No intervenir en Libia

Personalmente, creo que el principio de no intervención debe ser el ancla moral que guíe toda política exterior. Como afirmó Thomas Jefferson, nada mejor que “paz, comercio, y amistad honesta con todas las naciones” para conducir las Relaciones Internacionales de un país.

Eso sí: la teoría siempre es más fácil que la práctica. En el caso de Libia, ¿qué debemos exigirle a los gobiernos de Occidente? ¿Una intervención limitada o una aplicación fiel del ideal de no intervención?

Creo que la segunda opción es la más apropiada. La represión del gobierno libio no es justificable según ningún criterio razonable, pero tampoco eso convierte la intervención en una obligación. Esto no significa que Occidente olvide sus deberes morales con Libia. Al contrario, después de décadas de apoyo, ambivalencia y/o legitimación del régimen de Gaddafi, muchos políticos deberían sentir vergüenza al respecto.

Sin embargo, la obligación de Occidente con Libia no puede extenderse hacia el extremo de apoyar una intervención militar destinada a remover a Gaddafi del poder. He intentado tocar tres teclas diferentes del piano de las Relaciones Internacionales para ofrecer una valoración aplicable a tres diferentes argumentaciones. Son las siguientes:

- En primer lugar, porque desde un enfoque moral, debemos entender que el “precio” de la lucha por la libertad, por elevado que sea, debe ser asumido por el pueblo libio. Éste tendrá que seguir el mismo camino de Túnez o Egipto y demostrar que su suma de voluntades individuales es suficiente para superar la tiranía. Puede sonar doloroso, pero tampoco fue fácil la llegada de la democracia a ningún otro país.
- En segundo lugar, porque desde un enfoque realista, debemos reconocer que la historia demuestra en muchos casos que el “blow-back” alimentado por experimentos militares similares en el pasado fomentará ciclos de violencia y fundamentalismo en la región.
- En tercer lugar, porque tampoco un enfoque legalista haría que esta operación fuese aceptable, al menos ahora mismo. Sin ir más lejos, en palabras del Ministerio de Defensa español, la Constitución asigna a las Fuerzas Armadas la misión de “garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”. Si dicho mandato se convierte en una tarea internacional, el foro apropiado para conducirlo según leyes internacionales sería el de las organizaciones globales. Hasta la fecha, ni la OTAN, ni la ONU, ni la Unión Europea han optado por llamar a este tipo de acciones.

Siguiendo estos tres enfoques, creo que la comunidad internacional debe resistir la tentación de una intervención que ni siquiera garantiza el triunfo de la libertad a corto, medio o largo plazo.

Comprendo cualquier petición de una intervención limitada. En concreto, las llamadas a restringir el espacio aéreo me parecen las más acertadas desde un punto de vista estratégico-militar. Algunos expertos egipcios han sugerido incluso que debería ser el Ejército de su país, y no el de EEUU o los países europeos, el encargado de esa tarea.

Pero nuestra preocupación por estos aspectos debe ser otra.

Defendamos a diario el fin de los fallidos programas de Ayuda al Desarrollo. Abracemos el libre comercio y pidamos sin cesar el fin de los aranceles y el proteccionismo que cortan el desarrollo de países como el que centra este debate. Neguemos la legitimidad de los gobiernos que opriman los anhelos de libertad en todo el mundo. Y sobre todo, vivamos libremente, exigiendo a diario un área de crecimiento individual más y más amplia. De esa forma, nuestro ejemplo inspirará a los millones de personas que sufren gobiernos tiránicos en todo el mundo. Será con la fuerza del ejemplo con la que mejor defenderemos nuestro ideal.

Recomiendo encarecidamente consultar las notas que han escrito Luis I. Gómez, Jorge Valín e Israelem en sus respectivas bitácoras. Hagan click en sus nombres para visitar los textos.

About these ads

5 pensamientos en “No intervenir en Libia

  1. Muy buen comentario, Diego.

    Yo apunto una más que ya he mantenido en el sitio de Luis: la libertad sólo se valora en su justa medida cuando se conquista por los propios medios, con el propio esfuerzo y con el propio sacrificio.

    Toda la ayuda que se le pueda dar se debe reducir a facilitar el reconocimiento internacional a aquellas corrientes que busquen garantizar la democracia y la libertad y, como tu bien dices, dejar de contemporizar con dictadores y afearles continuamente su conducta.

    El caso de China y los países del Golfo… no cuentan. Je, ¿verdad ZP?

  2. Pingback: Internet opina: “No debe haber intervencion militar en Libia” | Radiocable.com - Radio por Internet

  3. Pingback: Gaddafi no está acabado « Diego Sánchez de la Cruz

  4. Pingback: Tras la Resolución 1973 « Diego Sánchez de la Cruz

  5. Pingback: Intervención en Libia: me equivoqué, perdonen | Desde el exilio

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s