Blog

Sigue mis últimas publicaciones

¿Deben abolirse la Reserva Federal y los demás bancos centrales?

La Reserva Federal estadounidense ha protagonizado varias intervenciones mesiánicas en los últimos meses. Su entrada en el capital de JP Morgan, su inyección de 200,000 millones de dólares al sistema financiero… La FED ha estado muy activa, pero no por ello acertada.

Álvaro Vargas Llosa resumió esta situación allá por marzo de 2008, recordándonos que las intervenciones de la Reserva norteamericana son “esfuerzos del gobierno para resolver un problema creado por el propio gobierno”.

Como bien recuerda el periodista peruano, la FED bajó los tipos de interés al 1%, creando una economía de dinero barato y crecimiento ficticio. De esta forma, millones de americanos se endeudaron muy por encima de sus posibilidades, de la mano de una “economía ficticia” que desvirtuó el ahorro y potenció el consumo irresponsable.

Peor aún: esa política, que comienza en la Reserva Federal, fue abrazada por los bancos, que han preferido repartir deudas de dudosa solvencia por todo el mercado financiero internacional. El entusiasmo de los banqueros de otros países ha contaminado las finanzas globales, generando la crisis actual. Pero no olvidemos que todo comienza en la Reserva, y no en los bancos.

El verdadero problema ha sido una mala política monetaria que el Banco Central Europeo ha practicado igualmente en el viejo continente. ¿Debería, entonces, abolirse la FED? Esa es la pregunta que se hacía hace más de dos años Álvaro Vargas Llosa.

El peruano dejaba las siguientes líneas: “La historia relacionada con los ciclos de auge y depresión desde la creación de la Reserva Federal en 1913 ha sido siempre la misma: un incremento deliberado de la oferta de dinero, una mala asignación de recursos por los perversos incentivos de la inflación, y finalmente, la explosión de la burbuja. La FED confiere a una elite el monopolio de la creación de dinero y la facultad de decidir qué cantidad de dinero es la apropiada para una economía en la que millones de personas toman decisiones que esa elite no puede anticipar”.

Vargas Llosa prosigue: “La Reserva Federal se creó en respuesta a las corridas bancarias de finales del S. XIX y comienzos del S. XX. Parte de esa inestabilidad fue causada no porque los bancos emitiesen dinero, sino porque el gobierno premiaba la irresponsabilidad rescatando instituciones financieras. Además, como escribió Milton Friedman, la inestabilidad de aquellos años previos a la creación de la FED no ha sido nada comparada con los ciclos de auge y depresión iniciados desde su creación en 1913”.

Friedrich Hayek también apuntó hacia la Reserva Federal, allá por 1977. “Si no fuese por la interferencia gubernamental con el sistema monetario, no tendríamos fluctuaciones industriales ni periodos de depresión. El error es la creación de un semimonopolio en el que el dinero primario es controlado por el Estado. Dado que todos los bancos crean dinero secundario, que es redimible en dinero primario, usted tiene un sistema que nadie puede controlar”. Si volvemos al texto de Vargas Llosa, además, recordaremos que del manejo privado del dinero nació la prosperidad de Argentina en el S. XIX. Cuando la moneda es libre, las instituciones que se vienen abajo por méritos propios no hunden a toda la economía en conjunto.

Vargas Llosa acierta reconociendo que la abolición de la FED parece algo “radical” pues mucha gente “la da por sentada”. Sin embargo, tenemos que darnos cuenta que no hay argumento más falaz que aquel según el cual necesitamos más regulación financiera y más intervención estatal. En la raíz de todos estos problemas está la politización de la moneda. Y como señala Vargas Llosa, para salir de una crisis así “no bastará con lograr que las mentes dirigentes piensen con audacia. No bastará”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies