Blog

Sigue mis últimas publicaciones

Subiendo impuestos a las rentas altas: “De ZP a Robin Hood”

Reproduzco mi artículo “De ZP a Robin Hood”, publicado en El Correo Gallego.

El Robin Hood de La Moncloa llevaba una semana durmiendo mal. El campeón de los derechos sociales había cedido ante la presión de los “malvados mercados” y los “crueles especuladores”. Los “criminales económicos”, el “neoliberalismo”, el “capitalismo salvaje” y similares dejaron tan afligido al líder socialista que, en vez de dar explicaciones en el Congreso, ha preferido refugiarse en la soledad. Y entonces, cuando menos lo esperaba despertó el socialista que lleva dentro, y ya nada volvió a ser igual.

Por esa razón, Robin Hood nos anuncia ahora que, como es lo que pide la mayoría de la gente, subirá los impuestos “a los que más tienen”. Las “rentas altas” pagarán el pato, como aconseja la retórica sindical subvencionada.

Claro está, eso sí, que muchos no pensamos igual que este Robin Hood del S. XXI. La riqueza no se multiplica dividiéndola, como decía el profesor Adrian Rogers, pero en La Moncloa no se han enterado.

Tampoco se han enterado de que el causante del agujero de las cuentas públicas es el gobierno, solamente el gobierno y nadie más que el gobierno. El gasto del Estado ha duplicado los ingresos, y como en cualquier familia, una situación así no se sostiene. Prueben a manejar una empresa y gastar el doble de lo que ganan, ya verán lo que ocurre…

¿Cuál es el patrón, además, para definir lo que es una “renta alta”? La categoría no es objetiva, y está abierta a todo tipo de interpretaciones. En Francia, los impuestos a la Fortuna se aplican por encima de los 760,000 euros, y nunca pueden superar una tributación del 50% de los ingresos del contribuyente. En España, sin embargo, el Ejecutivo tiene un concepto totalmente diferente de lo que es una “renta alta”. Diferentes documentos han cifrado la cantidad en 60,000 euros anuales, aunque hay otros papeles gubernamentales que la han situado en los 36,000. Peor aún: el Ministerio de Vivienda sitúa el umbral en los 24,000 euros. Ahora se habla de un millón de euros, cantidad más razonable que las anteriores, pero que al suponer grandes fortunas podría provocar un efecto negativo de salida de capitales.

Si acaso subir los impuestos fuese efectivo para la recaudación, la medida sería aceptable. Sin embargo, tanto el bagaje fiscal español como la teoría económica rechazan esta premisa. Lo que conseguiremos, eso sí, es que los capitales salgan lejos de nuestras fronteras, complicando más aún la situación de los bancos y las cajas de ahorro. Pero claro, siempre podemos “rescatar” a las entidades financieras, que para eso ya tiene Robin Hood su querido FROB.

Así las cosas, no podemos olvidar que el IRPF vivió una caída brutal de su recaudación ya en 2008. Por lo tanto, el gobierno ha tenido dos años para ajustarse el cinturón y dejar de emplear recursos de todos en gasto improductivo e innecesario. Pero como dijo Pedro Solbes, el dinero no siempre está bien “en el bolsillo del contribuyente”. Debe ser que está mejor en el bolsillo del Plan E, del “rescate” de las cajas de ahorro, del Plan 2000E, de las subvenciones millonarias al carbón, etc.

Lo que esgrime el presidente del gobierno, además, es que “la gente” prefiere que se suban los impuestos a “los que más tienen”. ¿Ha hecho algún referéndum, alguna consulta, alguna encuesta que lo respalde? ¿Y acaso no pagan ya más impuestos los que más tienen? Ya lo dice hoy un diario económico de tirada nacional: ser “rico” en España parece ser “delito”. El populismo fiscal exhibido por el presidente es también preocupante en lo tocante a la credibilidad del Ejecutivo. Diferentes Ministros del gobierno han negado la subida de impuestos en las últimas semanas, y Elena Salgado, que se supone que coordina estos temas, anunció que no se estaba estudiando este alza de tributos. ¿Cómo puede ser, entonces, que Zapatero anuncie algo así sin haberlo estudiado antes? O Salgado miente, o nuestro Robin Hood improvisa con alarmante temeridad. Y peor aún: minutos después de que Zapatero anunciase la subida, el Ministro de Trabajo la negaba… y Manuel Chaves afirmaba que en el Ejecutivo han coincidido, pero con “declaraciones diferentes y palabras distintas”.

Ya hemos vivido un alza continuada de impuestos en los últimos tiempos. Resumiendo, el gobierno ha aumentado las retenciones al ahorro, eliminado la deducción anual de 400 euros en el IRPF, suprimido la deuda hipotecaria en vivienda, alzado el IVA del 16% al 18% en su tipo general, aumentado los impuestos especiales a la gasolina o el tabaco… Pero, además de esta subida a “los que más tienen”, parece ser que se preparan nuevas subidas en los impuestos especiales, a las que se unirían alzas en el Impuesto de Sucesiones, el Impuesto de Sociedades o el tributo pagado por las SICAV. Según lo publicado, también se recuperaría el Impuesto de Patrimonio, y se crearían nuevas “tasas verdes”.

Resulta que el socialismo era esto. Elegir a un Robin Hood como Zapatero para que nos haga “iguales” a todos. Igual de pobres, claro está.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies