Blog

Sigue mis últimas publicaciones

Blanca Moreno (Banco Mundial): Globalización y reducción de la pobreza

Blanca Moreno Dodson, alta dirigente del Banco Mundial, ha visitado el Campus de Verano 2010 de la Fundación FAES. Su ponencia se centró en la globalización y su impacto en la lucha contra la pobreza. En su intervención destacó que vivimos en un mundo donde están emergiendo “múltiples polos de crecimiento, como afirmaba este mismo año Zoellick”, y destacó que esta nueva situación requiere una serie de ajustes (por ejemplo, afirmó que “los bancos privados son globales en vida, pero aún son locales a la hora de la muerte).

Gracias a la globalización, el número de bienes exportados por países de desarrollo medio-bajo ha crecido enormemente en los últimos años. Según datos de la ONU y del Banco Mundial, los bienes de capital han pasado del 5% en 1990 al 28% en 2008; los bienes de consumo han subido del 17% al 35% en el mismo periodo. Es importante considerar que esas cifras apenas habían cambiado entre 1970 y 1990: en el caso de los primeros, la variación fue del 2% al 5%; en el caso de los segundos, del 14% al 16%. Esto demuestra que la globalización funciona para todos.

Si la crisis se nota en muchos países menos desarrollados es porque ni EEUU ni Europa han retomado su nivel de demanda de importaciones. Esto complica enormemente la salida de Europa del Este y Asia Central, en el caso de la UE, mientras que limita el crecimiento para Iberoamérica, en el caso de los EEUU.

Eso sí: los países en vías de desarrollo intercambian cada vez más entre ellos. Hay mayor diversificación en la producción, y los sectores predominantes dejan poco a poco de implicar un esfuerzo intensivo para poner el énfasis en empleos de capital y personal más cualificado. Consecuencia de esto es una mayor exportación, un crecimiento más sostenible y un fortalecimiento de las instituciones.

Eso sí: a finales de 2009 se contaban 350 medidas restrictivas del comercio de las que el 20% eran no arancelarias (restricciones cuantitativas, licencias varias, requisito de subsidios y estándares…). El proteccionismo ha amenazado con detener el flujo de la libertad comercial en el mundo, aunque parece haberse contenido tras la reacción inicial.

Blanca Moreno destacó igualmente el fortísimo crecimiento de la deuda mundial desde el año 2000. De ocupar un 50% entonces ha pasado a un nivel proyectado a casi el 80% para 2015. Mientras los países emergentes han pasado de tener el 45% de su PIB endeudado en el 2000, el nivel esperado para 2015 ronda el 30%; sin embargo, los países más avanzados han visto en ese mismo periodo un salto del 65% al 110% calculado por el FMI para el final del presente lustro.

Para la economista del Banco Mundial, Asia y Europa del Este pusieron rumbo a la recuperación a finales de 2009, y América Latina ha capeado el temporal de forma suficiente. El efecto “bounce-back” de recuperación está llegando antes a estos países que a los más desarrollados. Mientras tanto, la falta de ajuste presupuestario de las finanzas públicas está significando un problema de crecimiento a largo plazo en las principales economías mundiales.

Blanca Moreno expuso también los retos que el Banco Mundial plantea para países emergentes y economías avanzadas. En el caso de los primeros, coloca su déficit actual cerca del 5% y espera que esta década acerque estos niveles al superávit. Sin embargo, la previsión inicial del FMI para 2020 era conseguir números positivos por valor superior al 3,5%, una proyección compleja y muy exigente.  Eso sí: para 2010 se espera que este bloque crezca al 6,3%, y la recuperación global podría disparar estos números más arriba.

Centrándose en los países avanzados, la economista del Banco Mundial habló de reducir los “estímulos” para proceder a un ajuste fiscal “creíble a medio plazo” seguido de “reformas estructurales a largo plazo”.

Finalmente, Blanca Moreno se centró en la reducción de la pobreza. Si en 1990 el 55% de los ciudadanos de Asia del Este y Asia Pacífica eran pobres, hoy esa cifra es del 15%, lo que demuestra una evolución muy profunda en esta región. En Latinoamérica, la variación ha sido mucho más tímida: del 10 al 8 por ciento. Por su parte, en Asia del Sur se vivió un descenso del 55 al 40 por ciento, mientras que el África sub-sahariana pasó del 55% al 50%. Por tanto, cabe señalar que la globalización funciona efectivamente para reducir la pobreza, si bien hay zonas que aprovechan sus ventajas muy por encima que otras regiones. A nivel mundial, la pobreza ha bajado un 40% desde 1990.

El problema de la crisis es que supone un retroceso en los avances sociales del capital global. Si hay menos dinero circulando entre los países del mundo, las oportunidades para invertir en sanidad, agua, educación… serán menores. Los niños serán el grupo más vulnerable dentro de este contexto, y África será el continente que más sufrirá esta merma en su crecimiento. Así las cosas, para 2015 se espera una tasa mundial de pobreza del 15% (un punto por encima de la proyección previa a la crisis), lo que supone un incremento de 60 millones de personas.

0 comments on Blanca Moreno (Banco Mundial): Globalización y reducción de la pobreza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies