Blog

Sigue mis últimas publicaciones

El Instituto CATO pide a Obama una fuerte reducción del presupuesto federal

El Instituto CATO, prestigioso think-tank americano centrado en la promoción del liberalismo, ha publicado esta semana una serie de anuncios a toda página en diversos diarios estadounidenses, lanzando así una nueva campaña a favor de la limitación del gasto público y el poder del Estado frente a los individuos. En estos anuncios, los amigos de CATO le recuerdan a Barack Obama que “siguen esperando” los recortes y ajustes presupuestarios que prometió en noviembre de 2008, una vez elegido como presidente. Lo cierto es que, desde hace dos años, los “paquetes de estímulo económico” han supuesto un gasto para los contribuyentes equivalente a cientos de miles de millones de dólares. El endeudamiento es tal que, en el año 2012, la deuda nacional superará al conjunto de la economía del país.

Esta situación tiene mucho que ver con la deriva intervencionista del Partido Demócrata, pero también con la irresponsabilidad de antiguos dirigentes republicanos que ocuparon labores ejecutivas y legislativas en la última década. Por mencionar a uno de ellos, podemos recordad al vicepresidente Dick Cheney, que afirmó sin inmutarse que “los déficits no importan” para justificar este tipo de despilfarros.

Según el Instituto CATO, el presupuesto federal americano debería ajustarse siguiendo una serie de reformas y recortes clave:

– Subsidios en el sistema educativo: provocan un sobrecoste de $40,000 millones anualmente en el Departamento de Educación, y distorsionan la competencia entre los centros académicos.

– Subvenciones a los agricultores: los programas a favor de “salvar las granjas familiares” han acabado convirtiéndose en una burocracia muy costosa, que además ha conseguido el dudoso honor de poner el 70% de los subsidios disponibles en manos del 10% de los propietarios. Cada año, este punto supone $25,000 millones de gasto extra.

– Gasto militar: la salida de Iraq y Afganistán supondría un ahorro anual de $125,000 millones de dólares. Además, reducir la presencia en otra serie de misiones internacionales añadiría otro ahorro, esta vez de $100,000 millones, en los números del ejercicio siguiente.

– Infraestructuras: la gestión privada de cuestiones como el tráfico aéreo o las autopistas podría ahorrar $85,000 millones cada año.

– Subsidios a la compra de vivienda: el irresponsable comportamiento de las aseguradoras Fannie Mae y Freddie Mac en los últimos años demuestra que estos programas públicos no van a ninguna parte a la hora de solventar este problema. Por lo tanto, sacar al gobierno del mercado inmobiliario será positivo, y además, reducirá el gasto federal en $45,000 millones anuales.

– Salarios de los empleados públicos: una reducción del 10% en los salarios de los funcionarios y trabajadores de EEUU permitiría ahorrar $20,000 millones.

– Subsidios a la energía: la presencia pública en el sector aún supone $20,000 millones, una cantidad demasiado elevada para un mercado tan sofisticado y estratégico.

– Guerra a las drogas: la presencia en exteriores de este tipo de inversiones acaba suponiendo un gasto de $15,000 millones que, sin embargo, no evita el consumo de drogas dentro del país y alimenta los conflictos armados en naciones como México.

– Seguridad Social: en vez de atar el cálculo del sistema al salario, se debería mover según los indicadores de la inflación. De esta forma, el ahorro sería de $50,000 millones al año (en cualquier caso, convendría cambiar este sistema, para pasar de un modelo de reparto a uno de ahorro personal).

– Sanidad: los programas de Medicare y Medicaid, unidos a la nueva legislación aprobada por el Congreso, suponen un gasto sin precedentes de hasta $1 trillón de dólares para los próximos años. Por lo tanto, conviene repensar por completa el modelo sanitario, facilitando la eficiencia y eliminando la burocracia, los privilegios corporativos y el intervencionismo federal.

El CATO Institute ha explicado todos estos detalles y muchos más en su nuevo libro, “The struggle to limit government”, que puede descargarse haciendo click aquí. Sin duda, este es el tipo de iniciativas que hacen falta para recuperar los muchos espacios que los gobiernos han usurpado a las personas bajo falsas promesas de prosperidad y eficiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies