Blog

Sigue mis últimas publicaciones

Las subvenciones del gobierno de Zapatero

El plan anunciado por el Partido Popular para reducir gastos improductivos en la administración tiene bastante sentido si analizamos su contenido. La propuesta de la formación popular basa su alternativa de ahorro en un recorte que englobaría las siguientes decisiones:

– Reducir un 50% las subvenciones a sindicatos y patronal. El corte sumaría 538 millones de euros en ahorro.

– Adelgazar a la mitad las subvenciones a los partidos políticos. El ahorro sería de 41 millones de euros.

– Contracción de la ayuda al desarrollo con un recorte del 36% a dicho presupuesto, que sumaría 624 millones de euros.

– Recorte del 25% de altos cargos y 50% del personal eventual de la administración. Supone 34 millones de euros.

– Reducción del 50% de los gastos en protocolo y representación. Equivale a 7,4 millones de euros.

– Disminución al 50% de las publicaciones emitidas por partidos, sindicatos… para ahorrar 6 millones de euros.

El plan, por supuesto, es acertado, si bien insuficiente. Teniendo en cuenta que el agujero económico español supera los 100,000 millones de euros, el ahorro que propone el PP es necesario, pero no alcanza para evitar nuevas supresiones.

Es interesante, eso sí, comprobar algunos de los programas que han recibido millonarias contribuciones del Estado:

– 5 millones de euros para la fundación Pluralismo y Convivencia, que ha recibido 26,5 millones desde la creación de la Alianza de Civilizaciones;

– 1 millón de euros para el Instituto Universitario por impartir cursos relacionados con la Alianza de Civilizaciones.

– 730,000 euros para la descentralización y el municipalismo en Angola;

– 251,000 euros para la incorporación de nuevas tecnologías que faciliten el acercamiento de la sociedad española al Sur;

– 245,000 euros para programas de soberanía alimentaria en la educación primaria española;

– 450,000 euros para redes sociales «del Sur y del Norte» que fomenten «la educación y la sostenibilidad»;

– 150,000 euros para crear un Consejo Económico y Social en Guatemala;

– 50,000 euros para la Asociación hondureña Jueces por la Democracia;

– 18,000 euros para «Conciertos Latinoamericanos 2009»;

– 46,000 euros para el Archivo de sonidos del Perú;

– 69,000 euros para la promoción de la vida sexual plena entre los jóvenes;

– 282,000 euros para «fomentar la cooperación en tiempos de crisis»;

– 50,000 euros para el proyecto Muñecos por el Desarrollo;

– 60,000 euros para Observatorios Audiovisuales en Colombia;

– 97,000 euros para el Observatorio de la Acción Humanitaria;

A todo ello le podemos sumar muchas otras partidas de gasto que viene aprobando el gobierno en los últimos años.

– 20 millones de euros para la cúpula de Miquel Barceló en la ONU.

– 28,000 euros al colectivo de gays y lesbianas de Zimbawe;

– 15,000 euros a la organización Pan para el mundo;

– 100,000 euros a la Fundación Asia-Europa;

– 75,000 euros al Instituto Internacional de la Paz;

– 75,000 euros para el Instituto Pax África;

– 45,000 euros para la Unión contra la pena de muerte;

– 20,000 euros para la Fundación Martin Ennals.

Si sumamos este tipo de partidas, podemos alcanzar casi 3,000 millones de euros, destinados por el Ministerio de Asuntos Exteriores a programas de dudoso impacto en los países menos desarrollados.

Además, si a todo ello le sumamos el despilfarro de partidas de gasto como el Plan E, el Plan 2000E y el FROB, nos encontramos con un gobierno claramente amigo de gastar alegremente los recursos públicos.

– El Plan 2000E ha subvencionado la compra de cientos de miles de coches con cientos de miles de euros.

– El FROB ha comprometido 9,000 euros al rescate de las cajas de ahorro en números rojos, pero ya ha agotado sus recursos. Se estima que el coste final del proceso será mucho mayor. De momento, y en cualquier caso, las fusiones y los agujeros en la contabilidad de las cajas ya nos han costado miles de millones.

– El Plan E, incapaz de generar empleo duradero, ha desembolsado más de 10,000 millones de euros para infraestructuras de escaso impacto en la productividad nacional (parques, piscinas públicas, etc.).

¿Más ejemplos de gasto improductivo?

– En la cuenca minera de León, las subvenciones anuales rozan los 1,500 millones de euros cada año (la cifra equivale a financiar con 255,000 euros cada puesto de trabajo generado).

– El cine español ha visto como se han duplicado sus subvenciones desde la llegada al gobierno del PSOE. La media de las subvenciones entregadas entre 2000 y 2003 era de 36 millones. Entre 2005 y 2008, el dato pasó a ser mayor que los 62 millones anuales de promedio. Y pese a ello, el número de espectadores de películas nacionales bajó de una media de 20 millones a menos de 18. Para poner otro ejemplo, en 2008 se recaudaron 81 millones en taquilla, pero se aprobaron subvenciones por valor de 85 millones.

– La administración paralela, alimentada principalmente por ayuntamientos y comunidades, suma una deuda superior al 4,5% del PIB en más de 730 empresas.

– El despilfarro de las administraciones regionales, según un estudio reciente, suma 24,000 millones de euros cada año, únicamente en gasto corriente, duplicidades e inversiones prescindibles.

– El Ministerio de Cultura se gastó hace años 737,000 euros en crear una página web de descargas musicales. Ahora, pese al fracaso de la web (llamada Promusicae), se han presupuestado 1,65 millones a reeditar el proyecto.

Otros gastos difícilmente justificables: ¿necesitamos un Ministerio de Cultura separado del Ministerio de Educación? ¿Debe existir un Ministerio de Ciencia e Innovación desgajado de Industria y Educación? ¿Necesitamos tres vicepresidencias? ¿Tiene sentido el Ministerio de Vivienda? ¿Y la cartera de Igualdad? Todas estas competencias ya han sido ejecutadas en el pasado desde los Ministerios tradicionales, o sea que el gasto que suponen estos nuevos departamentos gubernamentales no parece lo más necesario.

En definitiva: el plan presentado por el PP es acertado, pero no es en absoluto suficiente. Tenemos tantos ejemplos de gasto innecesario que lo que tiene que hacer el gobierno es darle la vuelta por completo a la forma en que hemos concebido nuestro gasto público hasta la fecha.

La subvención empobrece el mercado, crea empleos insostenibles de forma artificial y empaña la competencia económica. No tiene ningún sentido seguir aplicando esta lógica económica al gasto público, ya que cualquier economía del S. XXI debe guiarse por los incentivos al trabajo, el ahorro y la libertad, y no por mecanismos contrarios a la iniciativa individual y amigos del despilfarro.

Para consultar el estudio del PP, hagan click aquí.

0 comments on Las subvenciones del gobierno de Zapatero

  1. Isabel dice:

    Con la devolución de todo este derroche que enumeras y la restitución del robo a mano armada de andaluces (ERES, cocaína, ayuntamientos, etc), mallorquines, (caso Matas, Urdangarin), caso Blanco, chalet de Zapatero en Somosaguas, sueldos y gastos de ex-presidentes de gobierno central y autonómico, no´sería necesario el incremento del IRPF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies