Mes: marzo 2011

Ayn Rand on War

The following paragraphs are taken from Ayn Rand’s classic “Capitalism: the unknown ideal”.

Wars are the second greatest evil that human societies can perpetrate. The first is dictatorship, the enslavement of their own citizens, which is the cause of wars.

Laissez-faire capitalism is the only social system based on the recognition of individual rights and, therefore, the only system that bans force from social relationships. By the nature of its basic principles and interests, it is the only system fundamentally opposed to war.

Men who are free to produce, have no incentive to loot; they have nothing to gain from war and a great deal to lose. Ideologically, the principle of individual rights does not permit a man to seek his own livelihood at the point of a gun, inside or outside his country. Economically, wars cost money; in a free economy, where wealth is privately owned, the costs of war come out of the income of private citizens—there is no overblown public treasury to hide that fact—and a citizen cannot hope to recoup his own financial losses (such as taxes or business dislocations or property destruction) by winning the war. Thus his own economic interests are on the side of peace.

In a statist economy, where wealth is “publicly owned,” a citizen has no economic interests to protect by preserving peace—he is only a drop in the common bucket—while war gives him the (fallacious) hope of larger handouts from his master. Ideologically, he is trained to regard men as sacrificial animals; he is one himself; he can have no concept of why foreigners should not be sacrificed on the same public altar for the benefit of the same state.

The trader and the warrior have been fundamental antagonists throughout history. Trade does not flourish on battlefields, factories do not produce under bombardments, profits do not grow on rubble. Capitalism is a society of traders—for which it has been denounced by every would-be gunman who regards trade as “selfish” and conquest as “noble.”

Let those who are actually concerned with peace observe that capitalism gave mankind the longest period of peace in history—a period during which there were no wars involving the entire civilized world—from the end of the Napoleonic wars in 1815 to the outbreak of World War I in 1914.

Statism—in fact and in principle—is nothing more than gang rule. A dictatorship is a gang devoted to looting the effort of the productive citizens of its own country. When a statist ruler exhausts his own country’s economy, he attacks his neighbors. It is his only means of postponing internal collapse and prolonging his rule. A country that violates the rights of its own citizens, will not respect the rights of its neighbors. Those who do not recognize individual rights, will not recognize the rights of nations: a nation is only a number of individuals.

Statism needs war; a free country does not. Statism survives by looting; a free country survives by production.

Observe that the major wars of history were started by the more controlled economies of the time against the freer ones. For instance, World War I was started by monarchist Germany and Czarist Russia, who dragged in their freer allies. World War II was started by the alliance of Nazi Germany with Soviet Russia and their joint attack on Poland.

Observe that in World War II, both Germany and Russia seized and dismantled entire factories in conquered countries, to ship them home—while the freest of the mixed economies, the semi-capitalistic United States, sent billions worth of lend-lease equipment, including entire factories, to its allies.

Germany and Russia needed war; the United States did not and gained nothing. (In fact, the United States lost, economically, even though it won the war: it was left with an enormous national debt, augmented by the grotesquely futile policy of supporting former allies and enemies to this day.) Yet it is capitalism that today’s peace-lovers oppose and statism that they advocate—in the name of peace.

If men want to oppose war, it is statism that they must oppose. So long as they hold the tribal notion that the individual is sacrificial fodder for the collective, that some men have the right to rule others by force, and that some (any) alleged “good” can justify it—there can be no peace within a nation and no peace among nations.

Just as, in domestic affairs, all the evils caused by statism and government controls were blamed on capitalism and the free market—so, in foreign affairs, all the evils of statist policies were blamed on and ascribed to capitalism. Such myths as “capitalistic imperialism,” “war-profiteering,” or the notion that capitalism has to win “markets” by military conquest are examples of the superficiality or the unscrupulousness of statist commentators and historians.

The essence of capitalism’s foreign policy is free trade—i.e., the abolition of trade barriers, of protective tariffs, of special privileges—the opening of the world’s trade routes to free international exchange and competition among the private citizens of all countries dealing directly with one another. During the nineteenth century, it was free trade that liberated the world, undercutting and wrecking the remnants of feudalism and the statist tyranny of absolute monarchies.

Remember that private citizens—whether rich or poor, whether businessmen or workers—have no power to start a war. That power is the exclusive prerogative of a government. Which type of government is more likely to plunge a country into war: a government of limited powers, bound by constitutional restrictions—or an unlimited government, open to the pressure of any group with warlike interests or ideologies, a government able to command armies to march at the whim of a single chief executive?

Ron Paul on the Libyan crisis

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=3coOk1bLmd8]

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=r-qm9U3X3EU]

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=R325K6alVlA]

US Senator Rand Paul on the Libyan War

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=UrrV_Txg47Q]

“Intervening in a civil war in a tribal society in which our government admits we have no vital interests to help people we do not know, simply does not make any sense.”

Óscar Elía, sobre los rebeldes libios

Óscar Elía es analista del Grupo de Estudios Estratégicos, y presenta semanalmente el programa “Por tierra, mar y aire”. Consulten su artículo íntegro haciendo click aquí. También les recomiendo el blog del autor, disponible en el siguiente enlace.

Pase lo que pase en la guerra, una cosa está clara: con Gadafi exiliado o muerto, o con Gadafi recluido en una parte del territorio libio y el resto del país en manos de los rebeldes, el problema no se habrá solucionado. Seguirá siendo el mismo que antes de los bombardeos, que antes de la guerra y que antes de las revueltas: la necesidad de una zona estable donde sus habitantes vean saciadas sus legítimas aspiraciones de libertad y bienestar. La victoria rebelde no lo garantizará per se.

El problema con los rebeldes es triple. En primer lugar, no representan a todo el pueblo libio, sino a parte de él, localizado además geográficamente en la Cirenaica; otra parte de los libios apoya a Gadafi, y una tercera permanece al margen. En segundo lugar, el Consejo Nacional de Transición tampoco aglutina a la totalidad de esos rebeldes, algunos de los cuales no pertenecen a él. En tercer lugar, las cabezas visibles del Consejo, que Francia y otros países reconocen y agasajan, no constituyen la totalidad de ese mismo Consejo, que incluye dos tercios de personas anónimas de las que nada conocemos; tristes credenciales de presentación para un proyecto de sociedad abierta.

Quiénes son los nuestros, aquellos que garantizarían una Libia estable, abierta económicamente a Europa y con niveles aceptables de transparencia institucional y libertades públicas, no lo sabemos a ciencia cierta.

It’s the Egyptian Economy, Stupid

Richard W. Rahn is a senior fellow at the Cato Institute and chairman of the Institute for Global Economic Growth. The entire article can be found here.

In order for democracy to sprout along the Nile, transitional leaders should focus as much on Egypt’s future economics as its future politics. Among the country’s economic handicaps:

  1. Foreign aid: Egypt is one of the world’s largest recipients of foreign aid and receives remittances from Egyptians who are working and living elsewhere. There is considerable economic literature to show that foreign aid tends to promote dependency rather than development, and there is ample evidence of this in Egypt’s case.
  2. Red tape: Egypt is also hobbled by a suffocating and costly bureaucracy that adds unnecessary cost and delay to many business activities. The judicial system tends to be slow, arbitrary and at times corrupt, which means property rights are not adequately protected.
  3. Trade barriers: Tariffs and nontariff barriers are too high to allow the full potential of businesses. Given Egypt’s strategic trade location with the Suez Canal, it would have much to gain by becoming a totally free-trade state, becoming a great center for both distribution and transshipment.
  4. Government ownership: The Egyptian government still owns too many enterprises that would be much more efficiently run if they were in private hands. Given its location, telecommunications infrastructure and a large number of educated English speakers, for example, Egypt is a logical place to create a large financial center to better serve both the local and international community. But that’s unlikely to happen so long as Egypt’s banks remain under government ownership.
  5. Deficits: Like all too many other countries, government spending is too high in relation to revenues. The result is a deficit of about 8 percent of gross domestic product in 2010 and a debt-to-GDP ratio of about 80 percent, both uncomfortably high. More rapid economic growth is the only cure for this problem.
  6. Inflation: Egypt has had persistent low-double-digit inflation, which causes resource misallocation and adds to economic uncertainty. Rather than pursue a more responsible monetary policy, Egypt has given in to the temptation of certain price controls, which, as always, cause black markets and shortages.

The good news for Egypt is that the economic reforms needed are all very doable, and many could be done in a matter of months with adequate political will.

Aplicando la doctrina Powell al rol de España en la guerra libia

Colin Powell se inspiró en la Doctrina Weinberger para explicar las preguntas básicas que todo país debe hacerse antes de iniciar una operación militar. A continuación, analizo dichas preguntas en el contexto de la participación de España en la guerra libia.

  1. ¿Está en juego la seguridad nacional de España? La respuesta es no. De hecho, Italia es el único país europeo que probablemente debería dar una respuesta afirmativa a esta pregunta.
  2. ¿Hay un objetivo claro en la operación? La respuesta, de nuevo, es no. La zona de exclusión aérea se ha completado con una serie de ataques selectivos, pero no hay ningún plan superior para detener al régimen de Gaddafi. Además, las acciones de los aliados se han caracterizado en su primera semana por la falta de coordinación política y militar.
  3. ¿Se han analizado los costes y los riesgos de la operación de forma completa y honesta? La respuesta es negativa. Se aprobó formar parte de la operación sin pasar por las Cortes, por lo que el debate fue inútil y estéril, y tampoco se fijó un tope de gasto para la intervención española.
  4. ¿Se han agotado las vías no violentas de presión? Las sanciones y los embargos fueron aprobados días antes de la Resolución 1973, por lo que esta pregunta no puede analizarse de forma sencilla, sobre todo teniendo en cuenta que el rol de España en este punto es limitado.
  5. ¿Hay una estrategia de salida lógica para evitar una crisis extensa e interminable? De nuevo, la respuesta es no. Ningún líder ha explicado en qué punto se acabaría la operación, más allá de aprobar la creación de la zona de exclusión aérea. Rodríguez Zapatero no ha sido la excepción.
  6. ¿Se han considerado todas las consecuencias de esta acción? Mirando al futuro, se habla de guerra civil, de una partición de Libia en dos países, de una operación dos veces más costosa de lo programado… Por lo que la certidumbre no es precisamente un rasgo característico de esta intervención.
  7. ¿Goza la operación de un respaldo social amplio? Las encuestas publicadas por todo tipo de medios de comunicación dicen que no, pese al papel de la ONU con las Resoluciones 1970 y 1973 y el apoyo casi unánime de los partidos políticos.
  8. ¿Hay un apoyo internacional generalizado? Probablemente sí, ya que la Liga Árabe, la Unión Africana, la Unión Europea y la OTAN han apoyado de forma generalizada las acciones exigidas por la ONU.

Así pues, con tantos puntos imprecisos y discutibles, la situación resulta un tanto inquietante.

En paralelo, la operación de los aliados carece de compromiso militar suficiente para hacer una verdadera diferencia. Como ya hemos dicho anteriormente, la zona de exclusión aérea no evita la prolongación de los combates terrestres ni asegura el adiós del dictador Gaddafi. Por lo tanto, hasta los partidarios de la intervención deben asumir que una operación de este tipo no será capaz de marcar la diferencia.

Joe Scarborough: “We Can’t Rid the World of All Evil”

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=0_skaQYNnYg]

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=EFr06AMddaQ]

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=vn7fQg4IA1M]

Tras la Resolución 1973

Tras las Resoluciones 1970 y 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, el consenso internacional ha apoyado una intervención en Libia y el análisis político ha quedado ahora en segundo plano, devolviendo la información militar y estratégica a la primera plana. El apoyo a la intervención aprobada por la ONU ha traducido en realidad los deseos expresados por organizaciones como la Unión Europea, la Union Africana, la Liga Árabe, la Conferencia Islámica… así como países como Estados Unidos, Reino Unido y sobre todo Francia han añadido presión en esta dirección, por lo que la “no intervención” ha dejado de ser una opción real y el análisis debe adaptarse a las nuevas circunstancias.

Anteriormente, he explicado que el conflicto merecía cautela y prudencia internacional. Tras una década de excesivo intervencionismo militar y numerosas tensiones multilaterales, el panorama global debe volver al principio de no intervención como ancla de toda política exterior. El Informe HIIK 2010 nos recuerda que hay 6 guerras y 50 conflictos violentos en activo, por lo que no se puede aspirar a perfeccionar totalmente un mundo con incontables ejemplos de anarquía.

Así pues, este nuevo escenario complicará más aún las cosas y abre nuevos interrogantes. Entre ellos:

  • En cuanto a estrategia, la elección de una intervención aérea obedece no solamente al mandato de la ONU, sino también al nivel de compromiso que EEUU, Francia y Reino Unido pueden brindar a la operación. Ninguno de los tres grandes actores que encabezan la operación desea involucrarse en la crisis libia más allá de la actual campaña aérea. Eso sí: todos los aliados entienden que una zona de exclusión aérea no es suficiente ni efectiva. Así pues, los ataques selectivos son irrenunciables para quienes han decidido intervenir en el país africano.
  • En cuanto a objetivos, el área occidental del país ha centrado gran parte del trabajo aliado, siendo el Norte del país el principal espacio de actuación Eso sí: como ya han afirmado algunos analistas y el mismo Robert Gates, la naturaleza limitada de la operación podría favorecer una cierta “partición” del país en dos.
  • En cuanto al contexto internacional, la ONU ha legitimado la operación tras semanas de inútil retraso. Esta falta de efectividad institucional complicará la resolución de la crisis así como la operación militar, que ahora se enfrenta a un panorama muy deteriorado para los rebeldes. Quienes reivindicamos una reforma muy exigente de la ONU hemos vuelto a ver nuestra posición legitimada con una actuación torpe y burocrática.
  • En cuanto a la misión y el futuro de la operación, creo que no cabe el optimismo. El presidente de EEUU, Barack Obama, ha dicho lo siguiente sobre la coalición: “nuestro objetivo es claro, nuestra causa es justa y nuestra coalición es fuerte”. Sin embargo, ¿cuál es exactamente el final deseado para la operación? ¿Cuál es la estrategia de salida? ¿Qué motivaría la retirada? Sin una visión más clara y homogénea de lo que supone el proceso actual, el resultado final no puede ser explicado de forma clara y homogénea. Y si bien el ímpetu de Sarkozy y la dialéctica de Obama han conseguido importante seguimiento internacional, quizá David Cameron ha sido el líder más claro a la hora de mirar más allá de la situación actual.

