Blog

Sigue mis últimas publicaciones

Siete mitos sobre la energía alternativa, según la revista Foreign Policy:

1. «Debemos hacer todo lo posible para promover la energía renovable». No exactamente. Hay muchas ideas sobre la mesa que pueden sonar atractivas pero no son eficientes ni alcanzables. Que alguien consiga un avance en este campo no debe suponer un subsidio ciego y desmedido. Si ya es poco recomendable permitir a un gobierno que elija ganadores y perdedores con su intervención, peor aún es permitirle que apoye a los que no ofrecen una solución suficiente, eficiente y real. En España tenemos un ejemplo de la ineficiencia de las energías renovables, mientras que en Francia tenemos un ejemplo de la eficiencia de la energía nuclear.

2. «Los combustibles nucleares sustituirán el consumo de petróleo». Producir combustible desde el campo agrícola tiene un impacto indudable en la naturaleza y no garantiza un menor grado de emisiones. Diferentes formas de «biofuel» provocan deforestación y emiten CO2 a la atmósfera.

3. «Si el «biofuel» de hoy no es suficiente, el de mañana lo será». Ello no implica apoyar el «biofuel» de hoy, por lo que debemos seguir siendo cautelosos.

4. «La energía nuclear será la solución de nuestra adición al petróleo». No es cierto, pero no habrá solución definitiva que no incluya la nuclear. Francia se nutre enormemente de esta fuente energética, consiguiendo el 80% de su energía por esta vía. Rusia, China, India y EEUU han apostado por este camino para sus planes de futuro. El principal problema de la nuclear es el creciente coste de la instalación de las centrales, que queda compensado eso sí con su explotación barata y su suministro continuado.

5. «No hay solución clara para la crisis energética». Tampoco es cierto: la eficiencia de unas fuentes no tiene nada que ver con las otras. Hay formas evidentes de ahorrar energía y reducir la contaminación, y la experiencia de muchos países sirve para aprender algo. El ministro de Industria español Miguel Sebastián ha afirmado que el país ha «pagado la novatada» con las renovables y que apoyarlas «daña la economía». Aprendamos, pues, de los errores.

6. «Necesitamos una revolución tecnológica para evitar este problema». Puede que necesitemos novedades, pero ya tenemos la tecnología necesaria para reducir la demanda y mezclar las energías renovables de forma apropiada. No creemos burbujas entorno a la energía alternativa, como ha hecho España, y tendremos la mitad del camino recorrido.

7. «Debemos cambiar nuestra actitud para evitar este problema». Es cierto que hay que hacer un uso menor de la energía, pero ello no significa reducir usos, sino reducir gastos ineficientes. Si Endesa ha declarado en España que sus centrales «están paradas» es porque el Ejecutivo castiga la compra de unas fuentes de energía para favorecer a las renovables. Sin embargo, la realidad demuestra que aunque hagamos menos, como sugieren las campañas del Ministerio de Industria, seguiremos pagando más, debido a la mala política energética de los sucesivos gobiernos españoles. Tampoco ayuda que el propio Ministro de Industria decida que usar un helicóptero es la forma más eficiente de recorrer 100 kilómetros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies