Mes: mayo 2012

Yo Invito: ¿Dónde está mi dinero?

Programa piloto sobre la crisis y el sistema monetario y financiero internacional, que cuenta con la colaboración de la Dra. Maria Blanco, el Dr. Juan Castañeda y la fundadora de OroyFinanzas.com. Como invitado especial Miguel Roig, Director de Expansión.com.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=s2aiorSPlPg&feature=g-all-u]

Puntualizaciones sobre el IBI y la Iglesia Católica

Interesante artículo de Isidro Catela publicado por el diario El Mundo el día 25 de mayo de 2012. A continuación reproduzco varios párrafos del mismo, pero pueden acceder al texto completo haciendo click aquí. 

El primer bulo que hay que desmentir es que «todo hijo de vecino» paga el IBI. No lo pagan, por ejemplo, los partidos políticos, los sindicatos, los locales de la Cruz Roja, las fundaciones, los consulados, las federaciones deportivas, las embajadas, los terrenos de la RENFE, los inmuebles destinados a usos religiosos de las comunidades hebreas, musulmanas o evangélicas, y otras muchas instituciones en virtud de la Ley 49/2002, denominada Ley de Mecenazgo. Con todas ellas, la Iglesia católica comparte el régimen fiscal especial que se concede a entidades sin fines lucrativos, como puede verse en el Título II de la citada Ley.

La legítima pregunta que cabe hacerse es ¿entonces por qué tanta gente piensa que se trata de un privilegio de la Iglesia? ¿Por qué no se cuestiona que deben pagar el IBI, por poner tres ejemplos: UGT, la Federación Española de Fútbol o las mezquitas construidas en España? La manipulación de la opinión pública, que cala como lluvia fina, lleva a creer a mucha gente que la Iglesia católica es la única que no paga el IBI y que además no paga ninguna clase de impuestos. Los estrambóticos casos que han ido surgiendo en los últimos días como noticias con cuentagotas desde diferentes ayuntamientos, han querido hacer pasar por novedad algo que en realidad no lo era. La Iglesia ya pagaba el IBI de locales no destinados a un uso religioso (como puede ser por ejemplo un garaje, una floristería o la tienda de dulces de un convento) y, de igual manera, ya pagaba las tasas municipales, sobre las que no existe ningún tipo de exención fiscal.

Es fácil de entender: por ley, y no como privilegio, sino como exención fiscal compartida con muchas otras instituciones, no se paga el IBI por la Catedral de Burgos, como no lo pagan tampoco por el Museo del Prado, pero se pagan tasas que nada tienen que ver con el mencionado impuesto, como, por ejemplo, las de basura o las correspondientes al vado de una cochera.

En la misma línea que busca el descrédito general de la Iglesia, se intenta hacer creer que el IBI eclesial supone un porcentaje altísimo sobre el IBI que goza de exención. Sirva como ejemplo para desmentirlo el hecho de que en Madrid, donde están exentos del pago del IBI edificios como el de la SGAE o el del Hotel Palace, podrían recaudarse 109 millones de euros si no existiera exención alguna. Sólo el 5% correspondería a la Iglesia católica. Algunos ayuntamientos están contribuyendo a esta ceremonia de la confusión. Saben bien que no está en su mano cobrar el IBI, salvo en los casos excepcionales que hemos citado. Saben que si envían el recibo de un edificio exento por ley, lo más probable es que se lo devuelvan. Y saben también que pueden seguir enviando a las parroquias a todas las personas desesperadas que ellos no atienden por falta de presupuesto, porque en este caso, no se devolverá a nadie y se acogerá a todos, sin pedir el DNI ni la partida de bautismo.

Más artículos e informaciones sobre esta cuestión: «IBI», por Juan Carlos Girauta (ABC); «El ensañamiento como agravante», por Pablo Molina (Libertad Digital); «Lista completa (y muy larga) de todos los que no pagan el IBI en España» (publicada por La Información); «Red de Mentiras», por Alfonso Merlos (La Razón).

