La lógica “indignada” y “anti-capitalista”, resumida en un simpático vídeo

Este divertido fragmento del programa de humor “Museo Coconut” recoge de forma divertida muchos de los argumentos y las consignas habituales en los manifiestos “anti-capitalistas” y las manifestaciones de “indignados”.

El intervencionismo desbocado del gobierno de Rajoy

La llegada del Partido Popular al poder fue vendida por algunos analistas como el inicio de una nueva era en la que el Estado se replegaría ante el sector privado. Nada más lejos de la realidad. Tal y como publica Expansión, el Ejecutivo de Mariano Rajoy espera recaudar un 14% más en 2012:

“El Gobierno pronostica que la recaudación del Estado ascenderá a 119.233 millones de euros en 2012, un 14% más que el año pasado. De hecho, el Ministerio de Hacienda espera que la Administración central recaudará 15.000 millones extra durante este año a pesar de que la economía camina hacia una cruenta recaída”

Esta información debe ponerse en perspectiva de la mano de otras medidas promovidas por el gobierno de Rajoy. Por ejemplo, numerosos medios de comunicación han publicado que el Ejecutivo nacional ha empujado a los Ayuntamientos a subir los impuestos durante los próximos meses. También hemos sufrido una histórica subida de impuestos por valor de 6,000 millones de euros. Y además, hemos vivido la aprobación de medidas “contra le economía sumergida” que parecen inspiradas en el programa de los partidos de izquierda.

Queda claro, por lo tanto, que este gobierno podrá ser muchas cosas… pero de liberal tiene muy poco. ¿Quieren una prueba más? Lean esta noticia publicada por El Confidencial:

“El Ministerio de Hacienda tiene previsto nuevos recortes en las administraciones para cumplir con el objetivo de déficit del 5,3% para este ejercicio, pero también prepara ya una “inminente” subida de los impuestos especiales. El primero será sobre el tabaco, está en estudio el del alcohol y, también, otra sobre los vehículos más contaminantes, los diésel más comunes”

¿Necesitan algo más para convencerse? Echen un vistazo a esta noticia de Libertad Digital:

“El gobierno estudia subir el Impuesto de Sociedades. El camino seguido sería el de  eliminar una gran parte (o todas, quizás) de las deducciones vigentes, pero sin tocar los tipos. Esto sería una manera indirecta de subir el impuesto: podría venderse a la opinión pública que no se incrementan los tipos, pero la mayoría de las empresas españolas pagarían más“.

¿Les queda alguna duda? Consulten esta otra información de Libertad Digital: 

“El Gobierno ha propuesto este miércoles castigar a los vehículos más sucios, no solo los que emiten dióxido de carbono (CO2) sino también los que emiten óxidos de nitrógeno (NOX y NO2) y partículas en suspensión (sobre todo los diesel), mediante la modificación del actual Impuesto de Matriculación. “En principio, las Comunidades Autónomas están de acuerdo” y los ayuntamientos desean analizar antes las consecuencias recaudatorias, ha explicado el secretario de Estado de Medio Ambiente” 

Sobre la “economía sumergida”

Ángel Martín Oro pone los puntos sobre las íes hablando sobre la “economía sumergida” que tanto atacan los políticos españoles:

“El aflorar la “economía sumergida” y la lucha contra el fraude es la receta más repetida por la izquierda para reducir el déficit. (…) ¡Si solo el gobierno se esforzara en luchar contra el fraude fiscal y la economía sumergida, el déficit dejaría de ser un problema!, claman algunas voces indignadas.

Cabe añadir que también el gobierno del Partido Popular ha comprado este discurso. En apenas tres meses, el Ejecutivo ha anunciado diversas medidas destinadas a perseguir la “economía sumergida” que, según el periódico Público, “copian ideas a la izquierda”. En cualquier caso, el análisis económico es el mismo, con independencia del color político.

Así, tal y como explica Ángel Martín Oro, relacionar la crisis con la “economía sumergida” no parece correcto, ya que los datos demuestran que en los años de bonanza, el sector informal tenía un peso nada despreciable en la actividad económica española. Tampoco parece ser una gran receta de reducción del déficit, ya que los cálculos de Jesús Fernández-Villaverde limitan el impacto de medidas así al 0,5%, lo que no constituye ningún cambio estructural.

Además, los estudios de Friedrich Schneider, toda una autoridad en esta materia, demuestran que el tamaño de la “economía sumergida” española era mayor en 2006 que en la actualidad. Schneider, por cierto, subraya que hay una correlación positiva entre tasas impositivas más altas y mayor tamaño de la “economía sumergida”. Añade además que “los estudios sugieren que la principal causa del crecimiento de la economía sumergida es la creciente carga de impuestos y contribuciones sociales que se une a un mercado laboral cada vez más regulado. También los salarios de la “economía oficial” juegan un papel importante”.

Para saber más sobre esta cuestión, les recomiendo tres grandes fuentes:

- El Informe “Hiding in the Shadows”, publicado por el FMI, explica el rápido crecimiento que tiene la “economía sumergida” en los países de la OCDE y profundiza en el efecto que tienen los impuestos y las regulaciones en este punto.
- El libro “Stealth of Nations”, de Robert Neuwirth, ofrece una visión muy interesante sobre la “economía sumergida” y su realidad global. Un libro de los que dejan huella.
- El excelente reportaje titulado “La “economía sumergida” salva a millones de españoles de la pobreza” y publicado por Libre Mercado hace algunos meses.