Los mitos y las realidades de los ricos españoles

Monumental artículo de Domingo Soriano sobre los mitos y las realidades de los ricos españoles. Aquí van las principales claves.

Los ricos españoles son mucho menos ricos que los de otros países de nuestro entorno:

top_ingresos_tabla2_bis

El porcentaje del ingreso total que recogen los ricos españoles también es mucho menor al de otros países comparables:

top_ingresos_tabla1_bis

Los ricos no se benefician de la crisis: sus ingresos han bajado de forma progresiva desde el estallido de la Gran Recesión.

ingresos-top-1-espana

El 80% de los ingresos del Top 10 llegó vía rentas salariales y apenas el 12% de rentas del capital:

ingresos-fuentes-ricos-espana

El mito del estancamiento salarial en EEUU, desmontado en dos gráficas

Comparando la tasa de productividad con los sueldos medios, el New York Times compuso una gráfica similar a la siguiente.

productividad-sueldos-eeuuCon la anterior gráfica se pretendía afirmar que los sueldos están estancados a pesar de que la productividad va a más. Sin embargo, la Fundación Heritage ha explicado que dicha gráfica no incluía todos los ingresos derivados del trabajo, como tampoco ajustaba los precios como correspondía.

El resultado de medir correctamente ambas variables es que no existe una distancia significativa: 100% de aumento de productividad vs 77% de compensación total ajustada. 

productividad-sueldos-eeuu-2

Unas 500 empresas se trasladaron de Cataluña a Madrid entre 2014 y marzo de 2015

Interesante noticia de Expansión sobre el nuevo informe de Axesor dedicado a la deslocalización empresarial en las regiones españolas.

La temida deslocalización empresarial no es un fenómeno que afecte sólo a los países, también se observa con cierta intensidad entre las comunidades autónomas españolas. Miles de empresas cambiaron su domicilio corporativo en 2014 hacia otra región, y la más afectada fue Cataluña, de donde se marcharon 987 compañías hacia otras regiones, de acuerdo con la base de datos de Axesor, una agencia que analiza el riesgo crediticio privado.

De éstas, además, casi la mitad (446) se fugaron hacia su tradicional rival, Madrid, pero también ha habido una gran cantidad de salidas hacia la Comunidad Valenciana (111), Andalucía (97) y Aragón (69).

Madrid ha sido la principal receptora gracias a su posición central, a tener una economía muy enfocada a los servicios, a haber simplificado las trabas burocráticas y a tratarse de la capital administrativa, pero también porque su política de impuestos bajos es un acicate para la inversión.

La comunidad es la que tiene los impuestos más bajos de España, según el Consejo General de Economistas, pero también es una de las que menos tributos específicos para determinadas empresas ha creado en estos últimos años: apenas uno, entre 2012 y 2014, frente a los siete de Cataluña. Además, en los últimos años Cataluña se ha caracterizado por tener un IRPF máximo del 56%, algo que provocó que muchos directivos ya habían trasladado su residencia a Madrid para evitar esta tributación tan elevada.

El caso andaluz se explica por el tamaño de su población, sobre todo, mientras que la Comunidad Valenciana y Aragón se han visto muy beneficiadas por su proximidad, además de la estricta normativa catalana en materias como la medioambiental. De hecho, la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, explicaba el 20 de febrero en EXPANSIÓN que “el conflicto secesionista catalán” estaba “elevando las inversiones en Aragón”. Rudi se refería a que una empresa que tuviera locales en ambas sedes prefería realizar una ampliación en el aragonés antes que hacerlo en el catalán, pero lo cierto es que la mayor cantidad de empresas que se instalan en Aragón son catalanas. Además, los economistas señalan que una vez que una compañía ha trasladado su sede fiscal, es más proclive a tomar las decisiones, como contratar personal o trasladar producción, pensando en este territorio.

Es cierto que, por otra parte, otras 602 empresas se trasladaron a Cataluña desde otras comunidades autónomas, pero este saldo fue insuficiente como para compensar el éxodo del resto. De hecho, en el balance neto resultante de los datos de Axesor, Cataluña es la región que sale más perjudicada, con 385 empresas menos. En este punto, está seguida por Andalucía (que pierde 185 compañías) y País Vasco (52) y Murcia (46).

Es más, incluso si se tiene en cuenta la salida de compañías en proporción a todo el tejido empresarial, Cataluña ha sido la región que ha sufrido la segunda mayor sangría, casi al mismo ritmo que Navarra, que pierde 28 empresas. En el otro extremo, 556 sociedades han cambiado su domicilio fiscal a Madrid, seguida, muy de lejos, por la Comunidad Valenciana (36), Galicia y Cantabria (34 en ambos casos) y Aragón (32).

Aunque el proceso de salidas empresariales se ha acelerado en el último año, se trata de una tendencia que venía sucediendo ya en los últimos ejercicios. Por ejemplo, Procter & Gamble trasladó a Madrid la sede de Arbora & Ausonia tras su compra en 2012, y Naturhouse ha seguido estos mismos pasos. De hecho, la Comunidad de Madrid había publicado hace dos años que entre 2010 y 2012 hubo 1.060 empresas que cogieron el puente aéreo hacia la capital. Desde que Artur Mas asumiera la Generalitat de Cataluña hace cinco años, el proceso soberanista se ha ido acelerando, con la convocatoria de elecciones anticipadas y del referéndum del pasado septiembre.

Además, esta fuga también se ha extendido durante los primeros meses de 2015, debido a la inestabilidad del Govern, los próximos comicios de septiembre y el continuo desafío al Ejecutivo central. Entre enero y marzo, el último periodo cerrado por Axesor, Cataluña perdió 85 compañías más, de las que 50 fueron desplazamientos hacia Madrid. Hay que tener en cuenta, además, que las empresas que trasladan su domicilio fiscal suelen tener un cierto tamaño, porque a las pequeñas no les compensa realizar este tipo de trámites administrativos. Esto es, el impacto acumulado en el tejido económico podría ser incluso mayor.

Entre los principales sectores a los que se dedicaban las empresas que abandonaron Cataluña en el último año, se encuentran el comercio al por mayor (el 13,2% del total), las actividades inmobiliarias (11%), la construcción de edificios (9,3%), los servicios financieros (9,2%), el comercio al por menor (4,1%), la consultoría (3,7%) y las actividades profesionales (2,9%).

Por otra parte, Andalucía sufrió la segunda mayor pérdida de empresas en 2014, con 185 compañías menos. La mayor parte de ellas se dirigió a Madrid (449), aunque la región también algunas entradas desde esta misma región (195), que no bastaron para compensar la fuga empresarial. En tercer lugar, el País Vasco registró la pérdida de 52 empresas, causada por 266 traslados al exterior y 214 domiciliaciones en la región. De éstas, 123 se desplazaron hacia la Comunidad de Madrid, seguida de Cataluña (28), Comunidad Valenciana (18) y Cantabria (17). Las mayores entradas, en cambio, vinieron de Madrid (77), Cataluña (43), y Navarra (20).

Finalmente, Murcia y Navarra sufrieron una salida neta de 46 y 28 empresas respectivamente, que, en el caso de esta última, es el mayor éxodo de España en relación al número de compañías instaladas en su territorio. Fuentes del Gobierno foral señalan que muchos empresarios achacan el cambio de domicilio fiscal al auge del nacionalismo radical. Según dicen, muchos directivos no quieren que sus datos fiscales estén, tras las elecciones, en manos de una posible coalición en la que participaría Bildu, entre otras fuerzas.

En sentido contrario, la Comunidad de Madrid fue la que más brilló por su atractivo para las empresas. De los 5.294 cambios de sedes fiscales que se produjeron el pasado año, 1.944 (el 37,6% de los movimientos) fueron traslados hacia la región presidida por Ignacio González.

De estas empresas, 449 vinieron de Andalucía, ya mencionadas; 446, de Cataluña; 189, de Castilla-La Mancha; y 167, de la Comunidad Valenciana. Con todo, también se produjeron algunas salidas hacia el resto de las comunidades autónomas, por lo que el saldo neto fue de 556 nuevas compañías. Las entradas de empresas estuvieron protagonizadas por el sector energético (el 16,2% del total), las actividades inmobiliarias (11,7%), construcción (9,4%), construcción (9,1%), servicios financieros (7,6%), actividades jurídicas y contables (3,2%) y consultoría (2,9%).

A esta corriente se suman también la Comunidad Valenciana, Cantabria, Galicia y Aragón, entre otras. En concreto, la región presidida por Alberto Fabra atrajo a 36 nuevas compañías, mientras que Cantabria y Galicia sumaron 34 empresas cada una, en el saldo neto, y Aragón ganó 32 sociedades más.

La Comunidad Valenciana se vio muy beneficiada por la salida de empresas desde Cataluña (una ganancia neta de 37 empresas) y del País Vasco (14). Aunque la entrada de empresas madrileñas fue la más fuerte de todas (159) no bastó para compensar las salidas hacia esta misma comunidad (167).

En el caso de Cantabria, los mayores trasvases han venido de Madrid (20), Cataluña (9) y Castilla y León (5). Sin embargo, en términos brutos destaca también la llegada de empresas vascas (17), que se vio compensada por un número idéntico de salidas hacia esta comunidad.

Algo similar sucedió en Galicia, que retuvo 23 compañías madrileñas y 8 catalanas, mientras que apenas obtuvo 3 de Canarias y de Asturias, y 2 de Comunidad Valenciana, La Rioja y País Vasco.

Aragón, por el contrario, habría registrado una leve pérdida de empresas, de no haber sido por el enorme éxodo catalán. En concreto, la región se nutrió de 69 empresas catalanas, mientras que 32 se desplazaron hacia esa región. El balance fue neutro con Madrid y muy marginal con el resto de las regiones, a las que apenas consiguió arrancar dos empresas, como mucho.

Fuente Expansión

empresas-cataluna-madrid

Bill Gates, optimista: “En 2035 apenas quedarán países pobres”

“En 2035 apenas quedarán países pobres. La miseria abyecta que hoy sigue afectando a muchos países se reducirá a poco más de una decena de Estados Fallidos. Echando la vista atrás, encontramos que desde 1960 ya se viene dando un gran salto de prosperidad”

“Estoy orgulloso de haber invertido en proyectos que mejoran el acceso a la atención sanitaria de millones de personas. Por contra, estoy preocupado de que el sistema educativo estadounidense no sea capaz de mantener nuestro liderazgo empresarial e innovador”

“Lo que más importa es el consumo, eso mide nuestra capacidad económica de forma más realista. Por eso, prefiero una fiscalidad aplicada al consumo en vez de una que se centra en gravar las rentas derivadas del trabajo”

“Se habla mucho de subir el salario mínimo, pero a mi me preocupa el impacto que eso puede tener en la creación de empleo”

“Para un agricultor pobre del Tercer Mundo, una salida es entrar en la economía de mercado y poder comerciar con su producto, vendiéndolo y obteniendo a cambio unos ingresos que podrá reinvertir en la educación de sus hijos”

Gráficas para el optimismo: el desarrollo económico, en perspectiva

A menudo escuchamos que la pobreza va en aumento y que el rumbo que sigue la economía global tiene un impacto negativo en la calidad de vida de las personas. En realidad, aunque estamos lejos de vivir en un mundo perfecto, lo cierto es que los dos últimos siglos han permitido una gran transformación que, de hecho, se ha acelerado en las últimas décadas.

A nivel mundial, el alcance de la pobreza ha pasado de los niveles del 80-90% que se registraban en 1820 a las tasas inferiores al 20% en las que nos movemos en la actualidad, de acuerdo con los estudios del Banco Mundial y de los economistas Bourguingnon y Morrison.

Región por región vemos que este descenso es generalizado: aunque vayamos a los continentes más afectados por la miseria, caso de África o Asia, el rumbo de las últimas tres décadas arroja una evolución francamente positiva. Así lo muestran los datos del Banco Mundial:

Conforme la miseria va a menos, la distribución de ingresos a nivel mundial refleja un auge de la nueva clase media y una caída progresiva en el número de personas que caen en los umbrales de renta más modestos. Lo vemos en la siguiente gráfica del proyecto Our World in Data:
A pesar del crecimiento continuado de la población, la caída de la pobreza se mantiene incluso en términos absolutos. Esto significa que no solamente hay menos pobreza “relativa”: también si contamos el número de personas con un ingreso inferior a los umbrales de miseria comprobamos que la incidencia ha ido a menos desde 1970. Lo vemos en la siguiente gráfica de Xavier Sala i Martín:
El rápido desarrollo de muchos países empujó al alza la tasa global de desigualdad. Su ritmo creciente, apreciado desde los años 80 hasta finales de los 90, ha ido corrigiéndose en la última década. Así queda reflejado en la gráfica siguiente, compilada por Peter Larson:
Estos avances socioeconómicos permiten que el número de horas trabajadas vaya a menos. Como vemos, en los años 50 el empleado medio pasaba 2.250 horas al año en su puesto de trabajo; la media global actual ronda las 1.800 horas. Lo vemos en la gráfica que sigue, elaborada con datos de la OMT:
En el campo de la mortalidad infantil también hay avances importantes. El mapa superior de los dos que vemos a continuación muestra su incidencia en 1960, con colores azulados allí donde los niveles eran bajos y tonos rojizos en los países que salían peor parados.

Felizmente, la situación actual es mucho más positiva: de un mundo en el que la mortalidad infantil era generalizada para muchos continentes hemos pasado a uno en el que esta lacra está presente en cada vez menos países. Lo vemos en el segundo de los dos mapas que se muestran a continuación, ambos elaborados por Max Roser, de la Universidad de Oxford.
Esto permite que la esperanza de vida haya aumentado de forma significativa. La gráfica siguiente muestra su evolución entre los años 1000 y 2000: en azul oscuro vemos la media global, en azul claro la de las economías de la OCDE y en naranja la del resto de países del mundo. Los datos forman parte del libro “Poverty and progress”, de Deepak Lal:

También las enfermedades tienen una incidencia mortal cada vez más baja. La revista médica The Lancet ha medido el número de años perdidos anualmente debido a la mortalidad derivada de afecciones tan dispares como la malaria, la tuberculosis, el sida o las enfermedades del corazón. A pesar del crecimiento de la población mundial, la cifra total ha caído de 37.500 a 26.000 entre 1990 y 2013:

Esta revolución quedaría incompleta si no fuese de la mano de un aumento del uso de la tecnología. Como vemos en la gráfica que sigue, la tasa global de acceso regular a internet ha llegado ya al 30%, mientras que en EEUU y la Unión Europea alcanza el 70%.

Los 74 impuestos autonómicos apenas recaudan el 2,4% de los ingresos regionales

Así se distribuyen los 74 impuestos creados por las CCAAs:

Fiscalidad-autonomica

Como explica Libre Mercado, este aluvión de tributos apenas sirve para generar el 2,4% de los ingresos impositivos de las regiones españolas:

En la presentación del informe Panorama de la fiscalidad autonómica y foral 2015 que ha tenido lugar este martes, los expertos del Consejo General de Economistas han señalado las graves deficiencias que tienen estos impuestos. La primera es la escasa recaudación que aportan a las arcas de las CCAA. De hecho, en muchos casos los costes de gestión superan a la recaudación que de ellos se obtiene.

Los últimos datos de recaudación publicados se refieran al año 2013 y desvelan que el conjunto de las autonomías recaudó un 2,4% de sus ingresos tributarios por la vía de los tributos propios, un total de 2.085 millones de euros. De esta cuantía, Cataluña fue la comunidad que más recaudó, con 619 millones, seguida de recauda de Canarias, con 430 millones y Andalucía, con 232.

Así mejora el mundo (Conferencia en el Centro Riojano de Madrid)