Mirando hacia el futuro, lo que ocurra al final de la crisis Libia cambiará muchas cosas. Los cambios en Túnez y Egipto fueron solamente el principio: otros países como Bahrein y Yemen también están viviendo importantes acontecimientos. Las democracias occidentales harían bien en proponer (no imponer) y ofrecer el mejor ejemplo posible de la democracia liberal como modelo abierto y de futuro. Por su importancia estratégica, Egipto merece especial atención.

Además, a consecuencia de la crisis libia, el rol de países emergentes como los BRICs ha vuelto a quedar en entredicho. Rusia y China se han abstenido en la Resolución 1973, mientras que India ha votado en contra. Además Brasil ha abierto un nuevo foco de conflicto, solicitando de manera prematura e injustificada el apoyo de EEUU para ocupar un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU. El balance de poder global no se equilibrará fácilmente si las viejas y nuevas potencias no encuentran mayores puntos de entendimiento.

En cuanto al rol de España, conviene subrayar dos tipos de conclusiones:

  • En el corto plazo, el gobierno ha olvidado su promesa de acudir al Congreso antes de autorizar cualquier tipo de acción militar. La decisión supone un mal precedente para el debate público. Además, en plena crisis de la deuda pública, el Consejo de Ministros se permitió el lujo de aprobar una contribución militar sin tope alguno de gasto. Finalmente, el gobierno no ha dado ninguna explicación a la ciudadanía del compromiso militar adquirido, por lo que los detalles técnicos solamente han sido discutidos en profundidad por la prensa.
  • A largo plazo, un cambio estructural en nuestra actitud internacional será necesario.  Por un lado, habrá que llamar a un mayor peso global. Por otro, habrá que pedir una política de comercio abierto y no de subsidio hacia nuestros vecinos africanos. Además, la retórica y la política exterior que Zapatero defiendió desde 2004 se ha derrumbado: mientras la Alianza de Civilizaciones proponía mantener un estatus pacífico con los gobiernos de Oriente Medio, la realidad ha evidenciado el derrumble de esos mismos regímenes, arruinando la lógica del “diálogo” dogmático, buenista y sin compromiso. Aquel proyecto legitimaba y equiparaba las democracias libres con regímenes que masacran a su propio pueblo, como en Libia, o que niegan su participación en la vida pública, como en Túnez, Egipto, etc.

Igualmente, Europa debe reflexionar sobre su presente y su futuro en el contexto de las Relaciones Internacionales. El rol de la Representante Europea para la Seguridad y los Asuntos Exteriores ha vuelto a caracterizarse por el bajo perfil, y los billones de euros enterrados en programas de “ayuda al desarollo” no han servido para mucho. Mientras tanto, las principales decisiones han sido tomadas de forma separada por Francia y Reino Unido y países como Italia han quedado en evidencia, con otros como Alemania optando por una postura ambigua.

La crisis libia también demuestra que es importante que la Liga Árabe empiece a asumir mayores responsabilidades en la región. Para Occidente, intervenir supone involucrarse en un conflicto que trasciende sus fronteras, algo que no puede sostenerse a largo plazo. Los países árabes tendrán que asumir progresivamente sus responsabilidades en la región, porque sus quejas sobre el intervencionismo occidental podrán ser justificadas en algunos casos, pero tampoco es coherente pedir ahora el tutelaje de esos mismos países cuya presencia en la región se denuncia de forma recurrente.

Finalmente, el rol de la opinión pública es siempre importante en actuaciones como la que estamos viviendo. En este sentido, tiene gracia escuchar la propaganda de los países agrupados en el ALBA. Por ejemplo, Evo Morales no acepta “que se violen los derechos humanos en Libia”, pero lo hace solamente en “condena, repudio y rechazo” a la intervención, sin observar nada criticable en los centenares de muertos que han dejado los bombardeos que ha autorizado Gaddafi sobre su propia población. Otro ejemplo, Fidel Castro y su crítica al “estúpido poderío” de la OTAN: el dirigente cubano dirige sus dardos a una organización que ni siquiera ha intervenido en el conflicto hasta la fecha, ya que las actuaciones han sido a título individual por parte de los países aliados en torno a Francia, EEUU y Reino Unido.

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies