El decretazo de Aznar, en perspectiva

El 28% de los desempleados ha rechazado un trabajo durante los últimos tres años. Así lo refleja un estudio recogido en agosto de 2011 por el diario económico Expansión. La cosa no acaba aquí: según el propio Gobierno de España, hasta el 25% de los desempleados investigados cobró el paro de manera fraudulenta.

Esta situación nos devuelve al año 2002, en el que el Gobierno de José María Aznar presentó un decreto-ley de reforma laboral que motivó una huelga general de 24 horas y provocó la salida del entonces Ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio. Tal y como describió entonces el diario El Mundo, “aquel decreto-ley establecía que los límites en los que un parado estaba obligado a aceptar un empleo se fijarían en una distancia de 30 kilómetros y dos horas de desplazamiento. También consideraba que un empleo adecuado es la profesión habitual del trabajador durante el primer año de paro y, tras ese plazo, el servicio público de empleo podría ofertar un empleo que no coincidiera con la profesión del parado, siempre que el trabajador recibiese antes un curso formativo. El desempleado podría, hasta un máximo de tres veces, rechazar una oferta de empleo adecuada o un curso formativo, aunque el primer rechazo se penalizaría con un recorte de tres meses en la prestación, el segundo con seis meses y el tercero con la extinción del derecho”.

Además, “la norma delimitaba el cobro de los salarios de tramitación -los que se perciben mientras un juez decide si un despido es procedente o no- a los casos en los que el despido fuera improcedente y el juez obligara a la readmisión del trabajador”.

A la luz de noticias como las mencionadas en el primer párrafo, es evidente que el “decretazo” introducía una serie de modificaciones bastante sensatas y, además, razonablemente moderadas. Y si bien aquella tibia reforma no salió adelante, hoy nos enfrentamos a las consecuencias de aquel fiasco: un sistema de prestación al desempleo francamente mejorable y tristemente abierto al abuso y al fraude.

About these ads

Un pensamiento en “El decretazo de Aznar, en perspectiva

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s