Blog

Sigue mis últimas publicaciones

Por un nuevo sistema de pensiones

Los siguientes fragmentos pertenecen a una columna de Gabriela Calderón de Burgos, analista del Instituto CATO, publicada en el periódico guayaquileño El Universo. Gabriela expone el éxito del modelo chileno de pensiones, llamando a una reforma urgente en esta dirección para evitar el colapso de los sistemas de reparto como nuestra Seguridad Social.

En 1981 en Chile se estrenó un sistema que por primera vez convirtió a los trabajadores en dueños de sus ahorros. Desde entonces, millones de trabajadores chilenos se han afiliado a la Administradora de Fondos Pensiones (AFP) de su elección y la ley les exige aportar un mínimo de su salario (10%) a su cuenta individual de ahorro y capitalización para su vejez. Imagínese: usted podría escoger entre más de una entidad para colocar su ahorro mensualmente y además podría escoger entre varios tipos de fondos. Adicionalmente, usted podría escoger aportar un porcentaje mayor de su salario, ya sea para jubilarse antes o para jubilarse después con una mejor pensión, habiendo en este sistema una clara relación entre el aporte y los beneficios.

En 1981, 1,4 millones de trabajadores chilenos tenían su cuenta individual de ahorro. Para mayo de este año, 8,6 millones la tenían. Los fondos de pensiones han tenido una rentabilidad promedio (por encima de la inflación) de 9,29% entre junio de 1981 y abril de 2010 (periodo que incluye la Gran Recesión de 2008-2009). Los fondos de pensiones acumulaban un valor equivalente a 65,1% del PIB para fines de 2009.

Una regulación prudente y eficaz ha logrado que nunca se haya perdido un peso por malversación y fraude. El ex Ministro de Trabajo que diseñó el sistema, José Piñera, señala que “Los pilares del sistema creado por la Revolución Previsional de 1980 se han mantenido intactos durante seis gobiernos y varias crisis económicas y políticas”.

El sistema chileno de pensiones impulsó la creación de un mercado de capitales moderno en Chile, el incremento de la inversión y el crecimiento económico. Millones de trabajadores chilenos han financiado con sus ahorros grandes obras de infraestructura como la carretera de Santiago a Viña del Mar, donde un letrero dice: “Sus ahorros financian esta carretera, y esta carretera financia su jubilación”.

30 países alrededor del mundo –incluyendo México, Suecia, Rusia, Hong Kong, entre otros– han seguido el modelo chileno de pensiones. 120 millones de trabajadores son propietarios de una cuenta de ahorro para su vejez. Solamente en Latinoamérica, para junio de 2009, 68 millones de trabajadores tenían su cuenta individual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies