Blog

Sigue mis últimas publicaciones

Los errores del rescate financiero en España

“El Banco de España se desbordería si interviniese todas las cajas que debe. Las cajas están muy mal. Es el pago de años de gestión politizada y planes de expansión indefendibles”. Lo advirtió hace semanas Jesús Fernández-Villaverde, profesor en la Universidad de Pennsylvania, en una entrevista publicada en Libertad Digital. Fernández-Villaverde afirmaba sin dudarlo que “la experiencia japonesa muestra que hasta que no se limpia el sector financiero no vuelve el crecimiento”.

Para Villaverde, “la primera medida que tomaría para relanzar la economía española sería reestructurar las cajas de ahorro. Los balances se tienen que limpiar, la gestión se tiene que profesionalizar, las cajas malas deben ser eliminadas o absorbidas…”.

Lo cierto es que el análisis de Fernández-Villaverde no puede ser más acertado. España no está abordando su reforma financiera con rigor y profundidad. Las buenas noticias llegan con cuentagotas, mezcladas entre numerosos errores coronados por el FROB.

Nos cuentan ahora que el Banco de España va a ser más “transparente” a la hora de compartir los resultados de los tests de estrés aplicados a las entidades financieras. ¿Por qué hemos tenido que esperar tanto tiempo? ¿Y qué garantías tenemos de que estos estudios serán completos? El fantasma de la “contabilidad creativa” reaparece ahora con los informes que aseguran que estos exámenes dejan fuera el riesgo derivado de la adquisición de deuda pública, por lo que esta cacareada transparencia no será tal.

Es desolador que el Partido Popular se uniese al Partido Socialista en la aprobación del plan de rescate financiero que tantas distorsiones está introduciendo en el sistema financiero español. Como reconoció el ex diputado y empresario de éxito Manuel Pizarro, “el FROB ayuda al que lo hace mal para que lo siga haciendo mal”, constituyendo una “ocultación de errores con dinero público”.

Si se quiere reestructurar un sistema financiero, tapar agujeros con el dinero de todos no es una solución, sino un parche. Para que esta reforma merezca tal nombre, es imprescindible abordar los siguientes puntos:

En primer lugar, la transparencia absoluta a la hora de explicar la situación de todas las cajas de ahorro españolas. Publicar los tests de estrés es fundamental, pero los atajos que se intuyen pueden convertir este paso adelante en un paso atrás.

En segundo lugar, profesionalizar la gestión y convertir los órganos directivos en verdaderos consejos financieros. La interferencia política tiene mucho que ver en la mala marcha de muchas entidades.

En tercer lugar, el proceso de fusiones debería abordarse siguiendo una mínima lógica financiera. Por ejemplo, no tiene sentido que Galicia fusione sus dos cajas, sino que ambas deberían asociarse con socios de otras regiones para salir verdaderamente reforzadas.

En cuarto lugar, las inyecciones de dinero público son un tremendo error. Las cajas deben subastar sucursales y activos o, en su defecto, tendrán que ser absorbidas por las entidades que puedan y quieran hacerlo. Además, en caso de que se empleen recursos públicos para sanear una caja, lo que habrá que hacer es intervenir por completo su gestión, expulsar a todos sus directivos y nombrar una directiva de profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies