Mes: diciembre 2013

Un mundo más alimentado

Así crece el alcance de kilocalorías por día y por persona en el mundo. De nuevo, una historia de progreso que debe invitarnos a entender las últimas décadas como un periodo de desarrollo y progreso. Lo vemos en el hambre, con las gráficas que siguen, pero también en otros indicadores descritos aquí.

Alimentación Pobreza Kilocalorías

El salario mínimo destruye 447.000 empleos en España

Interesante artículo de Julio Pomés, que señala que el salario mínimo explica cerca de 500.000 puestos de trabajo destruidos en España. 

Los afiliados al Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) han aprobado el contenido básico del programa del Gobierno de coalición con los democristianos (UCD). Una de las propuestas más controvertidas se refiere al establecimiento de un Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a nivel nacional de 8,5 euros por hora de trabajo. El Consejo de Sabios, órgano independiente encargado de controlar al Ejecutivo, ya ha criticado la medida porque supondría la destrucción de 1,8 millones de puestos de trabajo. La aparición de estos nuevos parados correspondería a la supresión de aquellos empleos que dejan de ser rentables debido a que su productividad es inferior al coste de su sueldo más los impuestos.

¿Es este salario mínimo excesivamente alto? Contextualicemos. Primero, hay que compararlo con el salario mediano, es decir, el de aquella persona que se sitúa justo en el centro de la distribución de forma que hay el mismo número de gente que cobra un salario superior e inferior a ese salario. Pues bien, el Salario Mínimo alemán se sitúa en 0,55 veces la mediana, frente al 0,47 de España (el SMI está en 9.034 euros al año). Estos valores son mucho más altos si los comparamos con el Salario Mínimo estadounidense (0,38 veces), cifra que no perjudica el empleo.

Ahora bien, si analizamos por regiones la situación de la mediana del SMI, vemos que la mayor parte se encuadran más próximas a la nueva posición alemana que a la de EE UU.Así, Canarias se encuentra por encima de la cifra alemana (0,56), mientras que Galicia y Extremadura están en el mismo nivel, ése donde el SMI puede ser tan pernicioso como para destruir un 4,1% de los puestos de trabajo. En caso de que el Salario Mínimo fuera acorde a la realidad económica, estas tres regiones habrían conseguido salvar 90.300 puestos de trabajo, según el cálculo del Consejo de Sabios germano.

El siguiente escalón lo ocupan Murcia, Cantabria, Andalucía, Castilla y León, Baleares, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y La Rioja, todas en torno al 0,51. Este nivel sigue siendo lesivo y, de hecho, se encuadraría en el noveno puesto más alto de los 34 países de la OCDE (el club de los países desarrollados), por delante de Bélgica. Aquí, el Salario Mínimo supondría la pérdida de 243.200 empleos. Ligeramente por debajo se encuentran Asturias y Aragón, muy cerca de la media española y donde la normativa sacrificaría 21.700 puestos de trabajo.

Es necesario prestar atención a Cataluña, y Madrid para encontrar dos regiones donde el Salario Mínimo se encuadra en un marco competitivo, aunque ligeramente por encima de la media de la OCDE (0,41). Con todo, estas dos regiones perderían 85.800 puestos de trabajo a causa del Salario Mínimo. Por muy poco, Navarra no llega a la media de la OCDE. Finalmente, el País Vasco, en el entorno de las cifras estadounidenses, solo pierde 3.800 puestos de trabajo, debido a que las empresas instaladas allí pueden pagarlo.

El SMI tiene que adaptarse a las condiciones de cada región, de forma que las buenas intenciones no acaben generando resultados catastróficos, en este caso, la pérdida de casi 448.000 puestos de trabajo en España.

Empleo destruido por salario mínimo

También, existe una cuestión sobre la que reflexionar: ¿por qué la mayoría de los países sin Salario Mínimo pertenecen al grupo de países más ricos de Europa? Hablo de Suiza, Noruega, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Suecia, Austria, Islandia, Italia y Chipre.

La siguiente gráfica compara la evolución del salario mínimo y el IPC en los últimos años:

salario-mc3adnimo-vs-inflacic3b3n

El gobierno de Rajoy sube las cotizaciones sociales por la puerta de atrás

Pésima noticia para cerrar el año:

El Ministerio de Empleo encabezado por Fátima Báñez ha aprobado una nueva subida encubierta de cotizaciones para las empresas, recogida en el BOE del pasado sábado 21 de diciembre. Tan sólo unos días antes de la Navidad y sin que mediase una explicación meridianamente clara, el Gobierno aprovechó para eliminar y endurecer otra vez algunas exenciones de las que se beneficiaban los empresarios a la hora de pagar la Seguridad Social de sus trabajadores. 

Es decir, la enésima vuelta de tuerca para elevar todavía más las cuotas empresariales y añadir ingresos al anémico sistema de pensiones, tal y como reconoce en el preámbulo el propio legislador al afirmar que tal decisión “obedece a la necesidad de adoptar medidas urgentes con el objetivo de conseguir la sostenibilidad en el sistema de la Seguridad Social”. Según los expertos consultados, dichos cambios legislativos pueden representar un alza de las cotizaciones sufragadas por los empresarios de hasta 1 ó 2 puntos, dependiendo de los casos.

Hemos señalado en múltiples ocasiones que la «devaluación interna» que necesita España debe abordarse combinando una mayor flexibilidad del marco laboral con una rebaja de las cotizaciones sociales. En este sentido, esta es una medida nefasta, contradictoria y dañina, que llega en el peor momento posible y, además, mantiene la artificial diferenciación entre cuotas de la Seguridad Social «a cargo del empleador» y «a cargo del empleado».

Evolución de la economía sumergida en la OCDE

Datos de Friedrich Schneider apuntan que, pese a la crisis, el alcance de la economía sumergida en la OCDE cae a lo largo de la última década:

Economía sumergida OCDE

Uno de cada tres euros prestados a las empresas españolas procede ya del extranjero

Atención a esta información de El País

Uno de cada tres euros prestados a las empresas españolas procede ya del extranjero, según los datos más recientes del Banco de España, correspondientes al mes de octubre pasado. Cuando empezó la crisis, en el año 2008, los bancos españoles eran protagonistas del 76,2% y los préstamos del exterior solo suponían el 23,8%. Tras cinco años y medio, la financiación procedente del exterior se ha disparado y esos préstamos concedidos desde el extranjero representan un 33,2%, una cuota récord en toda la serie estadística del Banco de España.

Los datos sugieren que las empresas han ido buscando cada vez más financiación en el exterior ante los problemas de buena parte del sistema financiero español, que ha cerrado el grifo del crédito a las empresas y ha preferido centrarse en la deuda pública.

Los préstamos del exterior a las sociedades no financieras se situaron en octubre en 331.346 millones, según los datos del Banco de España, una cifra superior en 4.000 millones a la de cierre del año 2012. En cambio, los préstamos de la banca española (incluidos los que han sido titulizados y están fuera de balance y los transferidos al banco malo) han descendido más de 115.000 millones en un año (un 15%) y más de 70.000 millones en lo que va de 2013. Encadenan 37 meses consecutivos a la baja.

“Los datos muestran que la caída del crédito no se debe solo a falta de demanda”, señala Sara Baliña, socia de AFI. La economista destaca que son sobre todo las grandes empresas, con acceso a la banca internacional, las que han optado por lograr fuera el dinero. Las pymes se encuentran con el doble problema de que la banca española reduce el crédito y de que ellas no tienen fácil el acceso a préstamos del exterior. Baliña considera que ha llegado el momento de que la banca española empiece a abrir el grifo a las empresas, no ya por el bien de la economía, sino porque es el único segmento que le puede permitir la mejora de sus márgenes de negocio.

Los problemas de oferta parecen verse también en el crédito a los hogares. Aunque aquí los préstamos del exterior son una mínima parte (pues la inmensa mayoría de las familias no tiene acceso a ellos), no solo han crecido durante el año, sino que se encuentran en niveles casi récord (3.056 millones). Mientras, los préstamos de la banca española a los hogares se han recortado 40.000 millones en lo que va de año.

Las empresas piden dinero al extranjero

EEUU: recortes en el presupuesto de Defensa y evolución del PIB

En 1943, Paul Samuelson señalaba que el fin de la Segunda Guerra Mundial llevaría a EEUU a sufrir «el mayor periodo de crisis industrial y desempleo jamás visto en una economía». Por eso, pidió «mantener los controles de precios, aprobar nuevos subsidios y lanzar grandes programas de gasto público». De 1945 a 1947, el gasto público cayó del 42% al 15% del PIB. No obstante, el desempleo apenas repuntó del 2% al 3,5%.

Entre 1978 y el año 2000, el gasto en defensa se redujo del 7,4% al 3,7% del PIB. Para dicho periodo, el crecimiento medio fue del 3,3%. La idea de una reducción del PIB ligada a esta «austeridad» en materia de defensa se volvió a demostrar equivocada.

Ante esta evidencia, Robert Barro y otros economistas han estudiado la existencia (o ausencia) de un «multiplicador» keynesiano ligado al gasto en defensa. Cuando este indicador es positivo y mayor que «1», se supone que ese gasto en defensa lleva también a aumentos del PIB del sector privado. Si el número está entre 0 y 1, el dato indica un crecimiento general del PIB pero con más pujanza del Estado en detrimento del mercado. Cuando el número es inferior a «0», estamos ante un escenario en el que el PIB en general cae, con retrocesos netos debido al empobrecimiento del sector privado.

La conclusión de Barro y de otros economistas como Robert Hall es que el «multiplicador» medio anda por el 0,5: el PIB no se reduce, pero sí cambia su composición, con un sector privado más pequeño y un Estado más grande en cuanto a su peso sobre el total de la economía.

Ante estos datos, Veronique de Rugy plantea lo siguiente:

– El «plan de estímulo» aprobado por Obama entre 2009 y 2010 aumentó el «PIB público» en $600.000 millones de dólares, reduciendo el gasto y la inversión del «PIB privado» en $300.000. No obstante, el dato será aún peor para familias y empresas ya que la deuda adicional se paga desde 2011 con una presión fiscal más alta. Según David y Christina Romer, cada dólar adicional recaudado por el sector público reducirá el «PIB privado» en 1,1 dólares. En suma, considerando el medio plazo, el «estímulo» de Obama aumentó primero el PIB en $600.000 millones… pero acabó reduciendo el gasto y la inversión del sector privado en $900.000 millones.

– Entre 2012 y 2013, la austeridad impuesta por el Tea Party en las negociaciones presupuestarias ha recortado los presupuestos de defensa desde $677.000 a $643.000 millones de dólares, un ajuste de $34.000 millones. Esto se reduce en menos gasto hoy pero también en menos gastos mañana. Considerando el impacto final de este repliegue del Estado, de Rugy apunta que, en un lustro, cada dólar de gasto reducido será $1,3 dólares extra en gasto e inversión del sector privado.

La pizza como ícono de la innovación y el dinamismo capitalista

urlChris Berg es un académico del Institute of Public Affairs de Melbourne. En las líneas que siguen habla de la pizza como un ícono de la innovación y el dinamismo capitalista

Permítame sugerir otro ícono de la innovación y del dinamismo capitalista: ¡la pizza! Es una de las comidas más ordinarias y sencillas. A casi nadie se le ocurriría buscar innovación e ingeniería en ella. En su versión más básica, la pizza es un pan delgado con tomates y queso encima —es la comida que los pobres de Nápoles exportaron, que luego ha sido reinterpretada incesantemente por el resto del mundo.

41% de los estadounidenses comen pizza por lo menos una vez a la semana, ya sea comprada, congelada y recalentada en un horno en casa, entregada a domicilio, traída del restaurante, o cocinada desde cero en casa. Todas estas opciones son más complicadas de lo que parecen. Mantener una pizza fresca mucho después de que esta sale del horno para que pueda ser entregada a domicilio, o asegurarse de que llegue a estar crujiente en distintos hornos domésticos luego de ser congelada durante semanas no es cosa fácil.

La humedad es la enemiga. Para las pizzas congeladas, esto significa que los ingredientes deben ser pre-cocidos precisamente para evitar que algunos ingredientes se quemen mientras que otros se están terminando de calentar. La pizza congelada resiste muchos abusos —es parcialmente descongelada cada vez que es transferida del productor al supermercado y al congelador en casa. Así que la masa tiene que estar precisamente regulada para soportar su contenido de agua.

El queso se congela mal, y los consumidores esperan que este se derrita de igual forma a lo largo de la masa, así que los productores se obsesionan con el rango pH del queso, y con su contenido de agua y sal. Además, por supuesto que todas estas decisiones son realizadas teniendo en cuenta el presupuesto del cliente y la rentabilidad del productor. Los consumidores de pizzas congeladas de tamaño familiar suelen ser extremadamente sensibles a cambios en el precio. Las oportunidades para innovar en procesos, equipos, automatización y química son virtualmente innumerables.

Se vuelve todavía más complicado cuando consideramos cambios en los gustos de los consumidores. El cliente de la pizza moderna no solo quiere queso, tomate y pepperoni. Conforme se vuelven más sofisticados los gustos culinarios, los clientes buscan sabores más sofisticados, incluso en las pizzas congeladas. Una cosa es dominar cómo se derrite el queso cheddar y el mozzarella. Lidiar con unos quesos más sabrosos como un brie o un gouda es una cosa totalmente distinta. Como el especialista en pernos de Ikea, hay cientos de personas alrededor del mundo obsesionadas con la manera en que el queso congelado se derrite en un horno casero. Este tipo de complicaciones son replicadas en cada ingrediente de este producto tan simple (¿Cómo adaptar un dispensador automático de pepperoni para que dispense queso feta?).

Los clientes demandan características estéticas también. Los productos congelados tienen que verse auténticos. A los clientes les gusta que la masa de su pizza tenga pequeñas marcas de quemadura, incluso si los hornos domésticos no las producirán naturalmente. Por esta razón los productores experimentan con todo tipo de técnicas de calentamiento para replicar el resultado visual de un horno de leña.

La pizza que se retira en un restaurante parecería ser algo menos complicado pero tiene casi la misma cantidad de complejidades. Algunas cadenas grandes de pizza están integrando lentamente el tipo de aplicadores de salsa e ingredientes que utilizan los productores de alimentos congelados. El queso es costoso y difícil de distribuir de manera uniforme. La cadena de pizzas Domino’s utiliza un equipo patentado, el “auto-queso”, que toma bloques estandarizados de queso y con la presión de un botón los ralla y distribuye uniformemente a lo largo de una masa.

Los problemas de humedad son incluso más endémicos en las pizzas que se retiran de un restaurante. La pizza horneada tiene que sobrevivir, caliente y crujiente y sin daño alguno, por algún tiempo antes de ser consumida. Si la caja está cerrada, el vapor de la pizza caliente atraviesa el pan, haciéndolo suave y desagradable. Pero una caja abierta perderá calor demasiado rápido. Los ingenieros han encontrado un balance. Las ventilaciones en la caja y los trípodes plásticos en el centro de la pizza alientan el flujo de aire. Los que entregan las pizzas a domicilio las llevan en estuches grandes y protegidos para mantener el calor dentro pero reducir el riesgo de daño por causa del vapor.

Fácilmente podríamos replicar este análisis para casi cualquier alimento procesado o manufacturado que encontramos en un supermercado tradicional. Luego podríamos reflexionar acerca de la complejidad de servir comida, no en una cocina de casa, sino en un avión que vuela a más de 600 millas por hora y a 37.000 pies en el aire, y que es cocinada en un pequeño pasillo para cientos de personas simultáneamente.

¿Cuánto influye el mercado bursátil de EEUU en el resto del mundo?

Atención a un informe de Pierre LaPointe, director de estrategias globales e investigación en la firma canadiense Pavilion:

«Desde el 2000 hasta hoy, el desempeño del índice bursátil estadounidense explica alrededor del 40% de las variaciones y fluctuaciones experimentadas en Alemania, Francia o Reino Unido. Esta proporción es menor en Asia y llega al 52% en el caso de Canadá».

«Las fluctuaciones que ocurren fuera de EEUU solamente afectan en un 1,4% la evolución del MSCI USA. Lo mismo ocurre con la renta fija. Desde el 2000, el 35% de la fluctuación diaria en bonos europeos se explica en relación con la evolución de estos activos en EEUU. Para Canadá, el impacto es del 63%»

Así apuesta Warren Buffett: cartera de Berkshire Hathaway en 3T 2013

warren_buffettEste documento recoge la última «foto» disponible de la cartera al completo de Berkshire Hathaway, el grupo inversor que dirige Warren Buffett. Hablamos de información comunicada al regulador en septiembre de 2013.

Las principales posiciones están en Wells Fargo (20,4%), Coca-Cola (16,1%), IBM (13,4%), American Express (12,2%), Procter & Gamble (4,2%), Wal-Mart (3,9%), Exxon (3,7%) y Bancorp US (3,1%).

Otras posiciones superiores al 1% del portfolio están dedicadas a Tesco, DaVita Healthcare, Moody’s, Philips 66, General Motors, Graham Holdings Company y Conoco Phillips.

La inmensa mayoría de las compañías participadas están en Estados Unidos, salvo algunas participaciones en Reino Unido y Alemania.

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies