Gobiernos de coalición en España: tres claves

Ahora que el mapa político español se llena de gobiernos de coalición, conviene echar un vistazo a un artículo de Pablo Simón en Politikón. Aquí destacamos algunos puntos del mismo.

Los gobiernos de mayoría, de hecho, no han sido la mayoría. De los 170 gobiernos considerados entre 1981 y 2015, sólo 67 de ellos (el 39,4%) estaban formados por un partido con mayoría parlamentaria. El resto fueron gobiernos de coalición (34,1%) o en minoría (26,5%). En la siguiente imagen se muestran estos tres tipos de gobiernos a lo largo del tiempo y en cada Comunidad: gobiernos de mayoría absoluta (blanco), gobiernos en minoría (color claro) y gobiernos en coalición (color oscuro).

tipos-de-gobiernosCATLos gobiernos que menos duran son, como esperábamos, las coaliciones que no alcanzan la mayoría absoluta. Normalmente estos gobiernos suelen ser de final de legislatura por la salida de algún miembro y obviamente duran poco por la propia cercanía de los comicios. En el polo contrario los más estables son los gobiernos de mayoría absoluta, en los que un único partido dispone de apoyos parlamentarios más que suficientes para agotar la legislatura.

duración-gobiernosEn la imagen siguiente se muestra el número de gobiernos de cada tipo que ha conformado tanto el PP como el PSOE a nivel autonómico. Como se puede ver, de nuevo las afirmaciones iniciales son sólo verdades a medias. Es verdad que el PSOE ha encabezado o se ha integrado en más gobiernos de coalición, pero lo cierto es que no se trata de una diferencia abrumadora. De hecho, el PP ha pactado regularmente con el PAR, Coalición Canaria, Unió Mallorquina o incluso, más atrás en el tiempo, con el CDS, Unió Valenciana o los Centristas de Galicia. En el caso de los gobiernos de minoría, de nuevo, el PSOE ha encabezado esta fórmula más veces pero tampoco a una distancia sideral. Parece que, más allá de las retóricas nacionales, el PP también sabe pactar con partidos nacionalistas o regionalistas cuando hace falta.
gobiernos-derecha

 

Fedea analiza la rebaja del IRPF

Fedea viene de publicar su Evaluación de la reforma del IRPF. De acuerdo con la misma, la medida supone un ahorro de 7.100 millones de euros frente al año 2014, pero solamente recorta la presión fiscal en 2.400 millones si se comparan los datos con 2011, antes de la llegada a La Moncloa de Rajoy. Por tanto, sí es cierto que el gobierno de Rajoy deja el IRPF más bajo de lo fijado por Zapatero… pero, al mismo tiempo, estamos ante una rebaja pírrica, que no llega al 0,3% del PIB.

Fedea calcula que el 62,4% de los contribuyentes pagará menos en 2016 que en 2014, frente al 5,2% que sí pagará más. El ahorro de los primeros rondará los 505 euros y el mayor esfuerzo de los segundos se moverá en niveles de 360 euros. Por niveles de renta, todos los deciles salen bien parados, aunque el progresivo aumento de los ingresos coincide con una progresiva caída de la cuota fiscal.

ahorro fiscal impuestos reforma irpf rajoy

Sobre la desigualdad en España

Jorge Galindo ha firmado un interesante artículo sobre la evolución de la desigualdad en España. Aquí pueden leerlo al completo o, si lo prefieren, tienen un resumen a continuación:

  • “En el siguiente panel se compara la evolución de los ingresos más altos en España con respecto a un país referente histórico en igualdad (Suecia) y otro en desigualdad (Estados Unidos) dentro del conjunto de Estados occidentales. Por un lado se considera la proporción que representa sobre el total de ingresos el top 10%, top 1%, top 0.1% y top 0.01% de la población con más renta de cada país. España se encuentra un poco entre los otros dos casos extremos”
  • “Los datos nos señalan que no ha habido un gran “despegue” de las rentas altas en nuestro país. Tampoco en estos tiempos de crisis. Desde luego, nada siquiera un poco similar a Estados Unidos, donde tanto en términos relativos como absolutos el top está muy, muy por encima de los demás. Allá, el debate de la desigualdad incluye un componente fundamental respecto a las rentas muy altas. Aquí parece un tanto más difícil proponer que esta sea la base para la discusión política al respecto”

img1-galindo-15-5-15 (1)

  • “Otro lugar común en nuestro debate es “la desaparición de la clase media” o de las rentas medias. Pero de nuevo, los datos llegan tozudos para poner en duda tal fenómeno. Pepe Fernández-Albertos ya advirtió en un fantástico artículo que quizás el incremento de la desigualdad de rentas en España tenía poco que ver con esta supuesta caída en desgracia. Yo vengo a añadir un puñado de cifras que apoyan su tesis de que, en realidad, la raíz del hueco que se está abriendo en la sociedad española es más el deterioro de las clases bajas que cualquier otra cosa. El gráfico muestra tanto las ganancias como las pérdidas relativas de renta para cada decil de la distribución, empleando los puntos de corte como referencia”
  • “La progresión es clara tanto en la época de bonanza (2004-2008) como en la crisis (2009-2013): las rentas más humildes sufrieron proporcionalmente más cuando las cosas iban mal, y ganaron menos cuando iban bien. Nadie gana en crisis, y las diferencias en bonanza tampoco son abismales ni mucho menos en direcciones distintas: todos ganaron y todos perdieron, aunque en proporciones diferentes. Es decir: la raíz del incremento en la desigualdad de rentas vendría dado, sobre todo, por un desigual reparto de los costes que afecta particularmente a las capas con menos ingresos de la sociedad” 
  • “El hecho de que esta tendencia venga de antes de la crisis debería, además, poner en duda que el origen de la desigualdad de rentas en España sea meramente coyuntural. Es cierto que, como he apuntado en el apartado anterior y como subraya Fernández-Albertos en su nota, no parece que tengamos en España un grupo de rentas altas despegándose del resto de la sociedad como pasa en Estados Unidos, y por tanto los argumentos del tipo “élite” contra “todos” no parecen demasiado acertados para definir nuestra realidad (al menos en la dimensión de renta, insisto). Sin embargo, no es menos verdad que entre 2004 y 2007 el 10% con menos renta de España pasó de poseer un 2.6% del total a un 2.4% del mismo. En el mismo tiempo, el 10% que más ganaba pasó a acaparar de un 23.3% a un 23.6% del conjunto de los ingresos”

img2-galindo-15-5-15

 

Los mitos y las realidades de los ricos españoles

Monumental artículo de Domingo Soriano sobre los mitos y las realidades de los ricos españoles. Aquí van las principales claves.

Los ricos españoles son mucho menos ricos que los de otros países de nuestro entorno:

top_ingresos_tabla2_bis

El porcentaje del ingreso total que recogen los ricos españoles también es mucho menor al de otros países comparables:

top_ingresos_tabla1_bis

Los ricos no se benefician de la crisis: sus ingresos han bajado de forma progresiva desde el estallido de la Gran Recesión.

ingresos-top-1-espana

El 80% de los ingresos del Top 10 llegó vía rentas salariales y apenas el 12% de rentas del capital:

ingresos-fuentes-ricos-espana

El mito del estancamiento salarial en EEUU, desmontado en dos gráficas

Comparando la tasa de productividad con los sueldos medios, el New York Times compuso una gráfica similar a la siguiente.

productividad-sueldos-eeuuCon la anterior gráfica se pretendía afirmar que los sueldos están estancados a pesar de que la productividad va a más. Sin embargo, la Fundación Heritage ha explicado que dicha gráfica no incluía todos los ingresos derivados del trabajo, como tampoco ajustaba los precios como correspondía.

El resultado de medir correctamente ambas variables es que no existe una distancia significativa: 100% de aumento de productividad vs 77% de compensación total ajustada. 

productividad-sueldos-eeuu-2

Unas 500 empresas se trasladaron de Cataluña a Madrid entre 2014 y marzo de 2015

Interesante noticia de Expansión sobre el nuevo informe de Axesor dedicado a la deslocalización empresarial en las regiones españolas.

La temida deslocalización empresarial no es un fenómeno que afecte sólo a los países, también se observa con cierta intensidad entre las comunidades autónomas españolas. Miles de empresas cambiaron su domicilio corporativo en 2014 hacia otra región, y la más afectada fue Cataluña, de donde se marcharon 987 compañías hacia otras regiones, de acuerdo con la base de datos de Axesor, una agencia que analiza el riesgo crediticio privado.

De éstas, además, casi la mitad (446) se fugaron hacia su tradicional rival, Madrid, pero también ha habido una gran cantidad de salidas hacia la Comunidad Valenciana (111), Andalucía (97) y Aragón (69).

Madrid ha sido la principal receptora gracias a su posición central, a tener una economía muy enfocada a los servicios, a haber simplificado las trabas burocráticas y a tratarse de la capital administrativa, pero también porque su política de impuestos bajos es un acicate para la inversión.

La comunidad es la que tiene los impuestos más bajos de España, según el Consejo General de Economistas, pero también es una de las que menos tributos específicos para determinadas empresas ha creado en estos últimos años: apenas uno, entre 2012 y 2014, frente a los siete de Cataluña. Además, en los últimos años Cataluña se ha caracterizado por tener un IRPF máximo del 56%, algo que provocó que muchos directivos ya habían trasladado su residencia a Madrid para evitar esta tributación tan elevada.

El caso andaluz se explica por el tamaño de su población, sobre todo, mientras que la Comunidad Valenciana y Aragón se han visto muy beneficiadas por su proximidad, además de la estricta normativa catalana en materias como la medioambiental. De hecho, la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, explicaba el 20 de febrero en EXPANSIÓN que “el conflicto secesionista catalán” estaba “elevando las inversiones en Aragón”. Rudi se refería a que una empresa que tuviera locales en ambas sedes prefería realizar una ampliación en el aragonés antes que hacerlo en el catalán, pero lo cierto es que la mayor cantidad de empresas que se instalan en Aragón son catalanas. Además, los economistas señalan que una vez que una compañía ha trasladado su sede fiscal, es más proclive a tomar las decisiones, como contratar personal o trasladar producción, pensando en este territorio.

Es cierto que, por otra parte, otras 602 empresas se trasladaron a Cataluña desde otras comunidades autónomas, pero este saldo fue insuficiente como para compensar el éxodo del resto. De hecho, en el balance neto resultante de los datos de Axesor, Cataluña es la región que sale más perjudicada, con 385 empresas menos. En este punto, está seguida por Andalucía (que pierde 185 compañías) y País Vasco (52) y Murcia (46).

Es más, incluso si se tiene en cuenta la salida de compañías en proporción a todo el tejido empresarial, Cataluña ha sido la región que ha sufrido la segunda mayor sangría, casi al mismo ritmo que Navarra, que pierde 28 empresas. En el otro extremo, 556 sociedades han cambiado su domicilio fiscal a Madrid, seguida, muy de lejos, por la Comunidad Valenciana (36), Galicia y Cantabria (34 en ambos casos) y Aragón (32).

Aunque el proceso de salidas empresariales se ha acelerado en el último año, se trata de una tendencia que venía sucediendo ya en los últimos ejercicios. Por ejemplo, Procter & Gamble trasladó a Madrid la sede de Arbora & Ausonia tras su compra en 2012, y Naturhouse ha seguido estos mismos pasos. De hecho, la Comunidad de Madrid había publicado hace dos años que entre 2010 y 2012 hubo 1.060 empresas que cogieron el puente aéreo hacia la capital. Desde que Artur Mas asumiera la Generalitat de Cataluña hace cinco años, el proceso soberanista se ha ido acelerando, con la convocatoria de elecciones anticipadas y del referéndum del pasado septiembre.

Además, esta fuga también se ha extendido durante los primeros meses de 2015, debido a la inestabilidad del Govern, los próximos comicios de septiembre y el continuo desafío al Ejecutivo central. Entre enero y marzo, el último periodo cerrado por Axesor, Cataluña perdió 85 compañías más, de las que 50 fueron desplazamientos hacia Madrid. Hay que tener en cuenta, además, que las empresas que trasladan su domicilio fiscal suelen tener un cierto tamaño, porque a las pequeñas no les compensa realizar este tipo de trámites administrativos. Esto es, el impacto acumulado en el tejido económico podría ser incluso mayor.

Entre los principales sectores a los que se dedicaban las empresas que abandonaron Cataluña en el último año, se encuentran el comercio al por mayor (el 13,2% del total), las actividades inmobiliarias (11%), la construcción de edificios (9,3%), los servicios financieros (9,2%), el comercio al por menor (4,1%), la consultoría (3,7%) y las actividades profesionales (2,9%).

Por otra parte, Andalucía sufrió la segunda mayor pérdida de empresas en 2014, con 185 compañías menos. La mayor parte de ellas se dirigió a Madrid (449), aunque la región también algunas entradas desde esta misma región (195), que no bastaron para compensar la fuga empresarial. En tercer lugar, el País Vasco registró la pérdida de 52 empresas, causada por 266 traslados al exterior y 214 domiciliaciones en la región. De éstas, 123 se desplazaron hacia la Comunidad de Madrid, seguida de Cataluña (28), Comunidad Valenciana (18) y Cantabria (17). Las mayores entradas, en cambio, vinieron de Madrid (77), Cataluña (43), y Navarra (20).

Finalmente, Murcia y Navarra sufrieron una salida neta de 46 y 28 empresas respectivamente, que, en el caso de esta última, es el mayor éxodo de España en relación al número de compañías instaladas en su territorio. Fuentes del Gobierno foral señalan que muchos empresarios achacan el cambio de domicilio fiscal al auge del nacionalismo radical. Según dicen, muchos directivos no quieren que sus datos fiscales estén, tras las elecciones, en manos de una posible coalición en la que participaría Bildu, entre otras fuerzas.

En sentido contrario, la Comunidad de Madrid fue la que más brilló por su atractivo para las empresas. De los 5.294 cambios de sedes fiscales que se produjeron el pasado año, 1.944 (el 37,6% de los movimientos) fueron traslados hacia la región presidida por Ignacio González.

De estas empresas, 449 vinieron de Andalucía, ya mencionadas; 446, de Cataluña; 189, de Castilla-La Mancha; y 167, de la Comunidad Valenciana. Con todo, también se produjeron algunas salidas hacia el resto de las comunidades autónomas, por lo que el saldo neto fue de 556 nuevas compañías. Las entradas de empresas estuvieron protagonizadas por el sector energético (el 16,2% del total), las actividades inmobiliarias (11,7%), construcción (9,4%), construcción (9,1%), servicios financieros (7,6%), actividades jurídicas y contables (3,2%) y consultoría (2,9%).

A esta corriente se suman también la Comunidad Valenciana, Cantabria, Galicia y Aragón, entre otras. En concreto, la región presidida por Alberto Fabra atrajo a 36 nuevas compañías, mientras que Cantabria y Galicia sumaron 34 empresas cada una, en el saldo neto, y Aragón ganó 32 sociedades más.

La Comunidad Valenciana se vio muy beneficiada por la salida de empresas desde Cataluña (una ganancia neta de 37 empresas) y del País Vasco (14). Aunque la entrada de empresas madrileñas fue la más fuerte de todas (159) no bastó para compensar las salidas hacia esta misma comunidad (167).

En el caso de Cantabria, los mayores trasvases han venido de Madrid (20), Cataluña (9) y Castilla y León (5). Sin embargo, en términos brutos destaca también la llegada de empresas vascas (17), que se vio compensada por un número idéntico de salidas hacia esta comunidad.

Algo similar sucedió en Galicia, que retuvo 23 compañías madrileñas y 8 catalanas, mientras que apenas obtuvo 3 de Canarias y de Asturias, y 2 de Comunidad Valenciana, La Rioja y País Vasco.

Aragón, por el contrario, habría registrado una leve pérdida de empresas, de no haber sido por el enorme éxodo catalán. En concreto, la región se nutrió de 69 empresas catalanas, mientras que 32 se desplazaron hacia esa región. El balance fue neutro con Madrid y muy marginal con el resto de las regiones, a las que apenas consiguió arrancar dos empresas, como mucho.

Fuente Expansión

empresas-cataluna-madrid

Bill Gates, optimista: “En 2035 apenas quedarán países pobres”

“En 2035 apenas quedarán países pobres. La miseria abyecta que hoy sigue afectando a muchos países se reducirá a poco más de una decena de Estados Fallidos. Echando la vista atrás, encontramos que desde 1960 ya se viene dando un gran salto de prosperidad”

“Estoy orgulloso de haber invertido en proyectos que mejoran el acceso a la atención sanitaria de millones de personas. Por contra, estoy preocupado de que el sistema educativo estadounidense no sea capaz de mantener nuestro liderazgo empresarial e innovador”

“Lo que más importa es el consumo, eso mide nuestra capacidad económica de forma más realista. Por eso, prefiero una fiscalidad aplicada al consumo en vez de una que se centra en gravar las rentas derivadas del trabajo”

“Se habla mucho de subir el salario mínimo, pero a mi me preocupa el impacto que eso puede tener en la creación de empleo”

“Para un agricultor pobre del Tercer Mundo, una salida es entrar en la economía de mercado y poder comerciar con su producto, vendiéndolo y obteniendo a cambio unos ingresos que podrá reinvertir en la educación de sus hijos”