Es también interesante consultar los artículos que ha publicado el blog de religión y política «Contando estrelas» sobre la financiación de la Iglesia Católica en España. Para leerlos haga click aquí, aquí, aquí y aquí.

Entrevista con César Vidal

A continuación comparto el vídeo de mi entrevista con César Vidal en esRadio FM y Libertad Digital TV. Pueden escuchar y descargar el audio haciendo click aquí.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=JY3f-1pOgzU&feature=youtu.be]

¿Hubo "neoliberalismo" en Ecuador antes de la llegada al poder de Correa?

“En Ecuador, según nos dicen, se vivió una “larga noche neoliberal”, hasta que los gendarmes del socialismo del siglo XXI nos despertaron. Cualquiera que oye esto nos imagina dominados por empresas transnacionales, postrados por la privatización de todo lo que se mueve, o sumidos en una total falta de regulación. No obstante, la historia de las últimas décadas nos dice otra cosa. Nos habla de un gobierno intervencionista, de empresas estatales ineficientes, de legislación laboral sumamente rígida, de una economía dependiente del petróleo, de proyectos privatizadores jamás consumados, de un Estado pagando la factura de ciertos banqueros irresponsables, etcétera”.

Así comienza el último artículo de Aparicio Caicedo para el diario El Universo. Pueden leer el resto haciendo click aquí. 

Vargas Llosa vs François Hollande

Intentar lo imposible sólo da excelentes resultados en el mundo del arte y de la literatura; en el de la economía y la política sólo trae desastres. Y la prueba es la crisis que ahora vive Europa, y, en ella, principalmente, los países que gastaron más de lo que tenían, que construyeron Estados benefactores ejemplarmente generosos pero incapaces de financiar, que se endeudaron más allá de sus posibilidades sin imaginar que también la prosperidad tiene límites, que inflaron sus burocracias a extremos delirantes y ocultaron la verdad de la deudas y la inminencia de la crisis hasta el borde mismo del abismo por temor a la impopularidad. Todo eso tarde o temprano se paga y no hay manera de evitarlo.

La ficción maligna presenta a la señora Merkel como un ser insensible, para la que sólo cuentan los números, y con la idea perversa de que el crecimiento europeo sólo puede resultar del saneamiento fiscal y la reducción del gasto público, es decir, que difícilmente puede haber políticas expansionistas antes de poner la casa en orden. Y la ficción maligna añade que, felizmente, en el oscuro túnel de la decadencia de Europa, ha aparecido una luz salvadora.

Se llama François Hollande y acaba de ganar las elecciones en Francia con una bandera clara, simple y generosa: lo primero no es la austeridad sino el crecimiento. ¡Bravo! ¡Eso es ser sensible a la injusticia del paro y la caída de los salarios! La estupidez es contagiosa, sobre todo en el dominio político, y lo extraordinario es que mucha gente perfectamente consciente del estado real de la economía europea, cree que la receta simplista y fantasiosa de Hollande, que le ha servido para ganar las elecciones, será también la columna vertebral de su política ahora que ha llegado al poder. El crecimiento económico como un acto de voluntad. Si es así, ¿por qué Grecia, Italia, Portugal, España no deciden crecer y lo hacen? Ah, por el espíritu egoísta, estrecho y mezquino de sus gobernantes y la maldad congénita del capitalismo. Si tuvieran un Hollande en el timón…

Pueden leer el artículo al completo haciendo click aquí

La Sociedad Pública de Alquiler estuvo en quiebra técnica en 2008

La Sociedad Pública de Alquiler (SPA) entró en quiebra técnica en 2008 al contabilizar pérdidas superiores al capital social de la compañía, por lo que el Ministerio de Vivienda tuvo que hacer una aportación de 8,5 millones de euros.

Aunque la noticia pasó casi inadvertida, así lo reconoció el secretario general de la Vivienda, Javier Ramos, durante una intervención en el Congreso de los Diputados para explicar los Presupuestos Generales del Estado de 2010 en el Ministerio de Vivienda. Ramos detalló entonces que, después de que la SPA -sociedad que se creó con un capital social de 20 millones de euros- obtuviera unas pérdidas de 21 millones de euros en 2008, el departamento que dirige Beatriz Corredor se vio obligado a aportar la citada cantidad, a través de la Entidad Pública Empresarial del Suelo (Sepes).

Huerta de Soto: "La política del hambre. Ayudas que matan"

Como explica el Profesor Huerta de Soto, la riqueza sólo puede crearse en un entorno institucional respetuoso con la propiedad privada y la libertad para emprender.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=KJ25e8NAX68&feature=relmfu]

La pobreza mundial se ha reducido a la mitad entre 1990 y 2010

En medio de recurrentes ataques a la globalización, no está mal recordar que las últimas décadas han estado marcadas por una continua reducción de la pobreza. Moisés Naím lo ha destacado en un artículo titulado «Buenas noticias» que pueden consultar íntegramente haciendo click aquí

La pobreza mundial en 2010 es la mitad de lo que era en 1990, y en todas partes del globo disminuyó el número de pobres. Esta disminución de la pobreza ocurre durante la más profunda crisis económica que ha vivido el mundo desde la gran depresión de 1929.

El mundo alcanzará antes de tiempo las metas de reducción de la pobreza planteadas en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que 193 países miembros de las Naciones Unidas acordaron en el año 2000. Uno de estos objetivos fue que para 2015 se habría de reducir a la mitad la pobreza extrema en el mundo. Resulta que esta meta se ha alcanzado cinco años antes.

Todo esto no quiere decir que en el mundo no sigan existiendo centenares de millones de personas cuyas vidas cotidianas son tragedias inenarrables. O que tener ingresos de 3 o 5 dólares al día, en vez de los 1,25 que marcan la línea de pobreza crítica, signifique gozar de estándares de vida aceptables. Nada de eso. La miseria sigue siendo la condición normal para la gran mayoría de los habitantes de este planeta. Pero su situación está mejorando. Y eso es una buena noticia.

Rodríguez Suanzes también toca el tema en El Mundo:

Cinco años y medio de crisis han destruido millones de puestos de trabajo y cientos de miles de millones de euros en riqueza en todo el mundo. La recesión (las recesiones) ha golpeado con más fuerza a países desarrollados que a países en desarrollo. O al menos más que en anteriores ocasiones. Y eso ha provocado que en los primeros se haya generado una sensación de pesimismo generalizado y que, en muchas ocasiones, pequemos de falta de perspectiva.

Chipre, Grecia, Portugal, Irlanda o España están muchísimo peor que hace unos años y afrontan uno de los desafíos más grandes en muchas décadas. Sin embargo, la situación en el mundo dista mucho de ser equivalente. De hecho, y en algunos aspectos, la situación económica hoy es mejor que nunca antes… en toda la historia.

Hace ahora un año, supimos que, por primera vez, el número de pobres se está reduciendo en todas partes. No sólo en los países ricos, sino en Asia, América Latina y también en África. Según el World Bank’s Development Research Group, «en todas las regiones del mundo en desarrollo, el porcentaje de personas que viven con menos de 1,25 dólares al día y el número de pobres disminuyó entre 2005-2008».

Sus estimaciones muestran que «en 2008, 1.290 millones de personas vivían con menos de 1,25 dólares al día, el 22% de la población del mundo en desarrollo». Una disminución increíble, puesto que en 1981, «1.940 millones de personas vivían en condiciones de pobreza extrema», el 52%. Una caída de 30 puntos porcentuales en menos de tres décadas.

Por si fuera poco, la institución señalaba que en las estadísticas preliminares «basadas en encuestas correspondientes a 2010», el coeficiente de pobreza «dado por un umbral de 1,25 dólares al día» se había reducido, en ese año, a menos de la mitad de su nivel de 1990.

Esto significaría que el primer Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM), consistente en reducir la pobreza extrema mundial a la mitad respecto del nivel de 1990, se ha alcanzado antes de la fecha límite de 2015.

En el verano de 2010, la Iniciativa de la Universidad Oxford sobre la Pobreza y el Desarrollo Humano (OPHI) presentó, de forma conjunta con la Oficina del Informe sobre Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), una nueva manera de medir la pobreza «que plantea una visión multidimensional»: el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM).

El IPM ha sustituido al célebre Índice de Pobreza Humana. El nuevo indicador «complementa a los índices basados en medidas monetarias y considera las privaciones que experimentan las personas pobres, así como el marco en que éstas ocurren». Es decir, que no sólo tiene en cuenta cuántas personas viven con menos de 1,5 dólares al día, o 2,5 o los que se quiera utilizar. Sino que valora otras variables más allá del nivel de renta.

En concreto, el modelo tiene «tres dimensiones» (Sanidad, Educación y Niveles de Vida) subdivididas a su vez en 10 indicadores (nutrición, mortalidad infantil, matriculación escolar, años de instrucción, combustible para cocinar, saneamiento, agua, electricidad, vivienda y bienes).

Según sus cálculos, «alrededor de 1.700 millones de personas en los 109 países que abarca el Índice (un tercio de su población) viven en situación de pobreza multidimensional. Es decir, al menos el 33% de los indicadores reflejan graves privaciones en salud, educación o nivel de vida. Esta cifra supera a los 1.300 millones de personas que viven con menos de 1,25 dólares al día en esos países, pero es menor al número de personas que vive con menos de 2 dólares al día». Nepal, Ruanda y Bangladesh, seguidas de Ghana, Tanzania, Bolivia y Camboya son los países que más han mejorado en los ránkings, según explica Sabina Alkire, una de las encargadas del informe.

Si se mantienen las mismas tasas que hasta ahora, en 20 años algunos de los países más afectados podrían erradicar la pobreza extrema o quedarse muy cerca.

Pero incluso con este tipo de modelos, hay problemas metodológicos. Según la ONU, 6.000 de los 7.000 millones de habitantes del planeta tienen un teléfono móvil, mientras que sólo 4.500 tienen acceso a retretes o letrinas.

El hecho de tener un baño o acceso a agua corriente es un indicador de bienestar. Pero el disponer de un móvil es absolutamente fundamental para muchos africanos y una forma rápida, cómoda y barata de poder hacer negocios.

¿Qué ha ocurrido para que la pobreza se haya reducido a la mitad en dos décadas? Entre las razones principales, sin duda, se encuentra la transición hacia economías de mercado de muchos de países, las reformas y el significativo aumento del comercio. «El sur en su conjunto está impulsando el crecimiento económico global y el cambio social, por primera vez en siglos», dice el estudio de la ONU.

En el trabajo también se destaca el peso de factores como la ayuda al desarrollo en diferentes países, uno de los elementos más polémicos de los últimos años, o los planes de ayuda y supervisión del FMI.

Las críticas a las instituciones internacionales, y en especial al Banco Mundial, sin embargo, se han incrementado en las últimas semanas por su falta de ambición y la escasa atención a la desigualdad.

¿Qué efecto ha tenido realmente esa mayor participación en la economía global? Entre 1980 y 2010, los países en desarrollo han aumentado su participación en el comercio mundial, pasando de un 25 a un 47%. Y aunque algún informe del Banco Mundial reconoce que una mayor apertura tiene un efecto positivo sobre el ingreso per cápita y por ende debería tender a reducir la pobreza», también dice que «está lejos de ser la única influencia, o la más importante, sobre el crecimiento económico, y por eso se debe evitar la tentación de exagerar la magnitud de la globalización (como suelen hacer sus detractores y defensores más estridentes)».

El español Xavier Sala i Martín, catedrático de la Universidad de Columbia, ha investigado y publicado mucho sobre la globalización y la reducción de la pobreza, y es mucho más contundente que la institución.

«¿Cómo hemos conseguido [esa reducción]? ¿Con la tasa Tobin, con la renta básica, con la caridad del 0,7%, con la condonación de la deuda, con la antiglobalización? La respuesta es no. La respuesta es que lo hemos conseguido con la economía capitalista de mercado. Así es como lo hemos conseguido nosotros, así es como lo ha conseguido China y así es como lo conseguirán los africanos. Abriendo las fronteras a la globalización que todavía no ha llegado», explica Sala i Martín, quien advierte que la pobreza absoluta se encuentra «en vías de regresión desde 1970».

Dos décadas de datos cada vez más positivos han acabado con los mitos deterministas, con la creencia de que nada se puede cambiar, que la miseria es inevitable e incluso la idea de que el capitalismo no puede funcionar en todas partes.

Para los economistas, la herramienta más poderosa para sacar de la pobreza a una nación no es la ayuda ni la compasión, sino el crecimiento. Jagdish Bhagwati y Arvind Panagariya, en un reciente libro, lo han mostrado para el caso de la India, uno de los países, junto a China, que ha registrado mayores progresos.

La coyuntura económica actual explica el deterioro de la calidad de vida en muchas partes del mundo. Pero también, en ocasiones, lo opuesto. El aumento del precio de los alimentos perjudica a mucha gente. Pero al mismo tiempo, beneficia a otros muchos, pues cada vez que alguien tiene que pagar más para comprar, hay otra persona que cobra más por vender.

Para lugares como Vietnam, por ejemplo, el balance es al final positivo. El problema es que en el mundo desarrollado, y desde algunas organizaciones, siempre se destaca el lado negativo de los fenómenos. Incluso cuando se producen en dos direcciones opuestas, como ha mostrado Dani Rodrik, de Harvard.

Hay buenas razones para el optimismo, pero el proceso está sólo a medias. Las cifras, pese a la mejora, son inaceptablemente altas y hay muchas zonas grises. En el número de marzo de la ‘Review of Income and Wealth’, Shaohua Chen y Martin Ravallion publican un artículo titulado ‘More Relatively-Poor People in a Less Absolutely-Poor World’, en el que afirman precisamente que si bien «la pobreza absoluta ha disminuido, el número de pobres relativos ha cambiado poco desde la década de 1990, y es mayor en 2008 de lo que lo era en 1981».

Esther Duflo (1972), profesora del MIT y una de las economistas con más proyección e influencia en temas de lucha contra la miseria, considera que no hay una sola «cosa que puede acabar con la pobreza». Que no se trata de «una cruzada, con un enemigo bien identificado y específico, ya sea el ‘capitalismo salvaje’, los gobiernos deshonestos, el exceso de reglamentación, el hambre o la malaria. Todo esto probablemente tiene algo que ver con la persistencia de la pobreza. Pero ninguno de los factores es fácil de solucionar y, más importante aún, incluso si se lograra, la pobreza todavía estaría con nosotros».

Ella y su equipo, recientemente galardonados con un Dan Daviz Prize y un millón de dólares, apuestan por un enfoque práctico y muy concreto. «La lucha contra la pobreza consiste en combatir, con paciencia y deliberación, los muchos problemas que hacen que la vida de los pobres sea difícil: las malas escuelas, el agua sucia, las enfermedades infecciosas, los caprichos del clima y otros desastres naturales, el saneamiento deficiente, la falta de habilidades, la corrupción a pequeña escala, los baches de una carretera. La lista es interminable».

Y precisamente por ello, y en lugar de despilfarrar cientos de millones en políticas tan bien intencionadas como inefectivas, la mejor manera de saber qué funciona y qué no es mediante experimentos, tanto para el uso de vacunas en la India como el de mosquiteras en Kenia, como explica Duflo en esta charla.

Acabar con la pobreza es posible. Lleva mucho tiempo y hay muchos obstáculos, pero cuanto más se ‘parecen’ las economías en desarrollo a las desarrolladas, cuantas menos trabas haya para hacer negocios, cuanta más seguridad jurídica, e imperio de la ley e infraestructuras, cuantos más derechos y títulos de propiedad, más fácil es prosperar.

La lucha contra la pobreza a través de la economía, de lo que sabemos que realmente funciona, es como la medicina actual. No hace milagros, no lo cura todo y comete errores, pero salva más vidas que nunca antes en la historia de la humanidad. El camino es complicado y largo, pero la ruta está muy clara

 

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies