Blog

Sigue mis últimas publicaciones

Una aproximación al liberalismo de Ortega y Gasset y Gregorio Marañón

Democracia y liberalismo son dos respuestas a dos cuestiones de derecho político completamente distintas”. Así lo manifestaba en 1925 el destacado filósofo madrileño, sin duda uno de los más brillantes intelectuales del S. XX español. Ortega subrayaba la necesidad de distinguir los fines de la democracia y el liberalismo como punto de partida para su encuentro. Si la democracia contesta a la pregunta sobre el sujeto del poder público, el liberalismo sirve como respuesta a la pregunta sobre las limitaciones de dicho poder, que jamás podrá ser absoluto debido a los derechos previos e innatos de todo individuo frente a la interferencia estatal. Así las cosas, tal y como decía Ortega, “se puede ser muy liberal y nada demócrata o, viceversa, muy demócrata y nada liberal”.

En La Rebelión de las Masas, Ortega defendió el liberalismo definiéndolo como “suprema generosidad”. Dicha publicación, una de las más aplaudidas de su extensa biografía, supone un ataque frontal al colectivismo que, durante aquellos años, empezaba a cobrar más fuerza que nunca. Frente al absolutismo colectivo y el dogmatismo de grupo, Ortega defiende radicalmente al individuo. Su célebre enunciado “yo soy yo, y mis circunstancias” es solamente un ejemplo de dicha postura.

La masa es, pues, una suma de individuos que se han desindividualizado: han renunciado a ser unidades libres y se han disuelto en las pasiones colectivistas que anulan la diferencia personal. Por supuesto, la vulgarización y la opresión son los caminos que seguirán las sociedades que escojan este camino. La soberanía del individuo queda en entredicho si triunfa este paradigma, por lo que Ortega combatió activamente este tipo de derivas. Si algo debemos aprender de su obra es su canto a la singularidad personal frente a la tiranía de los grupos organizados.

A Ortega le preocupa más la libertad moral que la económica. En este sentido, su pensamiento choca con algunos postulados del liberalismo clásico, que siempre ha colocado dicho aspecto en el eje de su razonamiento. Su coetáneo Gregorio Marañón también exhibiría este tipo de inclinación, apostando por el liberalismo como una actitud menos vinculada al comercio y los impuestos, y más cercana a otros principios como la tolerancia, el respeto, la cultura, la educación… La vieja crítica del “economicismo” liberal no sirve en los casos de Ortega ni Marañón.

A continuación, unas palabras de Mario Vargas Llosa, otro gran liberal de habla hispana, sobre Ortega: “El pensamiento liberal contemporáneo tiene mucho que aprovechar de las ideas de Ortega y Gasset. Ante todo, el redescubrir que, contrariamente a lo que parecen suponer quienes se empeñan en reducir el liberalismo a una receta económica de mercados libres, reglas de juego equitativas, aranceles bajos, gastos públicos controlados y privatizaciones, aquél es, primero que nada, una actitud ante la vida y ante la sociedad, fundada en la tolerancia y el respeto, en el amor por la cultura, en una voluntad de coexistencia con el otro, con los otros, y en una defensa firme de la libertad (…) La libertad económica es una pieza maestra, pero de ningún modo la única, de la doctrina liberal. Debemos lamentar, desde luego, que muchos liberales de la generación de Ortega lo ignoraran. Pero no es menos grave reducir el liberalismo a una política económica de funcionamiento del mercado con una mínima intervención estatal (…) La doctrina liberal es una cultura en la más ancha acepción del término, y los ensayos de Ortega y Gasset la reflejan, de manera estimulante y lúcida, en cada una de sus páginas”.

Precisamente Gregorio Marañón firmó las siguientes líneas en su obra Ensayos liberales: “Ser liberales es, precisamente, estas dos cosas: primero, estar dispuesto a entenderse con el que piensa de otro modo; segundo, no admitir jamás que el fin justifica los medios, sino que, por el contrario, son los medios los que justifican el fin. El liberalismo es, pues, una conducta y, por tanto, mucho más que una política. Y, como tal conducta, no requiere profesiones de fe, sino ejercerla de un modo natural, sin exhibirla ni ostentarla. Se debe ser liberal sin darse cuenta, como se es limpio o como por instinto, nos resistimos a mentir”.

Sin duda, el Doctor Marañón es otra gran figura del liberalismo español en el siglo pasado. La siguiente frase da cuenta de su compromiso en este sentido: “El sueño de la libertad es imprescindible para el bienestar de los reinos; porque está unido al instinto de vivir. Se ama la libertad como se ama y necesita el aire, el pan y el amor” (Españoles fuera de España, 1947).

Más de una década después, Marañón declaró lo siguiente ante un periodista mexicano: “La situación de España se encuentra en un momento sumamente crítico. España ha crecido. Se va haciendo más grande y el régimen no se acomoda a su vigoroso crecimiento. Advierto en los jóvenes una profunda inquietud y un deseo de que España sea libre. Sus inquietudes tienden a rechazar prerrogativas y privilegios. Aspiran a que se establezca una auténtica concordia nacional, sin vencedores ni vencidos. Por eso, el mayor reproche que se puede hacer a este régimen es el no haber dado oportunidad para que se forme una conciencia colectiva, de la única manera que puede formarse: por medio de la libertad de pensamiento”. Sin duda, el Doctor levantó de forma admirable la bandera del liberalismo y la tolerancia en años complicados para España.

Marañón, al igual que Ortega, destacó en todo tipo de disciplinas: entre otros logros, presidió el Ateneo de Madrid y perteneció a las Reales Academias de la Española, Medicina, Historia, Ciencias Exactas Físicas y Naturales y de Bellas Artes de San Fernando.

En 1987, al cumplirse el centenario de su nacimiento, Juan Carlos I dijo lo siguiente: “Marañón vivió comprometido con los valores que son necesarios en todo tiempo: la libertad, el sentido trascendente de la vida, el amor a la Patria propia y la vocación intelectual como servicio”.

Sin duda, el estudio de estas dos grandes figuras es obligado para todos los liberales españoles. Su enfoque se aleja de los temas económicos y se centra en la dimensión más personal y moral, seguramente por la difícil situación histórica que ambos enfrentaron. Ortega y Marañón, cuyo legado vive gracias a la Fundación que lleva sus nombres, son un referente histórico que no podemos dejar de reivindicar. Su aportación social y científica es un patrimonio demasiado valioso como para permitir su olvido.

0 comments on Una aproximación al liberalismo de Ortega y Gasset y Gregorio Marañón

  1. Juan de Villanueva dice:

    Ortega es el gran intelectual incomprendido, precisamente, más en España que en Europa -que de alguna manera sí supo reconocer parte de su valía-. Es el ancestral sectarismo de un colectivismo rancio y simplista que tanto invocan los sedicentes “progresistas”, que tanto daño ha hecho (y hace) a esta sociedad nuestra, y que demoniza una actitud eficiente , en cuanto liberal. La lectura de Ortega sigue siendo ese agua regia y fresca con que quitarnos tanto lodo que señorea por la sociedad española

  2. Sin duda, el liberalismo de Ortega es diferente al europeo y americano, como diferente era la España de aquellos años. Pero obras como “La rebelión de las masas” tienen un componente liberal muy importante, rechazando la uniformidad que proponen los movimientos políticos colectivistas. Del mismo modo, eso sí, a Ortega le preocupaba la sociedad de consumo en tanto en cuanto tendiese a homogeneizar a los individuos. En cualquier caso, es una gran lectura de una figura fundamental de nuestro tiempo. Aquí tienes un enlace en Google Books http://books.google.es/books?id=-fDcbQmJCyIC&pg=PA50&lpg=PA50&dq=la+rebelion+de+las+masas+coleccion&source=bl&ots=RRzZiC_dDW&sig=mjqOcawZgp5MNVeCvrMNVyhGyQ0&hl=es&ei=iZw8TZqPCY224gaYicDTAg&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=1&ved=0CBoQ6AEwAA#v=onepage&q&f=false

  3. pululante dice:

    Muy interesante. Me apunto “La Rebelión de las Masas” en la lista de lecturas pendientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies