar a los desempleados”: España es uno de los países de Europa en los que las agencias privadas tienen un peso más bajo en la búsqueda de empleo para los parados. En el norte del continente, lo más habitual es que exista una cercana colaboración entre servicios públicos y empresas privadas, que suelen tener incentivos en función del número de contratos que consigan.

6. “Garantizar una adecuada retribución a la formación continua de los trabajadores como incentivo a la inversión en capital humano”: uno de los mayores problemas de los trabajadores españoles está en su bajo nivel de formación, una cuestión en la que tiene mucho que ver el alto porcentaje de temporales. FAES pide que se destinen fondos a mejorar la capacitación continua de la fuerza laboral como primer paso para mejorar su productividad.

7. “Mejorar la transparencia y evaluación de las políticas activas y aumentar la libertad de elección del desempleado con medios como el Cheque Formación”: los famosos cursillos del paro llevan en el ojo del huracán unos meses. Pero más allá de la polémica por el desvío de fondos, lo cierto es que no están dando los resultados buscados. FAES pide que sean los propios parados, a través de un sistema de vocuhers, los que decidan qué quieren hacer con el dinero que se destina a su formación.

8. “Reforzar la seguridad jurídica de la negociación colectiva”: la Reforma Laboral avanzó en esta dirección, pero numerosas sentencias judiciales han puesto en duda la eficacia real de algunos de sus preceptos. FAES propugna que se consolide aquel designio. La desjudicialización de los conflictos laborales (con los costes, tanto en dinero como por la incertidumbre que acarrea) es una petición clásica de los empresarios españoles.

9. “Abrir una reflexión general sobre el modelo de empleo público en España orientada hacia un esquema de incentivos que procuren una mayor eficiencia”: un tema tabú, el estatus de los empleados públicos. España tiene una de las tasas de empleados públicos con puesto asegurado más altas de Europa. En los países de la UE, un elevado porcentaje de los trabajadores del Estado tienen una relación laboral muy parecida a la de sus vecinos del sector privado. No parece sencillo que ningún Gobierno se atreva a abrir este melón.

10. “Acompasar las reformas del mercado laboral con otras tendentes a eliminar burocracia y trabas administrativas que flexibilicen y dinamicen los mercados”: no es exactamente una reforma de mercado laboral, pero la idea de sus promotores es facilitar al máximo todo lo que rodea a la contratación de un empleado. La burocracia es un enorme coste para los empresarios y parece lógico suponer que aligerar esta carga les permita dedicar tiempo y recursos a su negocio, incluyendo a la contratación de nuevos empleados.

Portugal, nuevo "refugio fiscal" para jubilados europeos

El país luso se está convirtiendo en un “refugio fiscal” para jubilados extranjeros. Como explica El Confidencial, “el secreto está en la categoría de ‘residentes no habituales’, según la ley, aquellos que viven en el país un mínimo de 183 días anuales o que, en todo caso, posean una vivienda con la intención de convertirla en residencia habitual. Es precisamente este sector el que recibe ventajas impositivas más competitivas que las que actualmente ‘ofertan’, por ejemplo, España, Francia, Holanda o el Reino Unido”.

El régimen tributario portugués permite que los jubilados extranjeros reciban su pensión sin tener que pagar IRPF durante una década. Este régimen es aplicable a cualquier ciudadano europeo, aunque también los jubilados llegados de otras jurisdicciones pueden acogerse a este tratamiento cuando su país de origen haya firmado un acuerdo fiscal destinado a eliminar la doble tributación (caso de EEUU, Brasil, Japón…).

Hablamos de una normativa impositiva que deja el IRPF en el 20% para residentes no habituales y profesionales de alta cualificación, si bien entre los jubilados encontramos la “vacación fiscal” de una década como atractivo adicional. Es por esto que ha aumentado casi un 100% el número de peticiones de contribuyentes que quieren acogerse a este tratamiento. A la cabeza: holandeses, franceses, suizos…

El fisco de los países de origen no siempre facilita este tipo de “exilio fiscal”. Por ejemplo, El Confidencial cuenta que algunos galos que han seguido esta vía han tenido que vender su vivienda francesa para evitar que sea considerada residencia principal. En cualquier caso, muchos simplemente han puesto esos inmuebles a nombre de un familiar, por lo que Hacienda no ha podido frenar la salida de contribuyentes ni apelando a estas trabas.
Antes mencionábamos que el fisco portugués concede una tasa reducida del 20% en el IRPF aplicado a profesionales extranjeros de alta cualificación. Aquí entran personas que compren inmuebles por más de medio millón de euros o abran empresas con más de diez trabajadores. Dos tercios de quienes se acogen ya a esta fórmula son individuos chinos, aunque también hay brasileños, rusos… entre la lista. La economía local se ha beneficiado notablemente: en 2013, estos “visados de oro” dejaron 300 millones de euros de inversión, mientras que entre enero y mayo de 2014 se han detectado movimientos por casi 600 millones de euros.

 

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies